See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Los medicamentos falsificados comprados en Internet son muy peligrosos para la salud

Un estudio señala que, sólo en Europa, 2.5 millones hombres podrían haber tomado Viagra falsa

VIERNES, 29 de enero (HealthDay News/DrTango) -- Un estudio reciente plantea que las personas que compran medicamentos recetados por Internet, sobre todo medicamentos para tratar la disfunción eréctil, podrían estar jugando a la ruleta rusa con sus vidas.

En el mejor de los casos, los medicamentos no ayudarán, pero en el peor, pueden matar, decía el artículo de reseña.

"Quizá esté desperdiciando su dinero o haciéndose daño en realidad", señaló la Dra. Marget E. Wierman, profesora de medicina de la Universidad de Colorado en Denver y jefa de endocrinología del Centro Médico VA de Denver, que no participó en el estudio.

Los medicamentos falsificados que se consiguen en Internet son un problema creciente. La confiscación de medicamentos falsificados en Europa se cuadruplicó entre 2005 y 2007. Además, la cantidad de investigaciones realizadas por la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos se incrementó ocho veces entre 2000 y 2006, según el estudio publicado en la International Journal of Clinical Practice.

La venta de medicamentos falsificados casi se ha duplicado en los últimos cinco años y alcanzará los $75,000 millones en 2010, según un cálculo, lo que la convierte en uno de los mercados de drogas ilícitas más lucrativos.

Los autores señalaron que hasta 2.5 millones de hombres en Europa podrían haber tomado sildenafil (Viagra) falsificado.

"Se trata de un problema muy significativo y me parece que hay gente que está resultando lesionada", señaló el Dr. Ira D. Sharlip, vocero de la Asociación Urológica Estadounidense (American Urological Association) y profesor clínico de urología de la Universidad de California en San Francisco. "La única manera de evitar el problema es no comprar en Internet".

Las tabletas parecidas a Viagra compradas en Internet no cuestan necesariamente menos que las auténticas, pero le evitan a los compradores la vergüenza que con frecuencia se relaciona con pedir este tipo de medicamento.

"La motivación es el anonimato de comprar medicamentos por Internet". A algunos hombres les avergüenza ir a la farmacia a hacerse surtir su receta de Viagra, mientras que para otros también es embarazoso acudir al médico para decirle que tienen disfunción eréctil y necesitan Viagra", comentó Sharlip.

El problema de los medicamentos falsificados no se limita a los tratamientos para la impotencia. Según el estudio, dos mujeres embarazadas murieron luego de recibir inyecciones de un preparado falsificado de hierro para la anemia, y en Bangladesh, 51 niños murieron de insuficiencia renal luego de tomar jarabe de paracetamol contaminado con dietilenglicol, que con frecuencia se usa como anticongelante para automóviles.

Tantas cosas pueden salir mal con las compras por Internet.

"La pureza del fármaco o su calidad no está vigilada, ni siquiera para establecer, en primer lugar, si se trata del medicamento correcto. Segundo, si es la correcta, ¿será la dosis correcta?", advirtió el Dr. Michael Chehval, jefe de urología de la Universidad de San Luis.

El Dr. Graham Jackson, autor del estudio y cardiólogo del Hospital Bridge de Londres (Reino Unido), señaló que "el primer peligro es que la gente no sabe qué viene en el paquete. Algunos añaden talco o polvo de ladrillo, mientras que otros tienen un poco de Viagra o Cialis y algunas sustancias químicas que no tienen nada que ver. Un lote contenía en realidad anfetaminas, que son adictivas. Para hacer brillantes las tabletas se recubren con pintura de carretera o betún para zapatos. El contenido del medicamento podría ser cualquier cosa".

En 2008, cuatro hombres de Singapur murieron luego de ingerir medicamentos falsificados para la impotencia que habían sido contaminados con un agente reductor de la glucemia, decía el informe.

Además, no contar con la participación de un médico competente implica que se podrían pasar por alto señales de peligro conocidas.

"Los problemas de erección podrían ser una señal de alerta precoz de enfermedad cardiaca o diabetes", agregó Jackson. "Si realmente tiene un problema y no acude al médico, puede perderse del diagnóstico de estas afecciones tan importantes. Los hombres que no tienen síntomas y tienen algún problema de erección en promedio están a tres o cinco años de un ataque cardiaco. En lugar de usar Internet, deben acudir a sus médicos para determinar si están en riesgo y para hacer algo al respecto".

También puede haber problemas cuando los medicamentos para la impotencia en realidad contienen inhibidores de la fosfodiesterasa tipo 5 (PDE5), el ingrediente principal de Viagra y de vardenafil (Levitra) y tadalafil (Cialis).

"La gente que tiene problemas cardiacos subyacentes está en riesgo de eventos cardiacos si toma este tipo de medicamentos", aseguró Chehval.

Según el artículo de reseña, cerca de la tercera parte de los hombres informó que había evadido a un profesional de la salud para comprar medicamentos para la disfunción eréctil.

"Este es un problema muy delicado. Podemos arreglar la disfunción eréctil y también las probabilidades de sufrir un ataque cardiaco", sentenció Jackson.

Jackson es el editor de la revista e informó sobre varias asociaciones con laboratorios farmacéuticos, entre ellos Pfizer, fabricante de Viagra. El artículo de reseña cubrió más de cincuenta estudios publicados entre 1995 y 2009 y fue realizado por investigadores británicos, suecos y estadounidenses.

Más información

La Organización Mundial de la Salud tiene más información sobre los medicamentos falsificados


Artículo por HealthDay, traducido por DrTango
FUENTES: Margaret E. Wierman, M.D., professor, medicine, University of Colorado at Denver, and chief, endocrinology, Denver VA Medical Center; Ira D. Sharlip, M.D., spokesman, American Urological Association, and clinical professor, urology, University of California, San Francisco; Michael Chehval, M.D., chief, urology, St. Louis University; Graham Jackson, M.D., cardiologist, London Bridge Hospital, London, England; International Journal of Clinical Practice
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined