Nueva tendencia lleva a los consumidores a tomar el control de su bienestar

La atención sanitaria 'a cargo del consumidor' es lo último para intentar mantener los costos bajos

MARTES 23 de agosto (HealthDay News/HispaniCare) -- Empleadores grandes y pequeños están haciendo un esfuerzo titánico al tratar de frenar el gasto en la atención sanitaria. Así que cada vez más empresas optan por una propuesta que básicamente pone al estadounidense común a cargo de sus gastos médicos.

Esa es la idea que se esconde detrás de la atención sanitaria "a cargo del consumidor", una nueva tendencia en el diseño de beneficios de salud. Exponer a las personas al costo real de la atención médica, según la teoría, los hará compradores más inteligentes de servicios médicos, pruebas de diagnóstico y medicamentos recetados, y, por tanto, ayudará a mantener bajos los crecientes costos en seguro de salud.

Así que hay que pensar en ello. Si tiene que pagar varios cientos de dólares para ver al médico, en vez de un copago nominal, ¿no preferiría asegurarse de que recibe la mejor atención por su dinero?. Puede preguntar a su proveedor si las pruebas le recomiendan son realmente necesarias. Podría optar también por un mejor hospital o uno menos costoso, si pudiera recibir datos comparativos de buena calidad. Incluso podría considerar el uso de medicamentos genéricos en vez de los costosos productos de marcas.

Durante años, los consumidores ha sido acostumbrados a disponer de los beneficios de atención sanitaria que les son ofrecidos como parte de su paquete laboral de compensación total. Pero los empleadores afirman que ya no pueden financiar por más tiempo tales programas.

"Hemos creado una nación de personas con muchos derechos que piensan que pueden tenerlo casi todo", dijo Helen Darling, presidenta del National Business Group on Health, una organización con base en Washington, D.C. que representa a más de 200 negocios, principalmente a compañías de la Fortune 500.

Los defensores de este modelo dirigido por el consumidor creen que inyectar una dosis de consumismo en la ecuación de la atención sanitaria reducirá en términos generales el uso de la atención, mejorará la calidad de la atención que las personas reciben y refrenará la inflación de la atención sanitaria.

Como un incentivo para que los consumidores adquieran mayor responsabilidad de su cuidado, el Congreso ha creado cuentas de ahorro de salud libres de impuestos (HSA, por sus siglas en inglés). Vigentes a partir de enero de 2004, estas cuentas permiten que los consumidores y sus empleadores aparten dólares antes de impuestos para el desembolso personal de gastos médicos.

Cualquiera que establezca una HSA debe inscribirse en un plan de seguro de salud con deducible alto. Con la excepción de alguna atención preventiva, este tipo de cobertura tiene efecto sólo después de que se haya cumplido con un deducible más alto de lo usual.

Aunque los críticos señalan que estos programas podrían no ser aptos para todo el mundo. Como los planes de salud con deducible alto se han vuelto más comunes, las personas con enfermedades crónicas se verán forzadas a enfrentar el pago de mayores costos de sus bolsillos. Estas personas no serán capaces de ahorrar una gran cantidad de dinero porque gastarán la cantidad deducible cada año. Así que cualquier incentivo para contener los costos será insuficiente, plantean los críticos.

"Las personas jóvenes sanas y sus familias, acabarán siendo los ganadores; el problema es que alguien tendrá que perder", dijo Gail Shearer, directora de análisis de políticas sanitarias en la oficina de Washington D.C. de la Consumers Union.

Los planes de salud con deducible alto pueden ahorrar en costos para los empleadores, dependiendo en cómo el plan sea estructurado y valorado, dijo Tom Billet, consultor principal de beneficios de salud en la oficina de la Watson Wyatt Worldwide en Stamford, Conn.

Las HSA están ganando terreno entre los empleadores grandes. El ocho por ciento ahora ofrece las HSA y otro 16 por ciento planifica ofrecerlo en 2006, de acuerdo con una nueva encuesta realizada por Watson Wyatt y el National Business Group on Health. Y aunque el 47 por ciento señaló que está considerando ofrecer estas cuentas, los empleadores tienen algunas dudas, casi la mitad (49 por ciento) no está seguro que las HSA puedan ayudar a reducir sus costos en atención sanitaria, halló el estudio.

Hablando de forma general, los empleadores pequeños que reemplazan el seguro tradicional por planes de salud con deducible alto son más propensos a realizar mayores ahorros, como un porcentaje de sus costos totales, que los empleadores grandes que los ofrecen como una alternativa junto a otras opciones de planes de salud, señalan los expertos.

Para muchos empleadores, el atractivo de este nuevo modelo de seguro de salud va más allá de la filosofía de la atención sanitaria a cargo del consumidor.

"Consideran que las personas serán mejores consumidores médicos si tienen algo propio en juego", explicó Billet.

Más información

Para más información sobre la atención sanitaria a cargo del consumidor, visite la Kaiser Family Foundation.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
Read this Next
About UsOur ProductsCustom SolutionsHow it’s SoldOur ResultsDeliveryContact UsBlogPrivacy PolicyFAQ