See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Rodolfo el reno no tiene los ojos rojos

Estudio señala que estos animales no se cansan

MIÉRCOLES 21 de diciembre (HealthDay News/HispaniCare) -- Un estudio dado a conocer justo a tiempo para el viaje en trineo de Santa sugiere que por los menos sus renos no se van a cansar.

Según un estudio noruego, esto se debe a que el ciclo del día y la noche en las latitudes árticas es tan irregular que los renos de deshicieron de casi todos esos relojes circadianos con que cuentan los seres humanos y otros animales.

El punto a destacar es que "en su viaje alrededor del mundo en Nochebuena, Santa tendrá que lidiar con su 'noche interna', mientras que Rodolfo no va a sentir esas restricciones", aseguró Karl-Arne Stokkan, investigadora líder y profesora del departamento de biología ártica de la Universidad de Tromsø.

Su equipo publicó sus hallazgos en la edición del 22 de diciembre en Nature.

Según Stokkan, la mayoría de los vertebrados del planeta han desarrollado relojes internos estrictos sincronizados en ciclos de 24 horas que ayudan al cuerpo a anticiparse y prepararse para cambios predecibles, como la salida y la puesta del sol o los cambios estacionales. Como sabe todo el que ha sufrido el jet lag, los seres humanos que esquivan estos ritmos lo hacen bajo su propio riesgo.

Y ¿qué hay con los animales, ciertas especies de renos, que pasan sus vidas en climas árticos, en donde la noche invernal es eterna y un día de verano dura 24 horas? En latitudes tan altas, los días con las divisiones "usuales" del día y la noche sólo tienen lugar 18 semanas al año en el otoño y la primavera.

En su estudio, el equipo de Stokkan equipó dos especies de renos con "registradores de datos" que llevaban la cuenta de sus actividades durante un año entero. Se concentraron en los renos de "montaña" que viven en la región continental de Noruega (70 grados de latitud norte) y en los renos Svalbard, que viven aún más al norte en el archipiélago del mismo nombre (78 grados de latitud norte).

Los investigadores hallaron que los renos estuvieron "activos intermitente y continuamente las 24 horas", según Stokkan. "Sólo cuando experimentan un ciclo de día y noche en la primavera o el otoño muestran un periodo de descanso extendido, generalmente en la noche".

Pero este "periodo de descanso" estacional y transitorio fue de corta duración y casi desapareció entre la subespecie de renos más norteña Svalbard, agregó Stokkan.

Este tipo de adaptación a latitudes altas tiene sentido, dijo, porque adherirse a un reloj biológico estricto "en realidad podría ser una carga" para las criaturas que viven en esos climas.

En lugar de luz solar y oscuridad, la actividad de los renos podría estar dictada por influencias biológicas, según especuló el experto noruego. Debido a que se trata de criaturas rumiantes, los ciclos de vida de esos minúsculos microorganismos intestinales que contribuyen a la digestión probablemente tengan que ver "tanto como el ciclo del día solar, lo que descompone la actividad [de los renos] en diversos periodos de actividad e inactividad", aseguró.

Su equipo también detecto patrones similares de actividad en un ave del ártico, el lagópedo de Svalbard, lo que sugiere que un reloj circadiano debilitado podría ser común a la mayoría de los animales que han hecho del ártico o el antártico su hogar permanente.

La actividad de los renos podría permanecer relativamente estable una vez que sean retirados del Ártico.

Brian Adelhardt y su esposa Pat cuidan de una cantidad de renos en la finca Applewood, abierta al público en Whiteford, Maryland.

"En nuestra latitud, 39 grados norte, realmente no notamos una diferencia apreciable en la actividad de nuestros animales entre la mitad del verano y la mitad del invierno", aseguró.

Stokkan resaltó que sus hallazgos de cuatro patas también tienen implicaciones sobre las actividades humanas.

Cuando se trata de problemas relacionados con los horarios en los seres humanos, como el jet lag, el trabajo por turnos y las trivialidades de la mitad del invierno, la investigación con renos "muestra que algunas animales podrían haber aliviado problemas similares reduciendo la contundencia de sus relojes biológicos internos", dijo.

En este momento, ni Santa sabe cómo lograrlo.

Más información

Para saber más acerca de los congéneres de Donner y Blitzen, diríjase al Programa de investigación sobre renos de la Unviersidad de Alaska.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Karl-Arne Stokkan, Ph.D., professor, department of Arctic biology, University of Tromsø, Norway; Brian Adelhardt, co-owner, Applewood Farm, Whiteford, Md.; Dec. 22, 2005, Nature
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined