Acquire the license to the best health content in the world
Contact Us

Hígado artificial resulta exitoso

Pero hace falta dinero para su desarrollo

Jueves, 22 de abril (HealthDayNews) Un hígado "bioartificial" puede salvar la vida de algunos pacientes con la peor clase de lesión hepática, indicaron los investigadores.

El dispositivo no estará disponible para prácticas médicas por algún tiempo, sin embargo, porque el dinero necesario para llevar a cabo los estudios para la aprobación gubernamental, no está disponible.

El órgano, que usa células de cerdo para ejecutar la función de limpieza sanguínea del hígado humano, fue desarrollado por el doctor Achilles, A. Demetriou, presidente de cirugía en el Cedars-Sinai Medical Center en Los Angeles.

El estudio de 171 pacientes de lesión hepática en 20 centros médicos reveló que el dispositivo mejoró la tasa de supervivencia en 20 por ciento o más, indicó un informe en la edición de mayo de la Annals of Surgery.

La Administración Federal de Drogas y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés) requeriría otro estudio exitoso antes de otorgar su aprobación para el uso del órgano en la práctica médica, y Circe Biomedical Inc., la compañía que pagó por el primer estudio, ha dejado de funcionar, indicó el doctor Robert S. Brown, director del centro para el tejido de trasplante y enfermedades del hígado en el Columbia Presbyterian Medical Center en la cuidad de Nueva York, un participante del estudio.

"Estos estudios son muy costosos, y la compañía está en bancarrota", explicó Brown.

Una compañía sucesora, Arbios Technologies Inc., está tratando de recaudar dinero para el segundo estudio, sostuvo Demetriou. Fundador de Arbios, y dueño de 19 por ciento de las acciones en la compañía.

La lesión hepática aguda tiene un numero de causas posibles incluyendo envenenamiento, sobredosis de drogas, trastornos metabólicos y hepatitis infecciosa. Pocos pacientes sobreviven la acumulación resultante del líquido en el cerebro, infecciones bacterianas mayores, problemas respiratorios y otras complicaciones que produce la lesión hepática. Para la mayoría de los pacientes, el único tratamiento que salva la vida es un trasplante de hígado.

El estudio examinó 147 pacientes con lesión hepática inicial y 24 cuyos hígados fallaron luego de trasplantes. De los 85 pacientes quienes tuvieron el tratamiento del hígado bioartificial, 71 sobrevivieron por 30 días al menos, en comparación con 62 por ciento que recibía tratamiento convencional, una diferencia de 20 por ciento. Para pacientes con lesión hepática inicial, el hígado bioartificial proveyó una reducción de 44 por ciento de mortandad.

"Con una mejoría de 20 por ciento en la supervivencia, si esto fuera oncología, estaríamos brincando de la alegría", sostuvo Brown.

Y una de sus pacientes, una mujer que estaba tan enferma que no podía haber tenido un trasplante y "lucía cerca de la muerte, se recuperó completamente luego del tratamiento hígado artificial y hoy día es "completamente normal", añadió.

Historias similares se han producido en otros centros en el estudio, indicó Demetriou. "Hemos desarrollado esto para dar apoyo temporero al hígado, con la idea de que esto sea un puente a un trasplante", sostuvo. "Ahora resulta que una pequeña cantidad de pacientes se está recuperando".

Demetriou comenzó a trabajar en nuevos tratamientos para lesión hepática en 1976 en los Institutos Nacionales de la Salud. Trabajó en el hígado artificial en Vanderbilt y continuó trabajando cuando fue a Cedars-Sinai en 1992 para comenzar la primera unidad dedicada a manejar la lesión hepática masiva.

Aunque el esfuerzo en aumentar dinero para otro estudio continúa, "estamos colocando toda nuestra energía en desarrollar un dispositivo mejorado de la próxima generación", comentó Demetriou. "Tan pronto como nuestros estudios estén terminados, utilizaremos el dispositivo de la próxima generación en pacientes, esperamos que en uno o dos años".

La necesidad para buscar financiamiento comercial para el dispositivo demuestra una falla en el programa de investigación médico del gobierno, indicó Brown. El financiamiento está disponible para "drogas huérfanas" para pacientes con enfermedades relativamente poco comunes, pero no para dispositivos médicos similares, sostuvo.

"No hay dinero para terapias prometedoras para las cuales el mercado no es adecuado para apoyar un efecto comercial", indicó.

Demetriou es más optimista acerca del futuro de su hígado artificial de la próxima generación.

"Mi expectativa es que en años venideros, se aprobará un producto", afirmó.

Más información

Puedes aprender más acerca de la lesión hepática del Colegio Americano de Médicos o la Fundación Americana del Hígado.

Derechos de autor, HealthDay 2004

Fuente: Achilles A. Demetriou, M.D., Ph.D., presidente, cirugía, Cedars-Sinai Medical Center, Los Angeles; Robert S. Brown, director, centro para enfermedades hepáticas y trasplante de tejido, Columbia Presbyterian Medical Center, Ciudad de Nueva York; May 2004 Annals of Surgery

Consumer News in Spanish