La vacuna contra la hepatitis A es lo mejor para tratar el virus

Los CDC la recomiendan ahora en lugar de la inyección tradicional de inmunoglobulina

JUEVES 18 de octubre (HealthDay News/Dr. Tango) -- Un estudio reciente halló que tratar la hepatitis A con la vacuna para esta enfermedad hepática es tan efectivo como tratarla con la inyección más tradicional de inmunoglobulina.

A partir de estos resultados, el Comité asesor sobre prácticas de inmunización de los U.S. Centers for Diseases Control and Prevention recomienda ahora la vacuna como el tratamiento preferido contra el virus de la hepatitis A, según un informe en la edición del 19 de octubre de Morbidity and Mortality Weekly Report de los CDC.

"El hallazgo principal del estudio es que la vacuna contra la hepatitis A parece funcionar igualmente bien que la de inmunoglobulina luego de la exposición al virus", aseguró John C. Victor, investigador líder, del Program for Appropriate Technology in Health de Seattle.

Para que la vacuna sea efectiva como tratamiento, al igual que con la inmunoglobulina, se debe administrar dentro de las dos semanas siguientes a la exposición a la hepatitis A. "Si se hace después, es demasiado tarde", aseguró Victor.

La vacuna parece funcionar porque la hepatitis A tiene un periodo de incubación de 28 días, así que la vacuna tiene tiempo suficiente para generar inmunidad antes de que el virus se afiance, aseguró Victor.

En el estudio, el equipo de Victor asignó aleatoriamente a 1,090 personas de Almaty, Kazajstán, que habían estado expuestas a la Hepatitis A a recibir una dosis de vacuna contra la hepatitis A o inmunoglobulina. Los participantes del estudio tenían entre dos y cuarenta años, según el informe sobre el estudio en una edición preliminar del 18 de octubre del New England Journal of Medicine.

Los investigadores hallaron que todas las personas del ensayo, 25 de las cuales recibieron una vacuna y 17 que recibieron inmunoglobulina posteriormente, mostraron síntomas de hepatitis A. El grupo de Victor concluyó que el tratamiento con la vacuna es tan eficaz como la inmunoglobulina.

La ventaja de la vacuna es que es fácil de conseguir y tiene menos efectos secundarios que la inmunoglobulina, aseguró Victor. "Cualquiera que haya recibido inmunoglobulina dirá que no siempre es una inyección divertida. Es como recibir una inyección de miel y tiende a causar una reacción local significativa y dolor en el lugar de la inyección", dijo.

La inmunoglobulina también ofrece apenas seis meses de protección, mientras que la vacuna, en particular si uno recibe la segunda dosis, protege para toda la vida, aseguró Victor. "Para asegurar protección a largo plazo, hace falta el refuerzo", aseguró.

Debido a estos factores, los CDC están recomendando la vacuna contra la hepatitis A para combatir la infección de las personas entre los doce meses y los cuarenta años que han sido expuestas al virus. Los CDC también recomiendan que las personas que viajen a lugares en los que la hepatitis A es endémica reciban una dosis de la vacuna. Esta única inyección debería proteger a la mayoría de las personas sanas, según aseguró la agencia.

La hepatitis A infecta el hígado y se contagia por contacto personal cercano, aseguró Victor, como contactos caseros, en particular con niños pequeños, contacto sexual y compartir agujas entre drogadictos. También puede ser contagiada por manipuladores de alimentos que tienen malos hábitos higiénicos. "Este virus es de contagio oral por materia fecal", dijo.

Entre los síntomas, generalmente más prevalentes en los adultos que en los niños, se encuentran ictericia, fatiga, dolor abdominal, pérdida del apetito, náuseas, diarrea y fiebre. No hay infección a largo plazo, en cuanto uno ha tenido hepatitis A, no se puede adquirir de nuevo. Cerca del 15 por ciento de las personas infectadas por el virus tendrán síntomas prolongados o recurrentes en un periodo de seis a nueve meses, según los CDC.

Los niños pequeños han sido vacunados contra la hepatitis A desde 1995, aseguró Victor. Debido a esto, la incidencia de la enfermedad se ha reducido dramáticamente. "Ahora hay menos de 5,000 casos al año en los EE..UU., en donde estábamos habituados a decenas de miles", dijo.

La Dra. Carol J. Baker, infectóloga del Colegio de medicina Baylor, escribió un editorial acompañante en la revista. Considera que la recomendación de vacunación vale la pena porque la vacuna es una mejor opción que la inmunoglobulina.

"Este es otro éxito para la vacuna contra la hepatitis A", aseguró Baker. "Ahora sabemos que la vacuna protege igual de bien luego de la exposición al virus que la inmunoglobulina".

Baker considera que esto es importante porque sólo hay un fabricante de inmunoglobulina en los EE.UU. "Si algo sucede, no hay manera de tratar a las personas expuestas al virus", dijo.

Además, el costo de la vacuna es similar al de la inmunoglobulina, aseguró Baker, y agregó que con dos dosis de la vacuna, la protección dura toda la vida.

Más información

Para más información sobre la hepatitis A, visite los U.S. Centers for Disease Control and Prevention.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango
FUENTES: John C. Victor, Ph.D., M.P.H., Program for Appropriate Technology in Health, Seattle; Carol J. Baker, M.D., Baylor College of Medicine, Houston; Oct. 19, 2007, Morbidity and Mortality Weekly Report; Oct. 18, 2007, New England Journal of Medicine
Consumer News in Spanish