See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Se reducen los casos de SARM en las UCI de los hospitales

Según investigadores de los CDC, los esfuerzos de prevención han llevado a declives de hasta el 70 por ciento

MARTES, 17 de febrero (HealthDay News/Dr. Tango) -- Las infecciones en la sangre causadas por el Staphylococcus aureus resistente a la meticilina (SARM) se han reducido significativamente en las unidades de cuidados intensivos (UCI) de los hospitales, según un informe de los Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades (CDC, por su sigla en inglés) de EE. UU.

El SARM, un tipo de bacteria estafilococo que es resistente a ciertos antibióticos, puede causar infecciones graves en personas que están en hospitales y otros centros de atención de salud. También puede causar graves infecciones cutáneas en personas sanas que no han estado hospitalizadas recientemente.

Las infecciones sanguíneas, que son difíciles de tratar, han causado el mayor grado de preocupación, pero las nuevas cifras de los CDC sugieren que los esfuerzos de prevención de los hospitales podrían estar ganando la batalla al SARM.

"El riesgo de infecciones del torrente sanguíneo causadas por el SARM relacionadas con el uso de catéteres intravenosos ha declinado en 50 a 70 por ciento desde 2001, en todos los tipos de UCI de adultos", afirmó el investigador principal, el Dr. Deron C. Burton, director asociado del Centro Nacional de Equidad en la Salud para el Mercadeo de Salud de los CDC.

Una línea intravenosa es un catéter que se inserta en un vaso sanguíneo importante. Por lo general, la punta del catéter está cerca del corazón o en la vena aorta o yugular.

La reducción en estas infecciones se debe en gran parte a mejores procedimientos que han mejorado la seguridad de los catéteres, aseguró Burton. "Ha habido una mejora en la esterilización de cómo se insertan y se cuidan mientras están dentro del paciente", explicó.

El informe aparece en la edición del 18 de febrero de la revista Journal of the American Medical Association.

Para el estudio, el grupo de Burton recolectó datos de hospitales que informaban sobre infecciones de SARM a los CDC. Específicamente, los investigadores observaron las infecciones de SARM basadas en UCI y asociadas con catéteres de línea central de 1997 a 2007.

Durante ese periodo, 1,684 UCI reportaron casi 33,600 infecciones de torrente sanguíneo por línea central. De esas, el 7.4 por ciento se trató de SARM y 4.7 por ciento de Staphylococcus aureus susceptible a la meticilina (SASM), o sea una infección que podía ser tratada con el antibiótico.

Aunque el porcentaje de infecciones atribuidas al SARM aumentó en casi 26 por ciento durante el periodo, el número real de infecciones por SARM se redujo en casi 50 por ciento, informaron los investigadores. La reducción general sucedió tras 2001 y continuó hasta 2007, encontraron los investigadores.

El declive en infecciones SARM se vio en todo tipo de UCI. Por ejemplo, las infecciones se redujeron en 51,5 por ciento en las UCI médicas y quirúrgicas, y en más de 69 por ciento en las UCI quirúrgicas. El número de infecciones por SARM en las UCI pediátricas permaneció estable, aunque las infecciones por SARM en tales UCI ya era bajo desde el principio, enfatizaron los investigadores.

Las infecciones por SARM no fueron las únicas en declinar, dijo Burton. "Observamos las infecciones de torrente sanguíneo causadas por cualquier patógeno, no sólo SARM. Cuando vimos todas las causas de estas infecciones del torrente sanguíneo por línea centran en conjunto, vimos declives de alrededor de 40 a 50 por ciento en el riesgo de éstas", afirmó.

"Los hospitales deben animarse con estos resultados", apuntó Burton. "Sus esfuerzos deben continuar y expandirse".

Los hallazgos también fueron una gran noticia para los pacientes, añadió Burton. "Las líneas centrales se han vuelto más seguras en los últimos años, al menos con el riesgo de causar infecciones en el torrente sanguíneo", dijo.

El Dr. Pascal James Imperato, decano y profesor de servicio distinguido del programa de postgrado en salud pública del Centro médico del sur del estado de la SUNY en la ciudad de Nueva York, afirmó alegrarse de los hallazgos.

"Las infecciones de torrente sanguíneo por SARM asociadas a las líneas centrales eran comunes en algún momento", señaló. "El estudio actual es de gran significación debido a su tamaño y comparaciones de toda una década. Los declives dramáticos en las infecciones de torrente sanguíneas debidas a SARM, y asociadas con líneas centrales en pacientes adultos de las UCI, reflejan la implementación durante unos cuantos años de una variedad de técnicas de barrera preventiva muy eficaces".

Entre esas mejoras, son importantes los cambios en las técnicas de inserción de las líneas centrales y el mantenimiento de las mismas. La implementación de técnicas en los hospitales para prevenir la transmisión del SARM entre pacientes también ha sido invaluable, añadió Imperato.

"Los resultados de este estudio demuestran que cuando se implementan escrupulosamente técnicas apropiadas de intervención en el ambiente de atención de salud, la incidencia de SARM y otras formas de infección se pueden reducir dramáticamente", apuntó. "Tales medidas preventivas, que ahora se aplican más agresivamente en la mayoría de ambientes de atención de salud, con suerte reducirán la incidencia de todas las formas de infecciones por SARM".

El Dr. Marc Siegel, profesor asociado de medicina en la Facultad de medicina de la Universidad de Nueva York en esa ciudad, se mostró de acuerdo. Pero dijo que los esfuerzos de prevención de los hospitales también necesitan ser más amplios.

"Hemos estado obsesionados con el SARM a riesgo de perder de vista el panorama más general, que consiste en mejorar nuestra vigilancia y eliminación de todos los organismos patogénicos en los hospitales", dijo Siegel. "El punto de este artículo es que el número de infecciones se está reduciendo en general, lo que incluye el SARM".

Más información

Para más información sobre el SARM, visite los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango
FUENTES: Deron C. Burton, M.D., J.D., M.P.H., associate director, Health Equity National Center for Health Marketing, U.S. Centers for Disease Control and Prevention, Atlanta; Pascal James Imperato, M.D,, M.P.H., dean and distinguished service professor, graduate program in public health, SUNY Downstate Medical Center, Brooklyn, N.Y.; Marc Siegel, M.D., associate professor, medicine, New York University School of Medicine, New York City; Feb. 18, 2009, Journal of the American Medical Association
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined