See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Nuevo medicamento vence la tuberculosis en los ratones

Si resulta efectivo en los humanos, podría acortar la duración del tratamiento

JUEVES 9 de diciembre (HealthDayNews/HispaniCare) -- Por primera vez en 40 años, los investigadores han descubierto un nuevo medicamento que podría ayudar a luchar contra la tuberculosis.

Conocido actualmente como R207910, el medicamento pertenece a una clase de compuestos llamados diarilquinolones (DARQs) que funcionan eliminando la fuente de energía de las bacterias.

"La esperanza es que sea efectivo contra la tuberculosis resistente a los medicamentos, y que ayudará a acortar los regímenes de tratamiento de seis meses hasta dos meses o algo así", afirmó Christopher Dye, coordinador de Monitoreo y Evaluación de la Tuberculosis para la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En la edición en línea del 9 de diciembre de Science, investigadores europeos informaron que tuvieron éxito al tratar la tuberculosis en ratones con el nuevo medicamento. Y el medicamento fue bien tolerado por voluntarios humanos sanos en un ensayo clínico de etapa inicial.

La tuberculosis es una enfermedad infecciosa que se propaga por el aire de manera similar al resfriado común. Se estima que un tercio de la población del mundo ya ha sido infectada con tuberculosis, según la OMS. Afortunadamente, muchas personas pueden mantener la infección bajo control de manera natural y sólo entre un 5 y un 10 por ciento de los infectados se convierten en enfermos o contagiosos. Aún así, en 2002 la tuberculosis causó más de 2 millones de muertes, según la OMS.

Una complicación del problema es que 11 millones de personas también están infectadas con el VIH y algunos medicamentos contra la tuberculosis no pueden ser usados en conjunto con medicamentos para el VIH. Además, algunas cepas de la bacteria de la tuberculosis han desarrollado resistencia a algunos tratamientos de primera línea contra esta enfermedad.

Dye apuntó que hay definitivamente una necesidad de nuevos medicamentos, ya que los tratamientos actuales toman demasiado tiempo, algunos tienen efectos secundarios tóxicos y algunos no funcionan contra ciertas cepas de la enfermedad.

El nuevo medicamento fue descubierto a través de investigación de la "biblioteca" química Johnson and Johnson, la cual cataloga los compuestos que la compañía ha desarrollado. Originalmente, el R207910 no se diseñó como antibiótico, sino como un medicamento para inhibir el sistema inmune.

Si bien el medicamento fue un fracaso para su propósito original, los investigadores observaron un beneficio inesperado del compuesto.

"La reacción química [contra la bacteria de la tuberculosis] fue un efecto secundario no intencional", explicó el autor del estudio Koen Andries, un becario de investigación de Johnson and Johnson Pharmaceutical Research and Development de Beerse, Bélgica.

Las pruebas de laboratorio mostraron que el compuesto era eficaz contra varias micobacterias diferentes, incluso contra las cepas resistentes a los medicamentos de M. tuberculosis. Pero el medicamento parece dejar a otras bacterias en paz, lo que es un beneficio porque dejará a las bacterias intestinales "buenas" intactas y no contribuirá al creciente problema de la resistencia a los medicamentos en otras bacterias, apuntaron los investigadores.

Entonces, Andries y sus colegas evaluaron el R207910 en los ratones junto con dos otros medicamentos contra la tuberculosis comúnmente utilizados, isoniazida (H) y pirazinamida (Z). Estos medicamentos se usaron en combinación para disminuir la probabilidad de que se desarrollara resistencia a los medicamentos. El cóctel actual de medicamentos usados contra la tuberculosis se conoce como RHZ. La R es por la rifampina. El cóctel de medicamentos en estudio se conoce como GHZ, en que la G representa al R207910, explicó Andries.

Luego de recibir GHZ por un mes, los ratones tenían la misma "carga" bacteriana que se hubiera esperado tras dos meses con RHZ. Luego de dos meses, el tejido pulmonar de los ratones estaba completamente libre de bacterias. Esto significa que con el nuevo medicamento sería posible acortar el tiempo de tratamiento en hasta un 50 por ciento, según los investigadores.

"Nuestra combinación logra los mismos resultados luego de un mes en vez de la atención estándar de dos meses", apuntó Andries. "Y es compatible con las combinaciones de tratamiento contra el VIH".

Andries dijo que los investigadores también probaron el nuevo compuesto en humanos en un ensayo clínico de etapa inicial. Probaron nueve grupos con nueve personas cada uno, y cada grupo recibió diferentes dosis del medicamento.

"Hasta ahora todo va bien", dijo Andries. "Pero fue sólo por un periodo de tiempo limitado, dos semanas. No podemos estar seguros de que no vayan a surgir efectos secundarios". Sin embargo, añadió, no hubo diferencia en los efectos secundarios entre los grupos tratados y el grupo de placebo, así que los investigadores tienen la esperanza de que el medicamento sea bien tolerado.

El próximo paso que los investigadores planean es continuar con los ensayos en humanos, aunque Andries no dio detalles de qué tan pronto comenzará la nueva etapa.

Dye añadió que "estos son resultados emocionantes de experimentos con ratones. El próximo paso crucial es demostrar su eficacia en ensayos humanos".

Más información

Para obtener más información sobre la tuberculosis, visite la Organización Mundial de la Salud.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Koen Andries, Ph.D., D.V.M., research fellow, Johnson and Johnson Pharmaceutical Research and Development, Beerse, Belgium; Christopher Dye, D.Phil., coordinator, tuberculosis monitoring and evaluation, World Health Organization; Dec. 9, 2004, Science online
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined