See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Otro lípido de la sangre incrementa el riesgo de ataque cardiaco

Un estudio danés señala los niveles elevados de lipoproteína (a)

LUNES, 9 de junio (HealthDay News/Dr. Tango) -- Un estudio reciente sugiere que otro tipo más de lípido de la sangre podría estar relacionado con un riesgo cardiaco elevado.

Un estudio danés halla mayor riesgo de ataques cardiacos en las personas cuyos genes provocan niveles de lipoproteína (a), lípidos sanguíneos relacionados con el colesterol, pero los investigadores aseguran que hace falta más trabajo para justificar el tratamiento que reduzca estos niveles.

"Mostramos que los que tienen la lipoproteína (a) al 10 por ciento tienen un riesgo entre dos y tres veces mayor de infarto del miocardio [ataque cardiaco], similar a los niveles más elevados de colesterol LDL", afirmó el Dr. Borge G. Nordestgaard, profesor de bioquímica clínica de la Universidad de Copenhague y autor principal de un informe que aparece en la edición del 10 de junio de la Journal of the American Medical Association.

Sin embargo, Nordestgaard advirtió que hace falta un estudio clínico de gran tamaño para determinar si los medicamentos dirigidos a reducir la lipoproteína (a) (LPA) reducirían el riesgo. Señaló que un compuesto, la niacina, también conocido cono ácido nicotínico o vitamina B3, también se sabe que reduce los niveles de LPA.

"No conozco otros medicamentos en desarrollar que reduzcan la lipoproteína (a), aunque ciertamente espero que nuestro estudio logre interesar a los laboratorios farmacéuticos destacados a desarrollar este tipo de medicamentos", aseguró Nordestgaard.

La LPA está compuesta por una molécula de colesterol LDL (el tipo "malo" que obstruye las arterias) sujeta a varias unidades de proteína. La cantidad de unidades de proteínas sujetas a la unidad de LDL pueden variar sustancialmente.

Nordestgaard y sus colegas han estado estudiando la relación entre la LPA y la enfermedad cardiaca durante años. El informe más reciente utiliza datos de tres estudios en los que participaron más de 40,000 daneses que tuvieron períodos de seguimiento de hasta 16 años.

"Observamos un aumento en el riesgo de infarto del miocardio con el aumento de los niveles de lipoproteína (a)", escribieron los investigadores. El riesgo fue el más alto en las personas cuya LPA tenía una cantidad similar de sujeciones de lipoproteína, anotaron.

La advertencia es necesaria para mejorar los resultados porque todos los pacientes del estudio eran blancos, aseguró Nordestgaard. "Las personas de ascendencia africana tienen los niveles de lipoproteína (a) más elevados, mientras que los que tienen ascendencia europea, y la mayoría de los asiáticos tienen niveles similares, aunque menores que los negros", anotó.

Los estudios sobre los niveles de LPA y enfermedad cardiaca en grupos étnicos distintos a los blancos han sido limitados, aseguró Nordestgaard. "Es probable que los niveles elevados de lipoproteína (a) también sean importantes en otros grupos étnicos, aunque hacen falta estudios nuevos y mucho más grandes para confirmarlo", dijo.

Los hallazgos podrían influir sobre los esfuerzos médicos por reducir el riesgo de ataque cardiaco", aseguró Nordestgaard. "La gente que desarrolla ataques cardiacos a pesar del tratamiento con estatinas para reducir el colesterol podrían tener niveles elevados de lipoproteína (a)", agregó. "Además, entre los individuos de riesgo medio, un nivel elevado de lipoproteína podría sugerir que el paciente debe recibir una estatina o niacina".

El nuevo estudio es una "demostración biológica elegante de la relación entre la lipoproteína (a) y el ataque cardiaco", aseguró el Dr. Christopher O'Donnell, director asociado del estudio cardiaco de Framingham del Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre y coautor de un editorial acompañante.

"Esto, sin embargo, no altera el equilibrio de la evidencia que existe hasta la fecha que no respalda una prueba a nivel de suero ni una genética para la LPA", advirtió O'Donnell. "Tendría que haber algún tipo de evidencia de que el tratamiento directo de la LPA reduce el riesgo o de que a un subgrupo de personas que están en riesgo elevado se les reduzca el riesgo de alguna manera".

Este tipo de evidencia tendría que provenir de un estudio verdaderamente a gran escala, aseguró O'Donnell. "Tendríamos que evaluar a una población entera", sostuvo. Entretanto, "no hay evidencia contundente" de que la terapia para reducir la LPA afectaría el riesgo coronario, dijo.

Más información

La Biblioteca Nacional de Medicina ofrece más información sobre los medios y el significado de las pruebas de niveles de LPA.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango
FUENTES: Borge G. Nordestgaard, M.D., professor, clinical biochemistry, Copenhagen, Denmark; Christopher J. O'Donnell, M.D., associate director, U.S. National Heart, Lung, and Blood Institute Framingham Heart Study; June 10, 2009, Journal of the American Medical Association
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined