See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

No existe evidencia de que la vacuna contra la gripe sea efectiva en niños pequeños

Se requiere de más ciencia en la práctica de vacunación de aquéllos menores de dos años, según un informe

JUEVES, 24 de febrero (HealthDay News/HispaniCare) -- Un informe reciente declara que no se cuenta con la ciencia apropiada para respaldar las nuevas políticas estadounidenses y canadienses de vacunar a los niños menores de dos años contra la gripe.

Sin embargo, los investigadores recalcaron que esto no significa que la vacuna sea inefectiva en niños menores; simplemente implica que requiere estudiarse con más detalle.

"En niños menores de dos años de edad, no pudimos detectar evidencia de que la vacuna funciona, pero eso no quiere decir que la vacuna sea inefectiva", indicó el Dr. Tom Jefferson, autor principal del estudio que aparece en la edición de esa semana de The Lancet. "La información no es suficiente para llegar a una conclusión", sostuvo Jefferson que trabaja para Cochrane Vaccines Field, en Roma, Italia. "Requerimos de más investigación".

Los investigadores tampoco encontraron evidencia convincente alguna de que las vacunas tengan un efecto sobre los índices de mortandad, admisiones al hospital, complicaciones serias y contagio de la enfermedad. De nuevo, esto no implica que las vacunas sean inefectivas, sino sólo que no existe investigación para demostrar que funcionan.

Pero antes de hacer de la inmunización en niños muy pequeños una política de salud pública, Jefferson y sus colegas consideran que necesitan llevarse a cabo estudios a gran escala.

Como señalaron los autores del estudio, tanto los Estados Unidos como Canadá ya han comenzado a vacunar a niños menores de 2 años contra la gripe. Los infantes de 6 a 23 meses de edad fueron incluidos en las recomendaciones que tuvieron comienzo en la temporada de gripe de 2004-05. Históricamente, las labores de inmunización se enfocan en personas de 65 años o mayores.

Estadísticas federales de EE.UU. publicadas previamente este mes revelaron que el 57.3 por ciento de los niños entre 6 y 23 meses de edad fueron vacunados entre septiembre y diciembre de 2004. Durante este tiempo, la Dra. Julie Gerberding, directora de los U.S. Centers for Disease Control and Prevention, catalogaron los resultados de "estupendos", especialmente debido a una encuesta en 2002 que mostró que sólo el 7.7 por ciento de los niños en este grupo de edad fueron inmunizados.

La revisión actual analizó la información disponible sobre la eficacia y efectividad de la vacuna de la gripe en niños de 16 años y menores.

La eficacia implicó cualquier reducción en los casos confirmados en laboratorio de gripe (niños que en efecto resultaron infectados), mientras que la efectividad se refiere a la reducción de casos sintomáticos los cuales se miden por las reducciones en mortalidades, hospitalizaciones, ausentismo escolar y contagios entre otros indicadores.

Este análisis fue parte de una revisión mayor, que será publicada durante el verano.

Los autores identificaron 25 estudios comparativos que evaluaron la eficacia y/o efectividad de las vacunas contra la gripe en niños de 16 años o menores. Se enfocaron específicamente en la gripe y en la gripe como enfermedad, hospitalizaciones, ausentismo escolar, complicaciones y contagios secundarios.

En general, las vacunas con los virus activos tuvieron un 79 por ciento de eficacia y 38 por ciento de efectividad en niños mayores de 2 años, en comparación con la ausencia de inmunización o un placebo.

Las vacunas inactivadas tuvieron una eficiencia del 65 por ciento solamente, y en niños menores de dos años, fueron similares en su efecto al placebo. Tuvieron una efectividad de alrededor del 28 por ciento en niños mayores de dos años.

Las vacunas resultaron ser efectivas en reducir el ausentismo escolar prolongado, pero de otra forma tuvieron poco efecto sobre la estancia en el hospital y otras medidas al ser comparadas con un placebo o con la ausencia de intervención. No obstante, esta información se basó en un número de estudios menores.

La información sobre las hospitalizaciones a su vez fue poco convincente. "Un estudio italiano de menor envergadura analizó la duración de las hospitalizaciones y no encontró diferencia, pero el número de niños fue muy pequeño, por lo que sería un error concluir que no funciona", explicó Jefferson. "Simplemente no lo sabemos".

El problema con determinar la efectividad, comentó el Dr. Keith Powell, miembro del comité de enfermedades infecciosas de la American Academy of Pediatrics, es que los niños pueden ser hospitalizados o faltar a la escuela por cualquier número de infecciones respiratorias. "El niño promedio tiene ocho infecciones respiratorias al año", indicó. "Sólo una de ellas tiene que ver con la gripe".

"A menos que hagamos algo para diagnosticar y distinguir entre ambas, no es posible saber si sólo se analizaron índices clínicos por edad para enfermedades respiratorias", añadió.

Mientras Jefferson hizo un llamado para más investigación, Powell opinó que considera que sigue siendo buena idea vacunar a los niños de 6 a 23 meses.

Más información

Los U.S. Centers for Disease Control and Prevention tienen más información sobre la gripe infantil.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Tom Jefferson, M.D., coordinator, Cochrane Vaccines Field, Rome; Keith Powell, M.D. chairman, pediatrics, Akron Children's Hospital, Akron, Ohio, and member, infectious diseases committee, American Academy of Pediatrics; Feb. 26, 2005, Lancet
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined