See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Un gen desencadena la peligrosa toxoplasmosis

Un estudio halla que la mutación del ADN hace que este parásito de los gatos sea tan peligroso

JUEVES 14 de diciembre (HealthDay News/HispaniCare) -- Científicos señalan que un solo gen podría contener la clave del parásito de la toxoplasmosis portado por los gatos, que causa defectos de nacimiento si es contraído por una mujer embarazada.

El gen, llamado ROP18, tiene el 90 por ciento de la responsabilidad de que el Toxoplasma gondii sean tan peligroso para los humanos, asegura un estudio que aparece en la edición de esta semana de la publicación Science.

Por lo general, los gatos están infectados con este parásito, así como algunos animales de granja y silvestres. Se estima que alrededor del 25 por ciento de los humanos están infectados con el parásito, pero la infección normalmente no produce síntomas en personas saludables.

Sin embargo, el parásito puede causar defectos congénitos o la muerte del feto en mujeres embarazadas. Por esto se aconseja a las mujeres embarazadas a no cambiar el arenero con los excrementos de los gatos. El T. gondii puede conducir a una enfermedad seria en personas con un sistema inmunológico débil y, en pocos casos, causa una grave enfermedad ocular o del sistema nervioso central en personas sanas.

Este estudio halló que el 90 por ciento de las cepas dañinas del T. gondii tienen una forma diferente del gen virulento ROP18 que otras cepas más benignas. Este hallazgo debería facilitar la identificación y tratamiento de cepas peligrosas, aseguraron los investigadores.

"Clínicamente, podría ser útil evaluar la forma del parásito que causa la infección para determinar si un caso requiere un manejo y tratamiento agresivos o es poco probable que cause una infección seria. Este hallazgo nos acercará a esa meta", afirmó en una declaración preparada el autor del estudio L. David Sibley, profesor de microbiología molecular en la Facultad de medicina en la Universidad de Washington en St. Louis.

El ROP18 produce una proteína que pertenece a una clase de factores de señalización llamados quinasas.

"Las quinasas están activas en trastornos cancerosos y autoinmunes, así que las compañías farmacéuticas ya tienen una colección de inhibidores que han desarrollado para bloquear la actividad de estas proteínas", apuntó Sibley.

"Algunos pacientes no pueden tolerar los antibióticos que usamos actualmente para tratar la infección por T. gondii así que estudios futuros deberán analizar esa colección de inhibidores para determinar si se puede bloquear de manera selectiva el ROP18 y con ello lograr un tratamiento más efectivo", agregó.

Más información

Los U.S. Centers for Disease Control and Prevention tienen más información sobre la toxoplasmosis.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTE: Washington University, news release, Dec. 14, 2006
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined