Las muertes por las guerras en todo el mundo se han subestimado

Un análisis reciente sugiere que han muerto tres veces más de lo pensado en 50 años de conflicto

MARTES 19 de junio (HealthDay News/Dr. Tango) -- Las guerras alrededor del mundo han causado la muerte a tres veces más personas durante el medio siglo anterior de lo que antes se había estimado, sugiere un estudio reciente.

El hallazgo respalda la idea de que el conflicto armado es un "problema de salud público" cuya inestabilidad lleva no solo a muertes violentas, sino también a muertes indirectas por enfermedades infecciosas y otras causas, añaden los expertos.

"La guerra mata a más gente de lo que pensábamos", afirmó el líder de la investigación Ziad Obermeyer, científico de investigación del Hospital Brigham y de mujeres de Boston. "Y eso tiene que ser tomado en cuenta al revisar la historia, y es importante que la gente y los legisladores lo tengan en cuenta cuando evalúen las consecuencias de la guerra. Es importante que haya una conciencia de cuánta gente muere en realidad".

En el estudio, el grupo de Obermeyer comparó datos sobre las muertes por las guerras de testigos oculares y los medios de comunicación de trece países durante los últimos 50 años con los datos de tiempos de paz de las Encuestas mundiales de salud de las Naciones Unidas, que fueron recolectados después del final de las guerras.

Este método evita los problemas de recolectar datos durante el combate activo y también reduce la duplicación en el conteo de muertes o la exageración de las cifras, apuntó Obermeyer.

Los investigadores estimaron que entre 1955 y 2002 5.4 millones de personas murieron como resultado de las guerras de trece países. Estas muertes van desde 7,000 en la República Democrática del Congo a 3.8 millones en Vietnam.

Según Obermeyer, los estimados fueron tres veces mayores que los de informes anteriores. Los datos de este nuevo estudio también sugieren que 378,000 personas murieron al año en todo el mundo por las guerras entre 1985 y 1994, en comparación con 137,000 estimados en ese momento.

Las mayores diferencias se observaron en Bangladesh, donde 269,000 personas murieron durante la lucha independentista de ese país, frente a estimados anteriores de 58,000, según muestra el informe. En Zimbabue, los investigadores estiman que 130,000 personas han muerto en épocas de conflicto, frente a estimados anteriores de 28,000.

Los hallazgos aparecen en la edición en línea del 20 de junio de la revista British Medical Journal.

Según los autores, los métodos actuales de recolección de datos sobre los muertos durante las guerras están plagados por sesgos que producen inexactitudes y subestiman el número de personas que han muerto en realidad. Esto puede llevar a estimados de mortalidad ampliamente divergentes. Por ejemplo, en Irak, un informe publicado en la revista médica The Lancet en 2006 estimó que 650,000 iraquíes habían resultado muertos para esa fecha desde el inicio de la guerra, una afirmación que la Casa Blanca disputó, pues sus propios estimados del número de muertes era de 30,000.

En su estudio, el equipo de Obermeyer utilizó varias fuentes para intentar estimar de manera más precisa el número de muertes militares y civiles por las guerras recientes. Sus estimados no incluyen a la gente que murió durante la guerra por hambre, enfermedad u otras afecciones causadas indirectamente por la guerra.

"Hay una idea en el pensamiento político de que el número de muertes por la guerra se ha estado reduciendo en años recientes", señaló Obermeyer. "Esto se atribuye a muchas cosas distintas, entre ellas innovaciones tecnológicas como las bombas 'inteligentes' y distintas prioridades estratégicas. Esta idea parece ser respaldada por informes en los medios de comunicación. Pero estamos hallando que estos informes no reflejan la realidad".

Obermeyer añadió que los informes de los medios de comunicación contemporáneos sobre las muertes no son confiables. "El motivo de que debamos mostrarnos escépticos ante los informes de los medios es que éstos son sometidos a presiones políticas y no siempre pueden ser verificados", advirtió. "Estas cifras pueden subir o bajar, dependiendo de qué tipo de presión política se está ejerciendo".

Richard Garfield, profesor de enfermería clínica internacional de la Universidad de Columbia en la ciudad de Nueva York y autor de un editorial acompañante en la revista, dijo que incluso este método subestima el número de personas muertas en las guerras.

"Aunque los datos sobre las muertes en las guerras no son muy buenos, son mucho mejores... en los países pobres en desarrollo, donde suceden casi todas las guerras actualmente, que hace diez o veinte años", apuntó Garfield.

Sin embargo, no se contabilizan todas las muertes debidas a la guerra, dijo Garfield, pues incluso en equipo de Obermeyer descartó las muertes más indirectas por hambre, enfermedades infecciosas y de otra naturaleza, y formas de lesión no relacionadas directamente con el combate armado.

"Estamos contando más de las muertes violentas, pero solo abordamos irregularmente las muertes indirectas, que podrían ser muchas más que las muertes de combatientes", añadió.

Más información

La Iraq Coalition Casualty Count ofrece en su sitio web su estimado de las vidas perdidas en el conflicto actual en Irak.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango
FUENTES: Ziad Obermeyer, M.Phil., research scientist, Brigham & Women's Hospital, Boston; Richard Garfield, Dr.PH., professor of clinical international nursing, Columbia University, New York City; June 20, 2008, online edition, British Medical Journal
Consumer News in Spanish