See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Una investigación muestra que los pacientes con COVID-19 en la UCI tienen un riesgo alto de coágulos

elderly male patient with respirator

MARTES, 6 de octubre de 2020 (HealthDay News) -- Los pacientes hospitalizados con COVID-19 se enfrentan a un mayor riesgo de desarrollar unos peligrosos coágulos sanguíneos, indica una nueva revisión.

Los pacientes enfermos con la mayor gravedad tienen las probabilidades más altas de un coágulo. Un análisis de 66 estudios encontró que un 23 por ciento de los pacientes con COVID-19 en la unidad de cuidados intensivos (UCI) desarrollaron un coágulo de sangre en la pierna, lo que se conoce como trombosis venosa profunda (TVP).

La prevalencia general de una TVP fue de un 14 por ciento entre los pacientes con COVID-19 en y fuera de la UCI, y de un 8 por ciento entre los que tenían una enfermedad con un riesgo de leve a moderado que no fueron admitidos a la UCI.

Los "números son sorprendentemente altos cuando se comparan con otros pacientes hospitalizados", señaló el autor del estudio, el Dr. Cihan Ay.

Los coágulos de sangre en las piernas que pueden desprenderse y desplazarse hasta los pulmones son muy preocupantes. Se trata de una afección potencialmente letal conocida como embolia pulmonar (EP).

Casi un 4 por ciento de los pacientes no admitidos a la UCI desarrollaron una embolia pulmonar. Y "encontramos un riesgo muy alto de EP, de un 14 por ciento, en los pacientes tratados en una unidad de cuidados intensivos", comentó Ay, profesor asociado de hematología y hemostasiología de la Universidad de Medicina de Viena, en Austria.

Según la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association, AHA), la TVP y la EP son formas del tromboembolismo venoso, o TEV, ya que ambos se refieren a un coágulo que se origina en una vena.

Se estima que el TEV afecta a entre 300,000 y 600,000 estadounidenses cada año, anota la AHA. Lo más frecuente es que lo provoque una cirugía, el cáncer, una hospitalización o una inmovilización a largo plazo.

Para examinar el riesgo de TEV relacionado con la COVID-19, Ay y sus colaboradores analizaron los hallazgos de 66 estudios en que participaron unos 28,000 pacientes con COVID-19.

En promedio, los pacientes con COVID-19 tenían unos 63 años, y seis de cada 10 eran hombres. Alrededor de una quinta parte habían sido admitidos a una UCI.

Ninguno de los estudios observó el riesgo de coágulos en los pacientes con COVID-19 que no habían recibido tratamiento en un hospital. Entonces, los hallazgos no tratan sobre el riesgo de TVP o EP en esos pacientes, aclaró Ay, aunque "parece que el riesgo de coágulos es bajo en los pacientes con una COVID-19 con una evolución clínica leve".

A principios de la pandemia, se puso en claro que ese riesgo de coágulos sanguíneos parecía elevado en los pacientes con COVID-19, en comparación con otras enfermedades. Para prevenir la coagulación, "los médicos de todo el mundo intensificaron las dosis de coagulantes en los pacientes con COVID-19", dijo Ay.

Pero esto creó otro problema potencial, dado que los anticoagulantes aumentan el riesgo de sangrado.

Los autores del estudio esperan que su revisión ofrezca a los profesionales clínicos más información sobre los perfiles del riesgo de coágulos, y orientación sobre cuáles pacientes de verdad necesitan un tratamiento que prevenga los coágulos, planteó Ay.

En cuanto a por qué la COVID-19 pudiera aumentar el riesgo de coágulos en el primer lugar, Ay dijo que los expertos solo pueden especular basándose en los datos disponibles.

"En primer lugar, la evolución clínica de esos pacientes con frecuencia es grave, lo que en sí aumenta el riesgo de trombosis [coagulación]", comentó. "En segundo lugar, los investigadores encontraron que la COVID-19 interactúa con el sistema de coagulación de la sangre y con los vasos sanguíneos, lo que podría explicar el aumento en el riesgo de esos pacientes".

El Dr. Gregg C. Fonarow es director del Centro de Cardiomiopatía de la Universidad de California, en Los Ángeles. Ofreció algunos puntos específicos adicionales sobre esa interacción.

"Se ha mostrado que el virus SARS-CoV-2, que provoca a la COVID-19, invade directamente a las células que revisten a los vasos sanguíneos, las células endoteliales", anotó. "La lesión endotelial puede conducir a la trombosis venosa".

Además, el reposo en cama prolongado o la colocación de catéteres venosos durante el tratamiento de la COVID-19 también pueden aumentar el riesgo de trombosis venosa, añadió Fonarow.

Los resultados del estudio se publicaron en una edición reciente en línea de la revista Research and Practice in Thrombosis and Haemostasis.

Más información

Aprenda más sobre los coágulos sanguíneos en la Asociación Americana del Corazón.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

logo
FUENTES: Cihan Ay, MD, associate professor, clinical division of hematology and hemostaseology, department of medicine, Medical University of Vienna; Gregg Fonarow, MD, director, Ahmanson University of California, Los Angeles Cardiomyopathy Center; Research and Practice in Thrombosis and Haemostasis, Sept. 25, 2020, online
Consumer News in Spanish

HealthDay

HealthDay is the world’s largest syndicator of health news and content, and providers of custom health/medical content.

Consumer Health News

A health news feed, reviewing the latest and most topical health stories.

Professional News

A news feed for Health Care Professionals (HCPs), reviewing latest medical research and approvals.