Dos casos nuevos de E. coli llevan el total a 173

Las autoridades de salud comienzan a relajar las restricciones sobre la espinaca, mientras examinan las granjas en 3 condados de California

LUNES 25 de septiembre (HealthDay News/HispaniCare) -- El número de víctimas del brote nacional de E. coli continuó en aumento el domingo, mientras las autoridades de salud de los EE.UU. comenzaron a relajar sus advertencias sobre la espinaca fresca.

Los consumidores podrían volver a comer espinaca fresca de manera segura dentro de los próximos días, anunciaron las autoridades de salud, siempre que las autoridades del sector agrícola ideen la manera de etiquetar los productos que no provienen del Salinas Valley de California, que se sospecha que es el centro del brote bacteriano.

"El público puede sentirse confiado de que la espinaca cultivada en áreas no implicadas puede ser consumida y el sector está trabajando para que la espinaca de esas áreas vuelva a los mercados", aseguró en una conferencia de prensa telefónica el Dr. David Acheson, jefe médico del Centro para seguridad de los alimentos y nutrición aplicada de la U.S. Food and Drug Administration.

"Me parece que ocurrirá rápido", añadió más adelante sobre el proceso, reportó la Associated Press. "No se si serán tres o cuatro días. Eso lo determinará el sector".

Al domingo, 173 personas de 25 estados habían sido infectadas con la cepa O157:H7 de E. coli, 92 habían sido hospitalizadas, 28 habían desarrollado un tipo de insuficiencia renal llamada uremia hemolítica, y una había muerto, según los U.S. Centers for Disease Control and Prevention.

Ciento veinticinco (el 72 por ciento) fueron mujeres, y 15 (9 por ciento) niños menores de 5 años, según la agencia.

Los CDC también apuntaron que las autoridades de salud de Idaho investigaban la muerte de una niña de 2 años que sucedió el miércoles, supuestamente después de haber comido espinaca. Y las autoridades investigan la muerte de una mujer de Maryland de 86 años de edad, quien murió el 13 de septiembre después de infectarse con E coli. Su familia afirmó que había comido espinaca fresca antes de enfermarse, reportó el Herald-Mail de Hagerstown, Maryland.

Luego de un hallazgo en una prueba de laboratorio el miércoles en Nuevo México que confirmó la cepa de E. coli es un paquete de espinaca fresca parcialmente consumido de una víctima, las autoridades han reducido su búsqueda al Salinas Valley, donde se cultiva más de la mitad de la espinaca del país.

Los investigadores están buscando en por lo menos nueve granjas y varias plantas procesadoras en los condados de Monterey, San Benito y Santa Clara.

"Toda la espinaca afectada parece provenir de esa área. Estamos definiendo mejor dónde se cultiva", afirmó el miércoles por la noche Acheson de la FDA.

El jueves, la FDA declaró que otros productos cultivados en la región no tenían que ver con el brote. También declaró que la espinaca procesada, ya fuera congelada o enlatada, no era motivo de sospecha.

Y las autoridades sanitarias comenzaron a discutir qué habría que hacer para levantar el embargo nacional y llevar espinaca fresca a los consumidores.

Mientras tanto, se estaba considerando una mayor regulación del cultivo y procesamiento de la espinaca, aseguraron las autoridades federales.

Los comentarios siguieron críticas al comienzo del día de grupos de consumidores y expertos en agricultura, que citaron lo que aseguraron que era una supervisión poco estricta del sector mismo.

"Es un problema muy grave", aseguró a San Jose Mercury News Jason Halloran, director de la iniciativa de políticas de alimentos de Consumers Union. "Las cosas pasan desapercibidas, no pueden realizar un ataque coordinado a un problema, compartir información ni compartir recursos de manera apropiada".

En el Salinas Valley, el 97 por ciento del agua de irrigación proviene de pozos privados, pero no hay una inspección obligatoria de los mismos y ningún requerimiento de que sean evaluados, informó Mercury News. Además el periódico afirmó que Cal-OSHA es responsable de revisar el saneamiento de los campos, pero con miles de granjas en el estado, conduce menos de 1,200 inspecciones por año.

Y los inspectores estatales y federales por lo general no visitan las granjas a menos que haya un problema, añadió el periódico. El sector sigue reglas voluntarias conocidas como "buenas prácticas de agricultura", que van desde prácticas de riego y fertilización al saneamiento de los trabajadores agrícolas y el control de plagas.

Lo que Acheson llamó la "muestra positiva confirmada" el miércoles que relaciona de manera definitiva la contaminación a la espinaca fresca provino de un paquete de espinaca tierna de Dole con una fecha de vencimiento del 30 de agosto. La fuente de la espinaca fue Natural Selection Foods, el productor de alimentos de California que ha sido el centro de la investigación.

Se convirtió en la primera evidencia sólida en emerger después de casi una semana de advertencias de salud pública sobre los productos de espinaca fresca, retiradas masivas de los más importantes productores de espinaca, e informes detallados por estado sobre el creciente número de personas enfermas.

Acheson apuntó que en noviembre de 2005 hubo un pequeño brote de E. coli en la espinaca del Salinas Valley. "Se debió haber hecho más", añadió. "Estamos aprendiendo de este brote".

En 18 brotes más de E. coli desde 1995, la FDA no ha podido rastrear el brote a una granja específica, apuntó Acheson.

"En este caso, la probabilidad de que detectemos una granja en específico es buena debido al número de casos y por los códigos de UPC en los paquetes", apuntó. Sin embargo, tratar de identificar una causa específica en esa granja es poco probable, agregó.

Más información

Visite los CDC para más actualizaciones sobre el brote de E. coli.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
Consumer News in Spanish