Los científicos detectan los genes responsables de la enfermedad cardiaca

Aún así, según los expertos, las pruebas de ADN en el consultorio médico están aún lejos de ser realidad

MIÉRCOLES 18 de julio (HealthDay News/Dr. Tango) -- Un equipo internacional de investigadores informa que varios genes comunes pueden aumentar el riesgo de sus portadores de problemas cardiacos.

"Hallamos que hay varias variantes genéticas comunes que ocurren en frecuencias de entre 20 y 50 por ciento de la población, cada una de las cuales aumenta su riesgo de enfermedad de la arteria coronaria o ataque cardiaco entre un 20 y un 40 por ciento", aseguró el Dr. Nilesh Samani, investigador líder y profesor de genética del Instituto de genética de la Universidad de Leicester en el Reino Unido.

Se ha demostrado por mucho tiempo que una historia familiar de enfermedad cardiaca es uno de los factores de riesgo más potentes para que alguien desarrolle la enfermedad, anotó Samani.

Ahora, dijo, "hemos identificado algunos de los componentes individuales de este riesgo genético. Ninguno de los genes que hemos identificado había sido reconocido anteriormente por su papel en causar ataques cardiacos".

Específicamente, los investigadores hallaron varias variaciones genéticas nuevas que aumentan el riesgo de enfermedad cardiaca en hasta un 40 por ciento. "Particularmente, las variantes de nuestro ADN en los cromosomas 2, 6, 9, 10 y 15, y dos del cromosoma 1, se relacionaron con un mayor riesgo de desarrollar enfermedad de la arteria coronaria y ataques cardiacos", aseguró el Dr. Heribert Schunkert, coinvestigador, de la Universidad de Lubeck en Alemania.

Este estudio es uno de los mayores esfuerzos por evaluar un genoma entero porque combina dos muestras independientes de muchos miles de pacientes (e incluso de muchos más controles sanos) para identificar diferencias mínimas que suscitan un ataque cardiaco, aseguró Schunkert.

Aún así, hacen falta estudios en un conjunto aún mayor de personas antes de que estos hallazgos se puedan aplicar a un ambiente clínico, advirtió Samani. Sin embargo, las pruebas genéticas finalmente podrían desempeñar un papel en la predicción del riesgo de enfermedad cardiaca.

"Esto, a su vez, nos podría permitir dirigir medidas preventivas más específicamente a aquéllos que estén en el mayor riesgo", aseguró Samani. "Establecer cómo afectan el riesgo podría descubrir objetivos bioquímicos frescos para desarrollar medicamentos efectivos que los combatan", agregó.

El informe aparece publicado en la edición del 18 de julio del New England Journal of Medicine.

Un experto considera que hace falta hacer mucho más para comprender qué gen hace qué en cuanto a la enfermedad cardiaca.

"Estos genes no son más que marcadores de enfermedad cardiaca. No tenemos ni idea de lo que hacen funcionalmente", anotó Peter Kraft, profesor asistente de epidemiología de la Facultad de salud pública de la Harvard y coautor de un artículo de perspectiva acompañante en la publicación.

Esto no es más que un paso inicial para comprender cómo afectan los genes la enfermedad cardiaca, aseguró Kraft. Además, quizá haya otros genes aún no identificados que también tengan que ver con la enfermedad cardiaca, aseguró.

Kraft advirtió que no debería interpretarse que esos hallazgos implican que los genes son el destino y que los problemas cardiacos son inevitables para algunas personas. "Esa no es la moraleja", advirtió. "El aumento en el riesgo es mínimo a nivel individual", dijo.

Además, el riesgo de enfermedad cardiaca responde más a otros factores, como el tabaquismo y la obesidad, aseguró Kraft.

Estos hallazgos conducirán a una mejor comprensión de las causas biológicas de la enfermedad cardiaca, dijo Kraft. "Estos estudios ofrecen la oportunidad de sorprendentes descubrimientos nuevos", agregó.

Otra experta estuvo de acuerdo en que los hallazgos distan mucho de ser usados por los médicos para identificar la enfermedad cardiaca o incluso para desarrollar medicamentos para el corazón.

El estudio hace parte de una investigación en curso para identificar los genes relacionados con las enfermedades comunes y tomara entre cinco y diez años que estos descubrimientos tengan cualquier efecto práctico sobre el tratamiento de la enfermedad cardiaca, aseguró Anne M. Bowcock, profesora de genética de la Facultad de medicina de la Universidad de Washington en St. Louis.

"Estos son efectos de relativo bajo riesgo", sostuvo. "A cuánto de la enfermedad contribuyen no está claro en este momento".

Más información

Para mayor información sobre los genes y las enfermedad, visite el U.S. National Center for Biotechnology Information.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango
FUENTES: Nilesh Samani, M.D., professor, genetics, Institute of Genetics, University of Leicester, U.K.; Heribert Schunkert, M.D., University of Lubeck, Germany; Peter Kraft, Ph.D., assistant professor, epidemiology, Harvard School of Public Health, Boston; Anne M. Bowcock, Ph.D., professor, genetics, Washington University School of Medicine, St. Louis; July 18, 2007, online edition, New England Journal of Medicine
Consumer News in Spanish