Acquire the license to the best health content in the world
Contact Us

La FDA desaconseja el tratamiento de la COVID-19 con los medicamentos publicitados por Trump

coronavirus 2019

VIERNES, 24 de abril de 2020 (HealthDay News) -- Unos antimaláricos publicitados por el Presidente Donald Trump como un potencial "punto de inflexión" contra la COVID-19 son en realidad demasiado peligrosos como para su uso general, advirtió el viernes a los estadounidenses la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU.

Según la FDA, los estudios han mostrado que la cloroquina y la hidroxicloroquina, los medicamentos en cuestión, podrían provocar problemas de ritmo cardiaco letales en los pacientes con COVID-19.

La agencia también apuntó que sabe de un aumento en las recetas ambulatorias de los dos fármacos, y dijo que los proveedores de atención de la salud y los pacientes deben ser conscientes de los riesgos asociados con los fármacos.

"No se ha mostrado que la hidroxicloroquina y la cloroquina sean seguras y efectivas para tratar o prevenir la COVID-19. Se están estudiando en ensayos clínicos de la COVID-19, y autorizamos su uso temporal durante la pandemia de COVID-19 para el tratamiento del virus en pacientes hospitalizados donde no haya ensayos clínicos disponibles, o la participación no sea posible", explicó la FDA en un comunicado de prensa.

"La hidroxicloroquina y la cloroquina pueden provocar ritmos cardiacos anómalos, como una prolongación del intervalo QT y una frecuencia cardiaca peligrosamente rápida conocida como taquicardia ventricular", advirtió la agencia.

"Esos riesgos podrían aumentar cuando estos medicamentos se combinan con otros que se sabe que prolonga el intervalo QT, como el antibiótico azitromicina, que también se está usando en algunos pacientes con COVID-19 sin la aprobación de la FDA para esta afección. Es probable que los pacientes que también tienen otros problemas de salud, como enfermedad cardiaca y renal, tengan un riesgo más alto de problemas del corazón cuando reciben estos fármacos", señaló la FDA.

En un estudio brasileño, que se reportó en los medios de comunicación por primera vez la semana pasada y que se publicó en la edición del 24 de abril de la revista JAMA Network Open, el uso de cloroquina de dosis alta en pacientes hospitalizados con una COVID-19 grave al final condujo a una tasa de mortalidad mucho más alta.

De hecho, el estudio, realizado en la ciudad brasileña de Manaos, había esperado reclutar a 404 pacientes, pero se detuvo pronto (con apenas 81 pacientes inscritos) cuando se hicieron aparentes unos "eventos adversos graves" vinculados con la cloroquina.

En el día 13 de la inscripción, 16 de los 41 pacientes que recibieron cloroquina en dosis alta habían fallecido, en comparación con 6 de los 40 pacientes que recibieron el fármaco a una dosis más baja, según el equipo dirigido por el Dr. Marcus V. G. Lacerda, de la Fundación de Medicina Tropical Dr. Heitor Vieira Dourado, en Manaos.

Dicho de otra forma, eso significa que un 39 por ciento de los pacientes en el régimen de dosis alta fallecieron, en comparación con un 15 por ciento de los que recibieron cloroquina en dosis baja. Y como explicaron los investigadores, los estudios de laboratorio han sugerido que se necesita "una concentración alta del fármaco" para ofrecer a los pacientes con COVID-19 algún efecto antiviral.

En un editorial publicado junto con el estudio, unos expertos de EE. UU., los doctores Stephan Fihn, Eli Perencevich y Steven Bradley, dijeron que los hallazgos brasileños "deben originar cierto grado de escepticismo respecto a las afirmaciones entusiastas sobre la cloroquina".

Dos médicos más que están en primera línea de la crisis del coronavirus se mostraron de acuerdo.

"Aunque estamos en medio de una pandemia, debemos seguir procediendo con la máxima precaución, sobre todo al tratar a pacientes mayores con enfermedad cardiaca, dado que esos pacientes podrían tener un riesgo más alto de efectos adversos con la cloroquina y la hidroxicloroquina", señaló el Dr. Robert Glatter, médico de emergencias del Hospital Lenox Hill, en la ciudad de Nueva York.

"Todavía no tenemos todas las respuestas, pero los resultados de este ensayo sí demuestran un riesgo cardiaco asociado con el tratamiento con cloroquina en dosis altas", dijo Glatter.

La Dra. Teresa Murray Amato es presidenta de medicina de emergencias de Long Island Jewish Forest Hills, también en la ciudad de Nueva York. Al leer los hallazgos brasileños, dijo que debido a la urgencia de la pandemia del coronavirus, ha habido una carrera por probar tratamientos sin pruebas de seguridad o efectividad.

"Como ha habido largas discusiones públicas respecto a si estos medicamentos tienen un beneficio, los médicos han estado usando los medicamentos con entre poca y ninguna investigación robusta que oriente el uso y las dosis de estos fármacos", lamentó Amato.

Si bien se debería realizar más investigación sobre la cloroquina y la hidroxicloroquina, los hallazgos brasileños "podrían ayudar a orientar a los profesionales clínicos para que consideren no usar la cloroquina en dosis altas en el tratamiento de la COVID-19", añadió.

Más información

Aprenda más sobre el nuevo coronavirus en los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

logo
FUENTES: Teresa Murray Amato, M.D., chair, emergency medicine, Long Island Jewish Forest Hills, New York City; Robert Glatter, M.D., emergency physician, Lenox Hill Hospital, New York City; April 24, 2020, news release, U.S. Food and Drug Administration; JAMA Network Open, April 24, 2020
Consumer News in Spanish