La clamidia podría conllevar menos riesgo de lo que se pensaba

Estudio halla menores índices de complicaciones relacionadas con infecciones

JUEVES 25 de mayo (HealthDay News/HispaniCare) -- El índice de complicaciones graves relacionadas con la clamidia, la enfermedad de transmisión sexual sobre la que se informa con mayor frecuencia, podría ser inferior a lo que se piensa usualmente.

Esa es una buena noticia para las mujeres que han tenido clamidia, pero los expertos aseguran que también significa que los beneficios de los programas de evaluación de la infección tan ampliamente publicitados han sido sobrestimados igualmente.

"Los beneficios de la evaluación que se predicen a partir de modelos matemáticos probablemente han sido exagerados", aseguró la Dra. Nicola Low catedrática principal de epidemiología y salud pública de la Universidad de Berna en Suiza. "Estos beneficios son reducciones en los problemas del tracto reproductor femenino, como enfermedad pélvica inflamatoria, embarazo ectópico e infertilidad, así como contagio reducido de clamidia en la población y dinero ahorrado al evitar estos problemas".

Low es la autora líder de un estudio sobre el hallazgo, que aparece en la edición actual de Sexually Transmitted Infections.

Otros, sin embargo, no resultaron convencidos por los hallazgos.

"Su metodología y lo que hallaron en realidad tiene pocas limitaciones", aseguró la Dra. Rhoda Sperling, profesora asociada de obstetricia y ginecología, así como de enfermedades infecciosas médicas de la Escuela de Medicina Mount Sinai en la ciudad de Nueva York. "No estoy seguro de que contribuya con nada nuevo que ya no sepamos sobre la clamidia".

Lo importante, agregó Sperling, es que el estudio sólo observó complicaciones sobre las que informaron los hospitales, aunque la mayoría de las complicaciones no son diagnosticadas en un hospital.

La infección por chlamydia trachomatis es la causa prevenible más común de enfermedad pélvica inflamatoria (EPI) en mujeres jóvenes. La EPI, a su vez, puede conducir a embarazo ectópico e infertilidad.

Algunas fuentes han afirmado que hasta el 40 por ciento de la clamidia, si no se trata, se convertirá en EPI y que entre el 20 y el 25 por ciento de las mujeres que tienen EPI tendrán embarazos ectópicos o resultarán infértiles. Sin embargo, aún no está claro si estas cifras aplican a todas las mujeres.

Una infección de clamidia se trata muy fácilmente, muchas veces con una sola dosis de antibióticos. También es fácil de detectar, con una simple prueba de muestra de orina, y los resultados usualmente están disponibles en un día.

Los autores de este estudio deseaban calcular la incidencia de complicaciones graves por infección de clamidia genital en las mujeres.

Para lograrlo, se dirigieron a Suiza, que tiene el programa más antiguo de control de la clamidia del mundo y donde se realizan evaluaciones nacionales desde finales de los 80. Específicamente, se enfocaron en unas 44,000 mujeres entre los 15 y los 24 del condado de Uppsala, en donde la evaluación de la clamidia se recomienda para mujeres entre los 15 y los 29 que asisten a clínicas de planificación familiar, que estén embarazadas o que frecuentan clínicas juveniles.

Para cuando cumplen 35, apenas el 5.6 por ciento de las mujeres que tenían infecciones de clamidia habían desarrollado EPI, mientras que el 3.9 por ciento de todas las mujeres la tenían. El índice fue del 4 por ciento para las mujeres que nunca habían recibido resultados negativos en pruebas de clamidia y de 2.9 por ciento para las que nunca habían sido evaluadas.

En general, el 2.3 por ciento de las mujeres tuvo un embarazo ectópico, de las cuales el 2.7 había obtenido resultados positivos en una prueba de clamidia, el 2 por ciento negativos y el 1.9 por ciento nunca había recibido la evaluación.

El cuatro por ciento de todo el grupo y el 6.7 por ciento de las que obtuvieron resultados positivos resultaron infértiles. Para las que obtuvieron resultados negativos, el índice era de 4.7 y 3 por ciento para las que nunca habían sido evaluadas.

Según los autores, para todas estas complicaciones, los índices todavía seguían siendo mucho más bajos de lo esperado.

Esta noticia es particularmente buena a la luz de los resultados de un estudio que halló que la gran mayoría de las jóvenes estadounidenses sexualmente activas inscritas en planes de salud estaban ignorando las recomendaciones de hacerse evaluaciones de rutina para la clamidia.

Sin embargo, la recomendación para las mujeres que tienen clamidia no ha cambiado.

"Cualquier mujer a la que se le diagnostique clamidia, bien sea por medio de una evaluación o por una prueba realizada para investigar los síntomas, debería tomar un curso apropiado de antibióticos y debería asegurarse de que cualquier persona con la que tenga relaciones sexuales en los seis meses anteriores también reciba antibióticos", recordó Low. "Para evitar contagiarse de nuevo, no debería tener relaciones sexuales hasta que tanto ella como su pareja hayan terminado con los antibióticos".

Más información

Los datos básicos de detección y tratamiento de la clamidia se pueden encontrar en los U.S. Centers for Disease Control and Prevention.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Nicola Low, M.D., senior lecturer, epidemiology and public health, department of social and preventive medicine, University of Bern, Switzerland; Rhoda Sperling, M.D., associate professor, obstetrics and gynecology and medical infectious diseases, Mount Sinai School of Medicine, New York City; June 2006 Sexually Transmitted Infections
Consumer News in Spanish