Gripe aviaria desencadena una 'tormenta' en el sistema inmunológico

Según los científicos, el virus H5N1 provoca una reacción inflamatoria masiva y potencialmente mortal

VIERNES 11 de noviembre (HealthDay News/HispaniCare) -- A medida que aumentan las preocupaciones sobre la potencial diseminación del virus de la gripe aviaria a los humanos, los científicos creen haber descubierto una razón de por qué puede ser tan mortal la infección.

Experimentos con células humanas han encontrado que el virus H5N1 puede desencadenar niveles de proteínas inflamatorias llamadas citoquinas y quimioquinas que son 10 veces mayores a los que ocurren durante la gripe común.

El masivo aumento en la actividad de las citoquinas y las quimioquinas puede inflamar las vías respiratorias, haciendo que respirar sea difícil. También contribuye a la inusual gravedad de la gripe aviaria, que puede causar neumonía y molestias respiratorias que amenazan la vida.

Según los datos más recientes de la Organización Mundial de la Salud, se han reportado 125 casos de infección por H5N1 en todo el mundo, incluidas 64 muertes. Todos los casos han ocurrido en el suroriente asiático y se trataba de transmisión de aves a humanos. Sin embargo, los expertos advierten que si el virus muta y se logra transmitir de un humano a otro, podría causar una pandemia global.

En un informe en la edición en línea del 11 de noviembre de Respiratory Research, Michael Chan, de la Universidad de Hong Kong, y sus colaboradores evaluaron los niveles de citoquinas y quimioquinas en el tejido pulmonar humano expuesto al virus H5N1.

Compararon niveles de proteína inducidos por cepas del virus H5N1 con los niveles inducidos por un virus de la gripe humana más común y menos virulento, llamado H1N1.

El equipo de Chan encontró que el H5N1 induce más proteínas proinflamatorias que el H1N1. Después de la infección con H5N1, los niveles de la quimioquina IP-10 en las células epiteliales bronquiales alcanzan 2,200 picogramos por mililitro, en comparación con sólo 200 picogramos por mililitro en las células infectadas por el H1N1. Se encontraron resultados similares en los niveles de otras quimioquinas y citoquinas.

"La reciente reaparición de la enfermedad por H5N1 en los humanos es causa de una renovada preocupación sobre una pandemia y subraya la necesidad de una mejor comprensión de la patogénesis de la enfermedad por H5N1 en humanos", escribieron los autores del estudio. "Tal comprensión llevaría a nuevas estrategias para controlar la enfermedad por H5N1 en humanos y mejoraría nuestro nivel de preparación para confrontar una pandemia de la influenza, ya sea por el H5N1 o por otros subtipos de influenza A".

Un experto afirmó que los hallazgos están en línea con los síntomas vistos hasta ahora en los pacientes infectados con la cepa de la gripe aviaria.

"Estos hallazgos concuerdan con lo que vemos clínicamente", afirmó el Dr. Christian Sandrock, profesor asistente de atención pulmonar crítica y enfermedades infecciosas de la Universidad de California en Davis. "Esto es lo que esperaríamos con este virus".

Cuando el virus H5N1 entra en contacto con las células de la tráquea y los pequeños sacos de aire en los pulmones, aumenta la producción de estas citoquinas, explicó Sandrock. Las citoquinas desencadenan la inflamación, una respuesta normal del cuerpo para ayudar a combatir el virus.

"El problema es que a veces la inflamación es tan grave que hay daños colaterales", apuntó. "Ese daño colateral puede causar suficiente inflamación y daño a los pulmones para impedir la respiración, y entonces se sufre de dificultad respiratoria aguda".

Los hallazgos ofrecen una razón científica para lo que se está viendo clínicamente, señaló Sandrock. "Pero todavía hay mucho que no sabemos", añadió.

"Este estudio confirma trabajos anteriores de que el H5N1 induce una 'tormenta' de citoquinas", afirmó Michael T. Osterholm, director del Centro de Investigación y Políticas de Enfermedades Infecciosas de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Minnesota, en Miniápolis. "Nos ayuda a comprender la patofisiología de la enfermedad".

El aumento citado en la producción de citoquinas es lo que distingue a la gripe aviaria de otras gripes, aseveró Osterholm. "La hiperproducción de citoquinas es muy relevante. Señala que la manera en que las personas experimentan en realidad la enfermedad grave con este virus es diferente de lo que vemos con otros virus de influenza".

"Esto es básicamente una tormenta de citoquinas inducida por este virus específico, lo que entonces lleva al síndrome de dificultad respiratorio", afirmó Osterholm. "Esto también explica por qué se tiende a ver una preponderancia de enfermedad grave en los que tienden a ser más saludables, porque la capacidad para aumentar la producción de citoquinas es en realidad más alta en los que no tienen sistemas inmunes comprometidos. Es mucho más probable en las personas que por lo demás están saludables".

Más información

Para más información sobre la gripe aviaria, visite los U.S. Centers for Disease Control and Prevention.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Michael T. Osterholm, Ph.D., professor, public health, and director, Center for Infectious Disease Research and Policy, University of Minnesota School of Public Health, Minneapolis; Christian Sandrock, M.D., M.P.H., assistant professor, pulmonary critical care and infectious diseases, University of California, Davis; Nov. 11, 2005, Respiratory Research online
Consumer News in Spanish