See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Sistemas de computadoras de los hospitales no funcionan bien

Un estudio encuentra que propician los errores médicos

MARTES 8 de marzo (HealthDay News/HispaniCare) -- Informes durante los últimos años de una cantidad creciente de daños y muertes en pacientes debidos a errores médicos hicieron que los administradores de los hospitales corrieran a buscar soluciones computarizadas.

Sin embargo, dos nuevos estudios sugieren que, en muchos casos, estos sistemas de alta tecnología han dejado a médicos y enfermeras cada vez más frustrados al tiempo que no han comprobado ser un beneficio real para los pacientes. De hecho, un sistema ampliamente usado en realidad ayudó a crear errores en los medicamentos, según encontraron los investigadores.

Los informes aparecen en la edición del 9 de marzo del Journal of the American Medical Association.

"Según las mejores evidencias con las que contamos actualmente, no pienso que se pueda decir que estos sistemas necesariamente mejorarán la salud de manera significativa, como aseguran sus distribuidores", apuntó el Dr. Amit Garg, profesor de medicina y epidemiología de la Universidad de Western Ontario, y principal autor de uno de los estudios.

El equipo de Garg condujo una revisión de toda la literatura hasta la fecha sobre sistemas de "soporte computarizado de decisiones clínicas" (CCDS, por sus siglas en inglés), los cuales fueron diseñados para ayudar a los trabajadores de la atención sanitaria a realizar mejores elecciones en el cuidado cotidiano de los pacientes.

Al revisar más de 100 estudios publicados entre 1998 y septiembre 2004, encontraron que muchos de los sistemas CCDS reseñados sí mejoraban "el rendimiento del practicante", especialmente aquellos sistemas diseñados para ayudar a recordar a los pacientes a obtener evaluaciones preventivas regulares (por ejemplo, mamografías, revisiones del colesterol), sistemas diagnósticos, o software que ayudaba a los médicos a recetar o fijar las dosis de los medicamentos.

Sin embargo, Garg añadió una importante salvedad a estos hallazgos: Había más probabilidades de que los sistemas computarizados alcanzaran altas calificaciones en cuanto al funcionamiento si las personas que conducían el estudio también habían ayudado a diseñar el sistema, como pasa en muchos grandes centros de atención sanitaria. En estudios sin ese sesgo potencial, las redes internas de computadoras tendían a obtener calificaciones un tanto peores, apuntó.

Y si bien las computadoras podrían haber ayudado a mejorar ciertos procesos de la atención sanitaria, no hay prueba de que esto se traduzca en resultados significativamente mejorados para los pacientes, apuntó Garg.

"Ni los estudios más recientes están mostrando mejoras en esa área", señaló.

El segundo estudio generó una nota más tétrica. Éste se concentró en la experiencia de dos años de un hospital con un sistema de "entrada computarizada de pedidos del médico" (CPOE, por sus siglas en inglés), ampliamente utilizado. De acuerdo con investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Pensilvania, esa red interna muchas veces ayudaba a promover errores médicos.

En el estudio, los investigadores trabajaron de cerca con 261 miembros del personal de atención sanitaria en un hospital de gran tamaño, con 750 camas, entre 2002 y 2004. Observaron el uso diario de los médicos, enfermeras y otros trabajadores del sistema CPOE, que abarcaba todo el hospital, y condujeron frecuentes entrevistas individuales y grupos de enfoque para obtener la retroalimentación del personal sobre la tecnología.

Los investigadores concluyeron que el sistema "frecuentemente facilitaba riesgos de errores con medicamentos y se reportó que muchos ocurrían frecuentemente".

Los médicos, enfermeras y personal de oficina se frustraban a menudo, según encontró el equipo de Pensilvania, ya que el sistema se caía frecuentemente y había que desconectarlo durante horas para el mantenimiento. Y la comunicación basada en computadoras entre las farmacias y el hospital era frecuentemente problemática y ayudó a llevar a dosis inexactas para pacientes o brechas inapropiadas y potencialmente dañinas en el tratamiento con medicamentos, encontró el estudio.

Además, dado que los nombres de los pacientes eran agrupados alfabéticamente (y no por número de habitación), los pacientes con nombres similares eran fácilmente confundidos a medida que los trabajadores leían rápidamente las listas y las pantallas, halló el estudio. Las enfermeras se quejaban de que tenían que interrumpir frecuentemente la atención al paciente para encontrar una computadora que funcionara y luego ingresar laboriosamente la complicada información de los medicamentos. En algunos casos, el personal afirmó que necesitaba buscar en hasta 20 pantallas para encontrar el registro de medicamentos completo de un paciente, de acuerdo con el informe.

El resultado final fue que, si bien no está claro cuántos errores médicos había reducido o eliminado la nueva tecnología, los investigadores afirman haber contado 22 maneras diferentes en las que en realidad "facilitó" errores médicos potencialmente graves.

Sin embargo, no todo el mundo concuerda con que estos dos estudios sean justos con estas tecnologías emergentes.

"Lo primero es que [el equipo de Pensilvania] no evaluó si las entradas computarizadas reducían las tasas de errores en los medicamentos. Hay información muy contundente que establece que CPOE sí reduce los errores", apuntó el Dr. David Bates, jefe de la división general de medicina interna del Brigham & Women's Hospital de Boston y proponente por mucho tiempo de este tipo de sistemas.

También considera que el sistema CPOE usado en el estudio de Pensilvania ya es obsoleto.

"Si hubieran evaluado una de las aplicaciones más nuevas, hubiera habido muchos menos problemas. Muchas de las cosas que mencionaron simplemente ya no hubieran sido un problema", apuntó Bates. "No hay una forma, ahora, de que haya que pasar por 20 pantallas para ver un resumen de medicamentos. Nuestro software aquí en Brigham no tiene muchos de esos problemas, principalmente porque los solucionamos".

Más información

Para enterarse de cómo los pacientes pueden jugar un papel en prevenir los errores médicos, visite la Agency for Healthcare Research and Quality.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Amit Garg, M.D., assistant professor, medicine and epidemiology, clinical nephrologist, and director, kidney research unit, University of Western Ontario, London, Ontario; David Bates, chief, division of general internal medicine, Brigham & Women's Hospital, and professor, medicine, Harvard University Medical School, both in Boston; March 9, 2005, Journal of the American Medical Association
Consumer News in Spanish

HealthDay

HealthDay is the world’s largest syndicator of health news and content, and providers of custom health/medical content.

Consumer Health News

A health news feed, reviewing the latest and most topical health stories.

Professional News

A news feed for Health Care Professionals (HCPs), reviewing latest medical research and approvals.