See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Fósil podría ser el gazapo más viejo del mundo

El hallazgo hace retroceder la aparición del conejo otros 20 millones de años

VIERNES 18 de febrero (HealthDay News/HispaniCare) -- Los científicos han descubierto lo que al parecer es el fósil intacto más antiguo de un conejo, completo con el cráneo, el diente largo frontal, las extremidades anteriores cortas y posteriores largas.

El antiguo conejo, que se describe en la edición de febrero de Science, fue denominado como Gomphos elkema, en honor a su distintiva dentadura; gomphos es la palabra griega para diente.

El descubrimiento de Gomphos proporciona una nueva información con relación al cuadro de la evolución, que da crédito a la teoría de que los lagomorfos (el grupo formado por los conejos y las picas) aparecieron después de la extinción de los dinosaurios. El esqueleto tiene alrededor de 56 millones de años, 20 millones de años más viejo que otros como él, y los dinosaurios desaparecieron de la tierra hace aproximadamente 65 millones de años.

El nuevo fósil también avala la hipótesis de que los lagomorfos y roedores compartieron un ancestro común que vivió muy cerca del tiempo de la extinción de los dinosaurios.

"Este es un artículo importante", comentó Ken Rose, profesor de anatomía funcional y evolución de la Facultad de Medicina de la Universidad de Johns Hopkins en Baltimore. "Representan algo muy nuevo y emocionante sobre el origen de los conejos".

David Archibald, profesor de biología y conservador de mamíferos de la Universidad Estatal de San Diego, lo describió como "una pieza de gran calidad".

"No es necesariamente el primero, pero uno de los especímenes más completos", destacó Archibald.

Un tanto similar, al descubrimiento casual, reportado en la edición del 17 de febrero de Nature de que el primer Homo sapiens conocido, o los humanos de nuestra era moderna son mucho más antiguos de lo que pensamos. Una nueva evidencia data la aparición de los humanos en la tierra alrededor de 195,000 años atrás, y no de 154,000 a 160,000 años, como se creía anteriormente.

Gomphos, que fue encontrado en el sur de Mongolia, es uno del grupo de mamíferos conocidos como Glires, que comprende casi a la mitad de todos los mamíferos de hoy en día, afirmó Guillermo Rougier, coautor del artículo que aparece en la publicación Science y profesor asociado de ciencias anatómicas y neurobiología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Louisville en Kentucky.

La disponibilidad de un fósil completo, destacó Rougier, permite a los científicos marcar la evolución de diferentes organismos con mayor precisión. "Es como si, en el intento de colocar todas las piezas de la historia de un automóvil, sólo dispusiéramos del interruptor de encendido", explicó. "Ahora tenemos el automóvil completo".

"Esto nos permite ajustar y proponer nuevos modelos para la diversificación y el cronometraje del origen de los grupos vivos", agregó.

Gomphos sugiere en gran medida que los lagomorfos empezaron a diversificarse tras la extinción de los dinosaurios grandes, y que los conejos y roedores tienen un ancestro común que posiblemente vivió entre los dinosaurios.

El fósil de Mongolia "refuerza el punto de vista de que los roedores y lagomorfos proceden de un ancestro común. Están estrechamente relacionados", apuntó Rose. Esta es una teoría que ha estado tanto fuera como en boga, agregó.

Gran parte de la historia reside en los dientes. Gomphos tenía un par de incisivos en su maxilar superior que estaban dispuestos como los de los lagomorfos, pero además tenía un par de incisivos en su maxilar inferior, una característica que es más primitiva que la de cualquier roedor o lagomorfo. Otras características de la anatomía, sin embargo, sugieren que se trata de un conejo.

"Este tipo de investigación es como leer una novela de misterio", explicó Rougier. "Los fósiles son datos. Son como experimentos de la naturaleza. Vamos hasta allí, los rescatamos, estudiamos sus características y utilizamos cada una de ellas como cualquiera historiador usaría un informe económico de un antiguo reino".

Al saltar de los conejos a los humanos, el geólogo de la Universidad de Utah, Frank Brown, y coautor del estudio sobre el Homo sapiens, dijo en una declaración preparada que un nuevo estudio de los huesos hallados por primera vez en África a finales de los años 60 "retrocede el inicio de los humanos modernos anatómicamente".

Cuando los huesos fueron descubiertos por primera vez en Etiopía en 1967, los antropólogos estimaron que databan de 130,000 años de antigüedad. Pero una nueva evaluación realizada por Brown y sus colegas, basada en una fecha precisa de una ceniza volcánica encontrada cerca de los fósiles, ahora ha retrocedido la fecha unos 65,000 años más.

Los huesos, que ahora se consideran que datan de más de 195,000 años de antigüedad, son "los fósiles más antiguos de los humanos modernos [homo sapiens] hasta ahora conocidos en el mundo" concluyeron los científicos en un resumen del estudio.

FUENTES: Guillermo Rougier, Ph.D., associate professor, anatomical sciences and neurobiology, University of Louisville School of Medicine, Louisville, Ky.; Ken Rose, Ph.D., professor, functional anatomy and evolution, Johns Hopkins University School of Medicine, Baltimore; J. David Archibald, Ph.D., professor, biology, and curator, mammals, San Diego State University; Feb. 18, 2005, Science
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined