See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Cipro supera a Augmentin en el tratamiento de las infecciones del tracto urinario

Sin embargo, investigadores añaden que Cipro no debería ser considerado como tratamiento de primera línea

MARTES 22 de febrero (HealthDay News/HispaniCare) -- Cuando se trata de un tratamiento con antibiótico para infecciones simples del tracto urinario, Cipro supera a otro de los medicamentos comúnmente utilizado, el Augmentin, según plantea una investigación reciente.

El estudio, publicado en la edición del 23 de febrero de Journal of the American Medical Association, halló que el 77 por ciento de las mujeres tratadas durante un periodo de tres días con Cipro se liberó de los síntomas de la infección del tracto urinario a las dos semanas, en comparación con el 58 por ciento de las que tomaron un tratamiento de tres días de Augmentin.

"Mientras que la mayoría de las mujeres mejoró con cualquiera de los antibióticos, Cipro superó claramente a Augmentin, afirmó el Dr. Thomas Hooton, autor del estudio y profesor de medicina de la Universidad de Washington y director médico de la Clínica para el VIH/SIDA del Centro Médico Harborview de Seattle.

Sin embargo, Hooton se apresura a señalar que el tratamiento de primera línea estándar es aún el trimethoprim-sulfamethoxazole, un antibiótico vendido bajo el nombre de marca Bactrim y Septra. No obstante, el estudio actual no incluyó una comparación con el trimethoprim-sulfamethoxazole.

Las infecciones del tracto urinario que no son complicadas son una de las infecciones bacteriales más comunes, especialmente en las mujeres. De acuerdo con el National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases, las infecciones del tracto urinario son responsables de más de 8 millones de consultas médicas al año.

A menudo, estas infecciones no causan ningún síntoma al principio. Los síntomas notables incluyen dolor al orinar y una frecuente necesidad imperiosa de orinar.

A menos que sea alérgico a los sulfamidas, el trimethoprim-sulfamethoxazole es por lo general el primer medicamento a elegir, indicó Hooton. En algunas áreas del país, apuntó, existe la preocupación de que la bacteria pueda volverse resistente al trimethoprim-sulfamethoxazole, pero "la mayoría de las personas reaccionan bien al medicamento, por lo que aún es un excelente antibiótico de primera línea.

Esta preocupación sobre el aumento de la resistencia ha conducido al uso de otros antibióticos, como Augmentin y Cipro, para tratar las infecciones del tracto urinario, de acuerdo con los autores del estudio.

Augmentin es amoxicilina (una penicilina) combinada con clavulanato, mientras que Cipro es de una familia de antibióticos conocida como fluoroquinolonas.

Para este estudio, 370 mujeres entre 18 y 45 años fueron asignadas de manera aleatoria para recibir un tratamiento de tres días de Augmentin o Cipro para tratar las infecciones del tracto urinario. Los investigadores volvieron a examinar las mujeres dos semanas después del tratamiento.

De las 160 mujeres que recibieron el tratamiento con Augmentin, 93 (58 por ciento) fueron consideradas curadas clínicamente a las dos semanas del tratamiento, reportaron los investigadores. Sin embargo, con Cipro se obtuvieron mejores resultados: de las 162 mujeres a las que se le administró el medicamento, 124 (77 por ciento) resultaron clínicamente curadas.

"Este estudio plantea que la amoxicilina-clavulanato no es un medicamento al que podemos optar para tratar de manera eficaz una ITU simple", sostuvo Hooton.

El Dr. Marc Siegel, profesor asociado clínico de medicina de la Facultad de Medicina de la Universidad de Nueva York, manifestó que no le sorprendió que el estudio hallara que Augmentin no era efectivo para el tratamiento de las infecciones del tracto urinario.

"Tiendo a evitar el uso de Augmentin porque muchas mujeres se quejan que les produce infecciones por hongos. Además es un medicamento bastante costoso. También, en el tratamiento de las infecciones del tracto urinario, no estoy seguro lo que este medicamento tenga para ofrecer que la amoxicilina no ofrezca", consideró Siegel.

"Deberíamos usar el antibiótico más simple para resolver el problema", anotó Siegel, quien también recomendó el trimethoprim-sulfamethoxazole como el tratamiento de primera línea para las mujeres que no sean alérgicas al medicamento.

"Por qué no usar otra variedad del medicamento como Bactrim", se preguntó Siegel. "Es más barato e igual de efectivo".

Tanto Siegel como Hooton recomiendan tomar mucha agua y jugo de arándanos para mantener las infecciones urinarias a raya. Siegel sugirió que tomar mucho líquido ante la primera señal de una infección puede ayudar a eliminarla. Sin embargo, advirtió que si se tiene algún dolor o ardor al orinar, o una necesidad imperiosa de orinar, se debe consultar a un médico para recibir tratamiento.

Siegel dijo que los individuos propensos a infecciones del tracto urinario deben tratar de lavar el área genital antes y después del coito, además Hooton recomendó orinar después de mantener una relación sexual ya que ayuda a eliminar cualquier bacteria. Asimismo, Hooton anotó que los espermicidas pueden cambiar la flora vaginal y hacer a las mujeres más susceptibles a las infecciones del tracto urinario.

Más información

Para más información sobre las infecciones del tracto urinario, visite el National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Thomas Hooton, M.D., professor, medicine, University of Washington, and director, HIV/AIDS Clinic, Harborview Medical Center, Seattle; Marc Siegel, M.D., clinical associate professor, medicine, New York University School of Medicine, New York City; Feb. 23, 2005, Journal of the American Medical Association
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined