Acquire the license to the best health content in the world
Contact Us

Hallan que FluMist es seguro en estudio reciente

Dos años después de que la vacuna intranasal fuera introducida en el mercado, una nueva evidencia respalda su uso en personas sanas

MARTES 6 de diciembre (HealthDay News/HispaniCare) -- Dos años después de ser presentada en el mercado, según la evidencia más reciente, la vacuna intranasal FluMist parece ser segura para su eso en personas sanas entre los 5 y los 49 años de edad.

"Es como si confirmara de manera contundente la seguridad general de esta vacuna en grupos de edad para los que se ha usado específicamente", aseguró el Dr. Pascal James Imperato, presidente del departamento de medicina preventiva del Centro Médico Downstate de la Universidad del Estado de Nueva York en esa ciudad. "No me parece que haya cambiado mucho aquí que ya no supiéramos antes, pero sí nos brinda un mayor margen de comodidad".

Los hallazgos aparecen en la edición del 7 de diciembre del Journal of the American Medical Association.

Hasta la temporada de gripe de 2000 y 2003, la única vacuna autorizada en los E.E.U.U. era la vacuna trivalente inyectable, más conocida como la vacuna anual contra la gripe.

En junio de 2003, la U.S. Food and Drug Administration autorizó una vacuna viva trivalente atenuada contra la influenza, que podía administrarse como aerosol nasal a personas sanas entre los 5 y los 49. La vacuna, conocida como FluMist, contiene virus de influenza debilitados. A diferencia de una vacuna contra la gripe, que contiene virus completamente desactivados, FluMist conlleva la posibilidad de que el virus se reproduzca y cause enfermedad, especialmente en quienes no están en óptimo estado de salud.

Teniendo en cuenta la escasez del suministro de vacuna convencional en años reciente, FluMist ha constituido una adición muy bien recibida al arsenal médico contra la influenza, que causa un estimado de 36,000 muertes anuales en los EE.UU.

El año pasado, los EE.UU. experimentaron una escasez grave en el suministro de vacuna contra la gripe por problemas en la planta de fabricación británica de uno de los principales proveedores del país. En lo que va corrido del año, las autoridades predicen un suministro adecuado, aunque regiones específicas han informado acerca de problemas.

Para ayudar a asegurar que las personas más vulnerables, como los ancianos y los enfermos, sean vacunadas, la Dra. Julie Gerberding, directora de los U.S. Centers for Disease Control and Prevention, ha instado a las personas sanas entre los 5 y los 49 a que utilicen la versión nasal de la vacuna.

En las pruebas previas a la autorización de FluMist participaron 20,228 personas, una gran cantidad, pero no la suficiente par detectar efectos secundarios poco comunes.

Desde entonces, unas 2.5 millones de personas han recibido FluMist durante sus dos primeras temporadas, la de 2003 y 2004, y la de 2004 y 2005. Esta gran cantidad de personas le ha permitido a los investigadores observar si se suscitan efectos secundarios adicionales inesperados.

Los autores de este último informe, bajo la dirección del Dr. Hector S. Izurieta de la FDA, observaron el Vaccine Adverse Event Reporting System (sistema de información de eventos adversos de vacunas o VAERS), operado por la FDA y los CDC desde 1990.

Hasta el 16 de agosto, el sistema había recibido y registrado 460 informes de eventos adversos con vacunas de FluMist recibidas entre agosto de 2003 y julio de 2005.

No se informó acerca de ninguna muerte, aunque hubo siete informes de posible anafilaxia (una reacción alérgica grave), dos informes de síndrome de Guillain-Barre (una inflamación temporal de los nervios), un informe de parálisis de Bell (parálisis de los músculos faciales) y ocho informes de exacerbación del asma entre individuos que tenían un historial anterior de la enfermedad. No estuvo claro si todas estas reacciones se debían a la vacuna.

El 16 por ciento de esos informes fueron de individuos para los que la vacuna no estaba indicada. FluMist no se recomienda para pacientes de asma y otras afecciones subyacentes. El VAERS no sirve para evaluar eventos adversos en personas para las que la vacuna no está indicada.

"Deja abierta la cuestión de la seguridad en cuanto a las personas que tienen problemas inmunológicos", confirmó Imperator.

Un segundo estudio publicado en la misma edición de la publicación halló que las tasas de hospitalización por neumonía, una de las principales complicaciones de la influencia, han aumentado significativamente en adultos estadounidenses mayores durante los últimos quince años.

Los autores informaron que la razón parece ser un aumento en afecciones crónicas subyacentes como enfermedad cardiaca, enfermedad pulmonar y diabetes.

"Contar con esta información nos permite entender un poco algunos de los problemas importantes y tener una idea de hacia dónde dirigir nuestros esfuerzos", aseguró la Dra. Alicia Fry, autora del estudio y epidemióloga médica de los CDC. "Ciertamente pensamos que las personas de avanzada edad deberían seguir haciéndose vacunar, pero también consideramos que queda espacio para explorar el desarrollo de vacunas nuevas".

Más información

La más reciente información sobre la vacuna contra la gripe está disponible en los U.S. Centers for Disease Control and Prevention.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Pascal James Imperator, M.D., chairman, department of preventive medicine, State University of New York Downstate Medical Center, New York City; Alicia Fry, M.D., medical epidemiologist, U.S. Centers for Disease Control and Prevention, Atlanta; Dec. 7, 2005, Journal of the American Medical Association
Consumer News in Spanish