See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Estudio cuestiona el valor de las vacunas contra la gripe

Aún así, muchos expertos sanitarios afirman que la vacuna es la mejor protección contra la infección

JUEVES 26 de octubre (HealthDay News/HispaniCare) -- La vacuna contra la gripe es mucho ruido y pocas nueces, según un nuevo estudio que afirma que las inyecciones anuales no son tan efectivas como se dice.

"Tenemos una expectativa exagerada de lo que las vacunas pueden hacer realmente", afirmó el Dr. Tom Jefferson, autor del estudio y coordinador de Cochrane Vaccines Field de Roma, Italia. "Espero que los contribuyentes estadounidenses y europeos estén alertas y comiencen a hacer preguntas".

Publicó sus hallazgos en la edición del 28 de octubre del British Medical Journal.

La mayoría de países desarrollados, y muchos países en desarrollo rápido, tienen programas de vacunas contra la influenza. Se cree que los programas reducen la cantidad de casos de gripe además de las admisiones al hospital y muertes relacionadas.

En los Estados Unidos, las autoridades de salud recomiendan la vacuna contra la gripe para los niños de 6 a 23 meses; cualquier persona a partir de los 50; individuos que tengan dolencias crónicas como asma, diabetes, enfermedad cardiaca o VIH; así como los profesionales de atención médica, cuidadores y personas que tengan contacto con individuos de alto riesgo en sus casas. Y por primera vez este año, las autoridades de salud recomiendan que los niños de 23 meses a 5 años de edad deben ser vacunados contra la gripe.

"Recientemente, ha habido un real aumento en las recomendaciones para prevenir lo que llaman influenza con el uso de vacunas inactivadas [de virus muertos]", apuntó Jefferson.

Para Jefferson, la pregunta es si tales políticas se justifican.

Artículos anteriores publicados por Jefferson encontraron que la vacuna contra la gripe es sólo ligeramente efectiva en la población para quien es supuestamente más crítica, las personas mayores. También concluyó que no hay ciencia sólida para respaldar las nuevas políticas estadounidenses y canadienses de vacunar a los niños menores de 2 años.

Para su estudio más reciente, Jefferson observó todas las reseñas sistemáticas del mundo que pudo encontrar sobre los efectos de las vacunas inactivas. En otras palabras, se concentró en los artículos publicados que no generaban nuevos datos sino que analizaban estudios existentes.

"Estas son reseñas de estudios, no estudios particulares", explicó. "Las reseñas sistemáticas son el estándar de excelencia para evaluar la efectividad".

En general, concluyó Jefferson, las vacunas contra la influenza tienen poco o ningún efecto sobre muchos objetivos de la campaña contra la influenza, como la permanencia en el hospital, las licencias en el trabajo o la muerte por influenza y sus complicaciones.

"Evalué la evidencia descrita por las reseñas sistemáticas y la confronté con las políticas, y encontré que hay una brecha enorme", aseguró Jefferson. "Casi ninguno de los beneficios que estos documentos sobre políticas mencionan son en realidad conferidos por las vacunas inactivas o, si lo son, son conferidos en menor medida".

¿Por qué? No está seguro.

Podría haber confusión entre la influenza y enfermedades respiratorias parecidas a ella o sistemas inadecuados de vigilancia.

"En la mayoría de sistemas de vigilancia, se tiene una epidemia de casi todo el año que, de hecho, no es influenza", declaró Jefferson. "Es causada por otros agentes".

Jefferson también encontró que muchos de los estudios existentes son poco convincentes.

Pero otro experto sanitario no estuvo de acuerdo con los hallazgos de Jefferson.

"La vacuna contra la gripe funciona entre el 70 y 90 por ciento de las veces para prevenir la infección en niños y adultos jóvenes, y entre 40 ó 50 al 70 por ciento en las personas mayores", afirmó el Dr. Peter Gross, experto en influenza y presidente de medicina del Centro médico de la Universidad de Hackensack, de esa ciudad de Nueva Jersey.

Gross se refería a la respuesta inmunológica del cuerpo a la vacuna, es decir, si la vacuna produce suficientes anticuerpos para suministrar protección. "Decir que la vacuna contra la influenza no tiene valor es engañoso", afirmó.

Gross señala que la evidencia está más a favor de las vacunas contra la gripe.

"Mi mensaje es definitivamente ponerse la vacuna si uno es viejo", aconsejó Gross. "Si usted es una persona mayor y siente que está enfermando de algo parecido a la gripe, hable con un médico para considerar un medicamento contra la influenza, porque la vacuna no es 100 por ciento efectiva en este grupo".

Se calcula que el 20 por ciento de los estadounidenses enferma de gripe cada año. Más de 200,000 personas son hospitalizadas por complicaciones de la gripe y hasta 36,000 mueren cada año por la infección, según los U.S. Centers for Disease Control and Prevention.

Más información

Para más información sobre la vacuna contra la gripe, visite los CDC.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Tom Jefferson, M.D., coordinator, Cochrane Vaccines Field, Rome, Italy; Peter Gross, M.D., chairman of medicine, Hackensack University Medical Center, Hackensack, N.J.; Oct. 28, 2006, British Medical Journal
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined