See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Cuatro de cada diez niños ven material para adultos en línea, según plantea un estudio

Los expertos afirman que los filtros en línea pueden retrasar la exposición

LUNES 15 de febrero (HealthDay News/HispaniCare) -- Más del 40 por ciento de los adolescentes y preadolescentes encuestados afirman que han visto recientemente desnudez y pornografía en la Internet, y la mayoría apunta que no andaba buscándolas, según un estudio publicado hoy.

Esas cifras fueron más altas entre los varones mayores, pues casi cuatro de cada 10 chicos de 16 a 17 años de edad afirmaron haber ingresado a propósito a sitios de adultos en el año anterior, en comparación con sólo el ocho por ciento de las chicas de la misma edad.

Pero el software de filtrado parecía disminuir el riesgo de que los niños vieran algo inapropiado, y sólo un pequeño porcentaje de los niños reportaron haberse sentido molestos por lo que veían.

"A veces, es posible que las personas reaccionen de manera exagerada" sobre la exposición de los niños a la pornografía, afirmó Janis Wolak, autora principal del estudio y profesora asistente de investigación de la Universidad de Nuevo Hampshire. "Confiar en los jóvenes es importante. La mayoría de chicos tiene mucho sentido común".

Wolak y sus colegas lanzaron una encuesta telefónica de tres meses de 1,422 chicos entre los 10 y 17 años de edad en marzo de 2005. Todos los niños encuestados eran usuarios de Internet y todos fueron entrevistados con el consentimiento de sus padres.

Los hallazgos aparecen en la edición de febrero de la revista Pediatrics.

El 42 por ciento de los niños encuestados declaró que había visto pornografía en línea, lo que se definió ampliamente como imágenes de personas desnudas o en actitudes sexuales sexual, durante el año anterior. De éstos, las dos terceras partes, alrededor del 34 por ciento de los encuestados, señalaron que su exposición al material no había sido deseada.

En contraste, sólo el 25 por ciento de todos los niños entrevistados en una encuesta de 1999-2000 afirmó que había tenido una exposición no deseada a pornografía en línea.

Los chicos con más probabilidades de haber buscado pornografía a propósito eran aquellos que usaban programas de intercambio de archivos para descargar imágenes, habían sido acosados en línea, hablaban en línea con desconocidos sobre sexo o usaban la Internet en casa de sus amigos.

Los niños que buscaron material para adultos a propósito tenían 8.6 veces más probabilidades de ser varones, en comparación con los niños que no habían estado expuestos a la pornografía. Los niños que usaron computadoras con software de filtrado tenían 40 por ciento menos probabilidades de haber buscado y encontrado material de adultos.

Según los investigadores, los resultados de la encuesta probablemente caen dentro de 2.5 puntos de porcentaje de la cifra real entre niños estadounidenses que usan la Internet en general.

Wolak reconoció que algunos de los niños encuestados podrían haber mentido. "Siempre existe la posibilidad de que los niños no sean completamente sinceros", señaló. "Pero hicimos grupos de enfoque con niños antes de hacer el estudio en realidad y los resultados (de la encuesta) fueron bastante coincidentes con lo que los niños nos dijeron".

¿Cómo se toparon los niños con material para adultos si no lo querían ver? Wolak señaló que algunos informaron que habían descargado imágenes accidentalmente cuando descargaban juegos, mientras que otros informaron ingresar mal las direcciones de sitios Web, lo que los conducía a sitios inapropiados.

"La mayoría de los niños no se perturbó", afirmó. "Alrededor del cinco por ciento afirmó estar muy o extremadamente afectados, pero la mayoría de los niños no se perturbó de manera particular por lo que vio".

Según Wolak, se necesita más investigación para determinar si ver material para adultos tiene algún efecto duradero en los niños. "Afirmar que la pornografía es perjudicial en un sentido más amplio es prematuro", apuntó. "En realidad no lo sabemos".

Por ahora, el nuevo estudio muestra que "la exposición no intencional (a material para adultos) es una experiencia normal que es consecuencia de la mayoría del uso normal de la Internet", afirmó David S. Bickham, científico de planta del Centro de medios y salud infantil del Hospital infantil de Boston.

Es posible que incluso más niños estén buscando material para adultos, pero que no estuvieran dispuestos a admitirlo en una entrevista telefónica, aseguró.

¿Qué deben hacer los padres? "Hablar con los hijos sobre el uso seguro de la Internet es importante, pero tal vez no los ayude a evitar una exposición no intencional a la pornografía", señaló. "Asegúrese de que cualquier servicio de correo electrónico que su hijo use tenga un buen filtro contra el correo basura. Eso evitará la mayoría del correo basura pornográfico. Hable con sus hijos sobre mantener sus direcciones de correo electrónico privadas. Eso significa no divulgar las direcciones cuando se entre a sitios Web y no publicar la dirección en línea en ningún sitio".

Añadió que además se debe considerar el software de filtrado. "Aunque la exposición a la pornografía en la Internet está comenzando a ser una experiencia normativa, instalar software de filtrado en su PC le ayudará a retrasar la exposición inicial", afirmó.

Fred Zimmerman, profesor asociado de salud pública de la Universidad de Washington y autor de The Elephant in the Living Room: Make TV Work for Your Kids (El elefante en la sala. Haga que la televisión beneficie a sus hijos), dio más consejos:. "Al igual que con cualquier problema con los medios de comunicación, la mejor estrategia es mantener líneas de comunicación abiertas con los hijos", aseveró. "Como sabe cualquier padre, hablar con su hijo puede ayudar a prevenir experiencias desagradables y brindar un lugar donde los hijos puedan recurrir cuando ocurran".

Más información

Para más información sobre la pornografía en la Internet y los niños, visite Enough Is Enough.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Janis Wolak, J.D., research assistant professor, University of New Hampshire, Durham; David S. Bickham, Ph.D., staff scientist, Center on Media and Child Health, Children's Hospital Boston; and Fred Zimmerman, Ph.D., associate professor, public health, University of Washington, Seattle; February 2007, Pediatrics
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined