Bebés prematuros de sexo masculino en mayor riesgo de hipertensión en la edad adulta

Estudio halla que las posibilidades aumentan para los nacidos demasiado pronto

LUNES 21 de noviembre (HealthDay News/HispaniCare) -- Investigadores suecos informan que los bebés de sexo masculino nacidos prematuramente están en mayor riesgo de desarrollar hipertensión arterial décadas después.

Las razones de este incremento en el riesgo no son claras. Sin embargo, los investigadores no creen que pueda ser explicado por la historia familiar o la genética. En cambio, creen que los retos ambientales relacionados con los partos prematuros podrían explicar el mayor riesgo de hipertensión arterial posteriormente en la vida adulta.

"Los hombres nacidos prematuros están en mayor riesgo de hipertensión arterial y este riesgo es inversamente proporcional a qué tan prematuro haya sido el nacimiento, pues entre más prematuro, mayor es el riesgo", anotó el Dr. Stefan Johansson, autor líder y neonatólogo del Hospital Universitario Karolinska de Estocolmo.

En el estudio sólo participaron bebés de sexo masculino. Los expertos anotan que un estudio similar con niñas podría arrojar resultados similares.

El informe aparece en la edición del 29 de noviembre de Circulation: Journal of the American Heart Association.

En su estudio, el equipo de Johansson recolectó información sobre la presión arterial y los nacimientos de unos 330,000 hombres suecos nacidos entre 1973 y 1981.

Hallaron que, comparados con los niños nacidos a término, los que habían nacidos demasiado prematuramente, antes de la semana 29, tenían casi el doble del riesgo de desarrollar hipertensión arterial sistólica en la adultez. La presión sistólica se refiere al primer número de una lectura de presión arterial.

Además, los nacidos demasiado prematuramente, entre la semana 29 y la 32, tenían un riesgo 45 por ciento superior de hipertensión arterial sistólica, mientras que los nacidos moderadamente prematuros, entre la semana 33 y la 36, tenían un riesgo 24 por ciento mayor.

"El riesgo relacionado con el nacimiento prematuro muy probablemente no se puede explicar por factores familiares", especuló Johansson. "Nuestro estudio corrobora aún más el concepto de que la enfermedades la adultez se relacionan con exposiciones demasiado tempranas [a los retos ambientales]", agregó.

Johansson considera que hace falta más investigación sobre por qué se relacionan los partos prematuros con este riesgo de hipertensión arterial y recomienda intervención lo antes posible. "Considero que los programas de seguimiento de niños nacidos más de tres meses antes del término deberían incluir una revisión de la presión arterial durante la consulta", recomendó.

Otro experto señaló que estos hallazgos se limitaban a los varones únicamente.

"En este momento, el estudio no puede ser extrapolado a las mujeres prematuras porque sólo participaron hombres", sentenció la Dra. Nieca Goldberg, jefa del Centro de rehabilitación y prevención cardiaca del Hospital Lenox Hill y profesora clínica asistente de medicina de la Facultad de Medicina de la Universidad de Nueva York en esa ciudad.

"Deben realizarse otros estudios para determinar si esta relación se puede aplicar a las mujeres y a las personas de diversos orígenes raciales y étnicos", recomendó. "Los trabajos como este nos ayudan a identificar los factores de riesgo anteriormente en la vida y a aplicar estrategias preventivas que desemboquen en la reducción del riesgo de enfermedad cardiaca y accidente cerebrovascular".

Otro experto aseguro que el estudio podría aclarar un poco las causas de la hipertensión.

"Este es un estudio muy interesante", aseguró el Dr. Roger S. Blumenthal, profesor asociado de medicina y director del Centro para la Prevención de la Enfermedad Cardiaca Ciccarone de la Johns Hopkins en Baltimore. "Muestra que lo que nos sucede cuando nacemos puede afectar el desarrollo de la hipertensión 40 años o más después, lo que resulta fascinante. Esto podría ayudar a aclarar algunas de las causas de la hipertensión arterial".

Blumenthal agrega que saber esto le da aún mayor importancia a realizar cambios en el estilo de vida que contribuyan a combatir la hipertensión.

"La gente necesita recordar que la mejor manera de prevenir o controlar la hipertensión y la diabetes tipo 2 es hacer más ejercicio y llevar dietas más saludables", anotó. "Por ahora, ese debe ser el objeto de nuestros esfuerzos en los EE.UU. y en otros lugares".

Más información

La American Heart Association tiene más información sobre la hipertensión arterial.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Stefan Johansson, M.D., neonatologist, Karolinska University Hospital, Stockholm, Sweden; Roger S. Blumenthal, M.D., associate professor of medicine, director, The Johns Hopkins Ciccarone Center for the Prevention of Heart Disease, Baltimore; Nieca Goldberg, M.D., chief, Cardiac Rehabilitation and Prevention Center, Lenox Hill Hospital, and assistant clinical professor, medicine, New York University School of Medicine, New York City; November 29, 2005, Circulation: Journal of the American Heart Association
Consumer News in Spanish