El ritmo de crecimiento de las primas de seguro de salud ha disminuido...

... Aún así, estudio halla que sigue sobrepasando los salarios y la inflación

MIÉRCOLES 14 de septiembre (HealthDay News/HispaniCare) -- La tasa de crecimiento de las primas del seguro de salud se ha reducido por segundo año consecutivo hasta alcanzar el 9.2 por ciento en 2005.

Sin embargo, según el 2005 Annual Employer Health Benefits Survey, publicado por la Kaiser Family Foundation y el Fondo de investigación y educación de la salud, las primas siguen llevándole la delantera a los salarios y a la inflación.

Hoy, las primas de seguro de salud para una familia de cuatro casi alcanzan los $11,000 anuales, más o menos el equivalente a todos los ingresos de un trabajador que recibe el salario mínimo.

"Esta reducción del 9.2 por ciento es inferior a las tasas de crecimiento de los últimos dos años, pero sigue estando significativamente por encima de otros indicadores económicos, como crecimiento, salarios e inflación", aseguró Gary Claxton, coautor del estudio y vicepresidente de la Kaiser Family Foundation en Washington D.C. "Lo que seguimos viendo es que las primas se alejan de los salarios. Eso mantiene las dudas que tenemos sobre la asequibilidad de la cobertura".

Además, el porcentaje de empresas estadounidenses que ofrecen beneficios en salud a sus empleados se ha reducido del 69 al 60 por ciento en los últimos cinco años. Esta reducción ha sido el resultado principalmente de que cada vez menos empresas pequeñas ofrecen cobertura, según se halló en el estudio.

Los resultados del estudio se dieron a conocer el miércoles en una conferencia de prensa en Washington D. C. Algunos de los hallazgos también aparecerán publicados en Health Affairs.

La nueva información ciertamente coincide con las últimas tendencias, aseguró John Tropman profesor de gerencia sin fines de lucro y de gerencia y organizaciones de la Universidad de Michigan, y autor de Total Compensation Solution. "Los incentivos laborales, como el seguro de salud y las pensiones, entre otros, se han vuelto muy costosos", aseguró. "Los empleadores se están pasando a un esquema de mayor control de costos".

Además, los negocios estadounidenses están compitiendo con empresas de otros países que muchas veces no ofrecen incentivos laborales de alto costo, como atención en salud. "Las empresas que tienen costos significativos por incentivos laborales necesitan integrarlos a su estructura de precios, mientras que en otros países no es así", apuntó Tropman. "Me parece que vamos a ver la continuidad de esas tendencias".

En los Estados Unidos, el seguro de salud financiado por empleadores ofrece cobertura a 160 millones de estadounidenses, es decir, a casi tres de cada cinco individuos que no son de la tercera edad, según se lee en el estudio.

El estudio anual de empleadores públicos y privados recopiló información de encuestas telefónicas realizadas a 2,013 empresas de tres o más trabajadores.

La reducción en el índice de crecimiento de las primas al 9.2 por ciento fue inferior al aumento del 11.2 por ciento que se vio en 2004, pero aún así superior a la inflación total, del 3.5 por ciento, y al aumento en los salarios, del 2.7 por ciento, según decía el informe.

Desde 2000, las primas por cobertura para una familia habían aumentado en 73 por ciento, en comparación con un aumento en la inflación del 14 por ciento y 15 por ciento en los salarios. En cifras, las primas anuales en promedio para la cobertura financiada por los empleadores alcanzaron $4,024 para la cobertura individual y $10,880 para la cobertura familiar, decía el informe.

Los siguientes son otros de los hallazgos:

  • Cerca del 80 por ciento de los trabajadores que tenían cobertura individual y más del 90 por ciento de los trabajadores que tenían cobertura familiar realizan contribuciones a las primas en 2005.
  • Más empresas que ofrecen beneficios en salud están ofreciendo planes con deducibles altos (los que tienen un deducible de $1,000 para la cobertura individual y de $2,000 para la cobertura familiar): En 2005, el 20 por ciento de las empresas ofreció esos planes, en comparación con el 10 por ciento del año anterior y el cinco por ciento del año anterior a ese.
  • Entre las empresas que ofrecen beneficios en salud, el 2.3 por ciento ofrece a sus empleados la posibilidad de abrir su propia cuenta de ahorros de salud.
  • El cincuenta y seis por ciento de los trabajadores que tiene cobertura cuenta con un plan de salud que requiere alcanzar un deducible. En cuanto a las PPO (en inglés, organizaciones de proveedor preferido), el deducible promedio para servicios dentro de la red es de $323 para la cobertura individual y de $679 para la familiar.
  • Las inscripciones en PPO aumentaron durante el año pasado, mientras que las de las HMO (en inglés, organizaciones para el mantenimiento de la salud) se redujeron. Las PPO inscribieron al 61 por ciento de los empleados con cobertura de salud (en 2004 inscribieron al 55 por ciento). Siguen siendo el tipo de plan más común, cosa que también refleja el esfuerzo de los empleadores por contener los costos.
  • Este año, un tercio de las empresas con 200 empleados o más ofrecen cobertura para la jubilación, más o menos lo mismo que el año pasado, aunque en 1988 eran el 66 por ciento.

Las presiones sobre el sistema de seguros de salud financiados por el empleador, como el aumento en las primas, están comenzando a sentirse, decía el informe.

"Esto hace que nos siga preocupando que los trabajadores con sueldos bajos puedan pagar su parte", señaló Claxton. "Hay que creer que la atención de la salud seguirá aumentando con mayor rapidez que la economía en general. Para los trabajadores que están relativamente bien, es mucho, pero se puede manejar. Necesitamos enfrentar lo que esto implica para los trabajadores de ingresos bajos".

El martes, un estudio halló que los empleadores estadounidenses se enfrentan a aumentos de dos dígitos en los costos de la atención de la salud en 2006, por lo que van a seguir transfiriendo parte de la carga a sus trabajadores.

La Associated Press informó que el estudio preliminar de 1,800 empresas, realizado por Mercer Human Resource Consulting, halló que los empleadores anticipan un aumento de casi el 10 por ciento en los costos de la atención de la salud el año entrante, cerca de tres veces la tasa general de inflación, si no cambian los beneficios ofrecidos.

Más información

Para más información sobre el informe de la Kaiser, visite la Kaiser Family Foundation.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Gary Claxton, vice president, Kaiser Family Foundation, Washington, D.C.; John Tropman, Ph.D., professor of nonprofit management and management and organizations, University of Michigan, Ann Arbor, and author Total Compensation Solution; 2005 Annual Employer Health Benefits Survey
Consumer News in Spanish