See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Cómo cuentan las grandes compañías de tabaco su lado de la historia

Sector financia boletines que imprimen informes sobre el humo de segunda mano, según un estudio

JUEVES 24 de febrero (HealthDay News/HispaniCare) -- El sector tabacalero ha creado su propio boletín científico que publica informes que tienden a apoyar sus puntos de vista sobre el daño hecho por el humo de segunda mano, según investigadores australianos.

"Este boletín parece ser un medio en el que los científicos que reciben fondos del sector pueden publicar su trabajo", apuntó Simon Chapman, profesor de salud pública de la Universidad de Sydney. "Entonces, el trabajo puede ser publicitado por la formidable maquinaria de relaciones públicas del sector".

Chapman es el autor principal de un artículo que aparece en la edición de esta semana de The Lancet que usa documentos internos del sector del tabaco, puestos a disponibilidad por el Master Settlement Agreement (Acuerdo Transaccional Principal) entre las compañías de tabaco y los estados estadounidenses que describen cómo se estableció la International Society of the Built Environment, la cual publica su propio boletín, Indoor and Built Environment.

El Master Settlement Agreement, alcanzado en 1998, requiere que las compañías tabacaleras paguen a los estados $206 mil millones para financiar una campaña contra el tabaco de $1.5 mil millones y que disuelvan grupos comerciales que disputaban la evidencia científica sobre el daño a la salud causado por el cigarrillo.

Sin embargo, los papeles del acuerdo también describen una reunión de marzo de 1987, en la cual el personal del sector tabacalero de los Estados Unidos, Reino Unido, Japón y Alemania consideraban cómo "mejorar la posición del sector" sobre el humo de segunda mano, y concluía que "se necesitaba más investigación patrocinada por el sector" y que un boletín patrocinado por el sector podría ser necesario para que estas investigaciones fueran publicadas.

Dos meses más tarde, el gigante del tabaco Phillip Morris USA propuso un programa, parte del cual era "establecer un boletín científico genuino sobre la calidad del aire de interiores".

El boletín apareció por primera vez en mayo de 1991, y todavía está siendo publicado por la International Society of the Built Environment de Suiza.

"La ejecutiva de la sociedad ha estado dominada por consultores pagos del sector tabacalero. Todos los seis miembros en 1992 y siete de los ocho miembros en 2002 tenían antecedentes de asociaciones financieras con el sector tabacalero", informaron Chapman y sus colegas.

En cuanto al contenido, "el 61 por ciento de los artículos relacionados con el humo de tabaco ambiental publicados en Indoor and Built Environment durante el periodo de estudio, llegaron a conclusiones que podrían ser clasificadas como positivas para el sector", apuntaba el informe. "De éstos, el 90 por ciento tenía por lo menos un autor con una historia de asociación con el sector tabacalero".

"El estudio de The Lancet demuestra que los abogados del sector tabacalero organizaron lo que sólo puede ser descrito como una conspiración internacional para socavar sistemáticamente el consenso científico que asociaba el humo de segunda mano con enfermedades serias", señaló Matthew L. Myers, presidente de Campaign for Tobacco-Free Kids.

El establecimiento del boletín fue parte de una campaña más abarcadora "para sembrar semillas de duda en las mentes del público" sobre el daño hecho por el humo de segunda mano, resaltó Myers.

Tan sólo el mes pasado, un informe en The Lancet del Centro de Control, Investigación y Educación sobre el Tabaco de la Universidad de California en San Francisco, describió cómo varios artículos cuestionaban el daño genético hecho por el humo de segunda mano fueron publicados en el boletín Mutagenesis. Los investigadores que escribieron los artículos y el editor jefe del boletín tenían vínculos no publicitados con el sector tabacalero, apuntó el informe.

"En los Estados Unidos, el sector ha afirmado haber cambiado", apuntó Myers. "El nuevo estudio demuestra que el sector tabacalero continúa realizando el mismo engaño perjudicial por todo el mundo".

Un vocero de la Phillip Morris no respondió a una solicitud de comentario.

Más información

Una descripción detallada del daño hecho por el humo de segunda mano está disponible en la National Library of Medicine.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Simon Chapman, Ph.D, professor, public health, University of Sydney, Australia; Matthew L. Myers, president, Campaign for Tobacco-Free Kids, Washington, D.C.; Feb. 26, 2005, The Lancet
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined