Anfitrión infectado no es clave en la diseminación del virus del Nilo Occidental

Un estudio sugiere que los mosquitos que se alimentan de manera adyacente pueden infectarse mutuamente

MARTES 8 de junio (HealthDay News/HispaniCare) -- En un estudio que ha sorprendido a sus autores tanto como a todo el mundo, científicos han descubierto que el virus del Nilo Occidental puede transmitirse casi instantáneamente entre mosquitos que se alimentan el uno al lado del otro en un animal, aún si el animal no está infectado.

Eso podría explicar porqué el virus del Nilo Occidental viajó tan rápidamente a través de América del Norte, apuntaron los investigadores. También podría apoyar la fuerte presencia continua del virus, aunque ninguna de estas dos teorías es segura.

"No pienso que este tipo de transmisión podría suceder en humanos, pero aumenta el número de animales que está potenciando la transmisión", afirmó Stephen Higgs, profesor asociado en el departamento de patología en la Rama Médica de la Universidad de Texas, en Galveston.

"Es una transmisión instantánea. Los mosquitos pueden ser infectados más rápidamente", explicó.

Higgs es el autor principal del artículo, publicado en la edición de esta semana de Proceedings of the National Academy of Sciences.

Si bien aún no está claro si el mismo proceso de transmisión toma lugar fuera del laboratorio de Higgs, "sugiere que puede suceder y no hay razón para pensar que no esté sucediendo", dijeron los investigadores de Texas.

Desde que apareció en América del Norte en 1999, el virus del Nilo Occidental rápidamente cruzó el continente y ahora se encuentra en virtualmente todo estado contiguo. En los años que han pasado, 15,000 humanos han sido infectados con el virus, y más de 650 personas han muerto, según los datos más recientes de los CDC.

Normalmente, el virus del Nilo Occidental se transmite de un mosquito infectado a un ave, y del ave a otros mosquitos. Esto se conoce como transmisión virémica, lo que quiere decir que los mosquitos adquieren la enfermedad de aves que ya tienen altos niveles del virus en su sangre. Usualmente, pasan varios días antes de que un ave logre ese nivel del virus.

La transmisión no virémica ocurre cuando la saliva de un insecto infectado llega a un agente no infectado. Ese proceso se ha observado previamente en las garrapatas y en las moscas negras.

El estudio actual provino de una conversación casual entre Higgs y su antiguo jefe, Ernest Gould, principal autor del artículo. "Estábamos simplemente hablando, 'Apuesto que los mosquitos no podrían hacerlo [la transmisión no virémica]'", recuerda Higgs.

El comentario le dio a Higgs la idea para probar la teoría él mismo.

Los mosquitos infectados se mantuvieron en una caja, y los mosquitos no infectados en una segunda caja adyacente. Ambas cajas tenían tapas de alambre de malla. Entonces, se colocó un ratón anestesiado encima de las tapas para que los mosquitos se pudieran alimentar simultáneamente en el animal.

Aunque el ratón no tuvo tiempo para adquirir el virus en su sangre, los mosquitos no infectados se infectaron en tasas del 2 al 6 por ciento, dentro de una hora.

El experimento se repitió cinco veces, y, cada vez, para sorpresa de los investigadores, dio resultados positivos.

En una instancia, una sola picadura del mosquito donante fue suficiente para infectar dos de 87 mosquitos, una tasa de infección del 2.3 por ciento.

"Cuando los mosquitos infectados se alimentaban, de alguna manera el virus salió de ellos e infectó a los demás mosquitos", explicó Higgs. "Lo que no sabemos, y nos encantaría saber, es cuánto tiempo puede pasar entre picaduras para que los mosquitos puedan aún infectarse".

Hasta este nuevo hallazgo, los científicos habían asumido que las aves (que desarrollan niveles mucho más altos del virus del Nilo Occidental en su sangre) eran los únicos animales que transmitían el virus a los mosquitos no infectados. Pero el descubrimiento de Texas significa que todos los animales vertebrados, incluidos los caballos (que antes se pensaba eran "anfitriones sin salida") podrían en realidad contribuir a la diseminación del Nilo Occidental.

"Siempre hemos pensado que la única manera en que el virus circulaba en la naturaleza era cuando un mosquito lo transmitía a un ave, el ave desarrollaba viremia en unos días, y entonces venían los mosquitos [no infectados] y le picaban", observó Higgs. Pero el nuevo hallazgo quiere decir que los mosquitos "podrían estarse alimentado de toda una variedad de animales, incluidas las mascotas de las personas, zarigüeyas y mapaches. Si esto sucede en estos animales, todos podrían estar contribuyendo al ciclo vital".

Higgs también está interesado en saber si los hallazgos podrían ayudar a los epidemiólogos a encontrar nuevas maneras de controlar y monitorear la enfermedad. ¿Sería posible, por ejemplo, que los caballos vacunados contra el virus pudieran aún transmitir la enfermedad de un mosquito a otro, y así a otros animales?

Mientras tanto, el próximo paso de Higgs es estudiar la distancia anatómica entre los mosquitos infectados y no infectados mientras se alimentan. En otras palabras, si un mosquito infectado se alimenta en el hombro, ¿podría un mosquito no infectado contagiarse del virus en una pierna u oreja? También está buscando potenciales restricciones en cuanto al tiempo. Por ejemplo, si un mosquito infectado se alimenta a las 6 p.m., ¿podrían los mosquitos no infectados que se alimentan a las 10 p.m. contagiarse del virus?

Más información

Para mayor información sobre cómo puede protegerse del virus del Nilo Occidental, visite los CDC.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Stephen Higgs, Ph.D., associate professor, department of pathology, University of Texas Medical Branch, Galveston; Richard Falco, Ph.D., co-director, Vector Ecology Laboratory, Fordham University's Louis Calder Center, Armonk, N.Y.; June 6-11, 2005, Proceedings of the National Academy of Sciences
Consumer News in Spanish