See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

La gripe porcina no es tan infecciosa entre los adultos jóvenes como se temió al principio

Pero un estudio de familias muestra que los niños más pequeños eran el doble de propensos a enfermarse

MIÉRCOLES, 30 de diciembre (HealthDay News/DrTango) -- Las personas a partir de los 19 años muestran más inmunidad a la gripe porcina H1N1 de lo que se creía al principio, encuentra un estudio reciente.

Investigadores de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. y del Colegio Imperial de Londres dieron seguimiento a la propagación de la influenza H1N1 en 216 hogares que incluían un total de 816 personas. En cada vivienda, un miembro de la familia había sido diagnosticado con H1N1 durante la primera ola de gripe porcina en la primavera de 2009.

Alrededor de trece por ciento de los demás miembros, o sea uno de cada ocho, contrajo la gripe H1N1. Dicho de otra manera, en el 72 por ciento de las viviendas con una persona que tenía la gripe porcina, ningún familiar la contrajo. En el 21 por ciento de los hogares, una persona contrajo la gripe, mientras que en seis por ciento, más de un familiar la contrajo, encontró el estudio.

Los niños y los adolescentes hasta los 18 años de edad tenían el doble de probabilidades de contraer la gripe, frente a las personas de 19 a 50 años. Los que tenían a partir de 51 años eran todavía menos propensos que los del grupo de mediana edad a contraer la gripe, según el estudio, que aparece en la edición del 31 de diciembre de la revista New England Journal of Medicine.

"Probablemente se deba a que la gente en el grupo de mediana edad tiene poca inmunidad adquirida a partir de una exposición previa a otro virus lo suficientemente similar", apuntó la coautora del estudio Lyn Finelli, directora del Equipo de Respuesta de Epidemiología y Vigilancia al H1N1 de los CDC.

Los investigadores también encontraron que la gripe H1N1 no se propagaba con tanta facilidad dentro de los hogares como los brotes anteriores de gripe pandémica de 1957 y 1968.

"El estudio es significativo porque la opinión prevalente ha sido que el virus H1N1 se transmitía con mucha eficacia, pero según este estudio, al menos a nivel de vivienda, no resultó así", señaló el Dr. Pascal James Imperato, decano y profesor de servicio distinguido de la Facultad de salud pública del Centro médico Downstate de la Universidad Estatal de Nueva York, en Brooklyn, Nueva York.

Otras cepas del virus H1N1 han estado en circulación en EE. UU. durante años, incluso una previa a 1957, lo que explica el motivo de que la gente mayor sea resistente a la infección, apuntó Imperato. Al haber sido expuestos al H1N1, desarrollaron anticuerpos al virus que les protegían de infecciones posteriores.

El H1N1 también reapareció a finales de los 70, causando enfermedad significativa de 1978 hasta mediados de los 80, dijo Imperato.

Aún así, los expertos subrayaron que el nuevo informe no debe ser un motivo para tomarse la gripe porcina con menos seriedad.

Los niños siguen siendo afectados de forma inusualmente dura por la gripe. Hasta mediados de noviembre, los CDC calculan que 1,090 niños de EE. UU. habían muerto por la H1N1, tres a cuatro veces más que durante una temporada de gripe típica, advirtió Finelli.

"Los niños están en un riesgo muy alto de hospitalización, son muy vulnerables a esta gripe y deben ser vacunados", planteó Finelli. "Continuamos teniendo muertes todos los días por su causa, aunque gran parte de la enfermedad se ha aplacado".

El Dr. Marc Siegel, profesor asociado de medicina del Centro médico Langone de la NYU, también recomienda que la gente de todas las edades se vacune.

"Cuando los niños mueren, uno presta atención", dijo Siegel. "Vale mucho la pena vacunarse contra el H1N1. Sigue siendo algo que se debe tomar en serio, y aún no termina".

Siegel señaló una debilidad del estudio, que la gripe no fue confirmada por pruebas de sangre, sino diagnosticada mediante los síntomas. Eso significa que otros moradores del hogar podrían haber resultado infectados sin mostrar síntomas.

"Este estudio sólo observa a los que se enfermaron, pero deja de lado la infección subclínica", anotó Siegel. "Lo que pudieron encontrar es que se trata de un virus leve, en lugar de la facilidad con que se propaga".

Los estadounidenses deben continuar practicando el lavado frecuente de manos con agua jabonosa tibia o un gel de manos con base de alcohol si no hay jabón y agua disponibles; evitar tocarse los ojos, nariz y boca; evitar el contacto cercano con los familiares enfermos a menos que cuiden de ellos; cubrirse la nariz y la boca con un pañuelo desechable si se tose o estornuda; y si están enfermos, permanecer en casa, aconsejó Finelli.

El estudio también encontró que, en contraste con la creencia popular, los niños no eran más propensos a propagar la gripe a otros miembros de la familia que las personas de otros grupos de edad.

La mayoría de transmisiones de la gripe entre familiares ocurrió poco antes o después de que el primer paciente mostrara síntomas de infección, apuntó el autor del estudio Simon Cauchemez, del Colegio Imperial de Londres. El tiempo promedio entre el momento en que la primera persona del hogar mostrara los síntomas de la gripe y que otra persona tuviera síntomas fue de 2.6 días.

En un estudio relacionado en la misma edición de la revista, investigadores de la Johns Hopkins reportaron un brote de gripe H1N1 en una escuela secundaria de la ciudad de Nueva York. Los científicos encontraron que aunque la infección se propagó con rapidez y ampliamente, en la mayoría de casos no causó enfermedad grave.

Más información

Para saber más acerca de la gripe porcina, visite el Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por DrTango
FUENTES: Lyn Finelli, Dr.P.H., lead, Epidemiology and Surveillance H1N1 Response Team, U.S. Centers for Disease Control and Prevention, Atlanta; Simon Cauchemez, Ph.D., Imperial College London; Pascal James Imperato, M.D., dean and distinguished service professor, School of Public Health, State University of New York Downstate Medical Center, Brooklyn, N.Y.; Marc Siegel, M.D., associate professor, medicine, NYU Langone Medical Center, New York City; Dec. 31, 2009, New England Journal of Medicine
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined