Acquire the license to the best health content in the world
Contact Us

Medicamento contra hepatitis combate el ántrax

Estudio de laboratorio luce prometedor

Lunes, 16 de Febrero (HealthDayNews) -- No sólo Wei-Jen Tang ha demostrado que una droga para la hepatitis bloquea la acción de la bacteria del ántrax en el laboratorio, agradece a los medios hacer posible el descubrimiento.

En enero de 2002, Tang, un profesor asociado del Instituto para la Investigación del Cáncer Ben May de la Universidad de Chicago, publicado en un documento que describe la estructura de factor edema, una de las tres principales toxinas secretadas por la bacteria del ántrax. Su informe también demuestra cómo trabajó.

Al poco tiempo un investigador de la compañía farmacéutica quien había leído de las proezas de Tang en el periódico lo contactó para probar adefovir dipivoxil (su nombre comercial es Hepsera) para el ántrax. Adefovir se había aprobado en el 2002 para tratar la infección crónica del virus de hepatitis B y el científico pensó que podría funcionar en el sistema que Tang había descrito en su investigación.

"Así fue como comenzaron las cosas", sostuvo Tang, cuyos hallazgos aparecen en la edición de esta semana de Proceedings of the National Academy of Sciences. "Fue un gran avance a nuestros estudios porque usualmente toma dos o tres años recibir una indicación [de la droga] y luego se tiene que aprobar".

Aún así, esta investigación está en pañales. "Esto es una demostración en el principio de que esta droga podría funcionar en el ántrax. Creo que hay un largo trecho por recorrer para demostrar que tiene utilidad clínica", sostuvo el doctor Adrian Di Bisceglie, un profesor de medicina interna en la Universidad de St. Louis y un experto en el tratamiento de hepatitis B.

Antrax comenzó a aparecer en los correos y apartados postales en otoño de 2001, matando a casi la mitad de aquellos que aspiraban las mortales esporas. Muchos supervivientes tienen problemas de salud persistentes tales como fatiga, falta de respiración y pérdida de memoria, reportaron los autores.

La única defensa que tienen los doctores contra el ántrax son los antibióticos, pero estos trabajan sólo en sus etapas tempranas de infección. Los científicos han estado deseosos de encontrar más tratamientos eficaces.

Además del factor edema, la bacteria del ántrax secreta otras dos toxinas principales, el factor letal y el antígeno protector (ésta última toxina actúa como escolta, ayuda a que otras toxinas entren a las células).

El factor edema interfiere con la respuesta inmunitaria del huésped en las primeras etapas de infección. Esto ofrece la bacteria una probabilidad para multiplicarse, esparcirse y producir toxinas más mortales. Más tarde en la infección, este mismo factor edema causa daño de tejido masivo.

En probetas, adefovir bloqueó la acción del factor edema.

Investigación adicional reveló exactamente cómo la droga funcionaba: Adefovir se une a la superficie del factor edema y evita que imite una enzima llamada adenilis ciclasa, que ayuda a regular la comunicación entre células.

"Las células de cultivo de tejido, adefovir también previno que el factor edema de interferir con las comunicaciones normales entre los glóbulos que son esenciales para que nos defendamos de patógenos bacterianos", explicó Tang. "Consecuentemente, adefovir permitirá nuestro cuerpo acumular defensas más eficaces y directas contra la bacteria del ántrax. Adefovir pudo también bloquear los daños de órganos vitales causados por el factor edema o la combinación del factor edema y el factor letal".

La droga se enlaza 10,000 veces mejor que la enzima natural. No sólo esto la hace eficaz, también indica que podría ofrecerse en cantidades tan pequeñas que habría pocos, si algunos, efectos secundarios.

"Estábamos sorprendidos de cuán bien trabaja", expresó Tang. "Estábamos placenteramente complacidos de encontrar que tiene una afinidad 10,000 veces mayor. Esto me impacto".

Debido a que la droga ya se ha aprobado, puede ir inmediatamente a pruebas animales. Nunca se probará en humanos por razones éticas.

"El problema con el ántrax es que no se puede hacer ninguna prueba clínica por adelantado porque hay muy pocas personas, y cuando las hay, es una emergencia, afirmó Di Bisceglie. Los estudios en animales contestarán algunas preguntas pero no todas".

¿Funcionará en humanos? "Es difícil decirlo", manifestó Tang. "Existe una probabilidad remota de que funcione basados en nuestro conocimiento, pero esto no significa que lo hará. Habiendo dicho esto, esperaré hasta tener otros datos".

Adefovir podría también tener aplicaciones más allá del ántrax, específicamente en Bordetella pertussis, que causa tos ferina, Yersinia pestis, que causa la peste, y Pseudomonas aeruginosa, que causa muchas infecciones adquiridas en hospitales.

"Potencialmente esto puede usarse en estos ambientes", sostuvo Tang. "Entendemos mucho menos y por lo tanto la aplicación podría estar muy lejos".

Aunque estos tres patógenos se consideran potenciales agentes bioterroristas, de acuerdo con el estudio, Tang señaló el hecho de que la tos ferina ha sido erradicada hace tiempo y la peste es sumamente escasa. "Lo único que puede tener una implicación clínica es las infecciones adquiridas en hospitales, y todavía tenemos que encontrar cuán eficaz es esto incluso en un ambiente de tejido de cultivo", aseveró.

Más información

Para más sobre el ántrax, visita Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos o la Universidad de Wisconsin.

Fuentes: Wei-Jen Tang, Ph.D., profesor asociado, Instituto para Investigación del Cáncer Ben May, Universidad de Chicago; Adrian Di Bisceglie, M.D., profesor, medicina interna, Universidad de St. Louis; 16-20 de febrero de 2004, Proceedings of the National Academy of Sciences
Consumer News in Spanish