Niños con anemia no reciben medicinas

Quedan vulnerables a infecciones mortales

(HealthDay es el nuevo nombre de HealthScoutNews)

Martes, 26 de agosto (HealthDayNews) -- Muchos niños pequeños con anemia drepanocítica no están recibiendo los antibióticos que necesitan para evitar infecciones potencialmente mortales.

Esa es la conclusión de un nuevo estudio que aparece en la edición del 27 de agosto de la Journal of the American Medical Association.

Personas con anemia drepanocítica (o anemia de células falciformes) tienen una anormalidad que causa que la hemoglobina, la proteína que porta el oxígeno, provoque deformación y luego coagule los vasos sanguíneos y obstruya el flujo sanguíneo. Los niños con la enfermedad tiene un riesgo mucho más alto de contraer Streptococcus pneumoniae, una infección que causa neumonía y meningitis, y conduce a sepsis, o infección en la sangre.

La enfermedad de células drepanocíticas es hereditaria y, en Estados Unidos, principalmente ataca a personas de ascendencia africana, aunque también puede afectar a los de origen Indio Oriental, Medio Oriente y Mediterráneo.

Un estudio sin precedente realizado en 1986 mostró que penicilina diaria redujo el riesgo de infección en 84 por ciento. Desde ese entonces, la Academia Americana de Pediatría ha recomendado que los niños con células drepanocíticas reciban dosis diarias de penicilina hasta la edad de cinco años por lo menos.

Pero los autores del nuevo estudio encontraron que entre las poblaciones de Medicaid los niños eran los únicos que estaban recibiendo los antibióticos para un promedio de 41 por ciento del año.

Los autores evaluaron 261 niños con células drepanocíticas en los estados de Washington y Tennesse. Más del 10 por ciento de los niños no recibieron penicilina en lo absoluto. En promedio, los niños recibieron suficiente penicilina para cubrir 148.4 días. Durante el año, 64 por ciento de los niños estuvo hospitalizado al menos una vez. Debido a que este estudio sólo examinó a recipientes de Medicaid, no está claro cuántas personas con seguro privado está recibiendo el tratamiento.

Tampoco está claro dónde está ocurriendo la falla de no recibir las drogas.

"Existen varias posibilidades", el autor del estudio doctor Colin M. Sox, un estudioso clínico de Robert Wood Johnson en la Universidad de Washington en Seattle. "Ni los doctores escribieron las recetas ni los pacientes entregaban a las farmacias las recetas escritas para ellos. Podría ser un poco de ambas cosas".

Tampoco está claro por qué esto está pasado.

"Es posible que algunos médicos piensen que esta medicina [la penicilina] ya no es necesaria", indicó Sox. Una nueva vacuna contra la bacteria pneumococcus -- Prevnar -- se tornó disponible recientemente. Algunos doctores pueden pensar que la penicilina ya no es necesaria si se ha vacunado a un niño, pero esto es sólo una presunción, expuso Sox.

El doctor Stuart Toledano, director de oncología/hematología pediátrica en la Escuela de Medicina de la Universidad de Miami, considera que es muy probable que el problema provenga de los padres. "Apostaría que 99 de cada 100 hematólogos son conscientes de esto", indicó Toledano, que es un consultor de Children's Medical Services en Florida y está involucrado con todos los programas de células drepanocíticas en ese estado.

Si un bebé luce saludable, algunos padres están renuentes a administrar medicamentos. Además, los doctores prefieren que la penicilina sea suministrada en forma de píldora ya que las píldoras tienen un tiempo de vida más prolongado que la forma líquida y no hay que refrigerarla. Pero convencer a una madre de triturar una píldora en lugar de suministrar líquido en una cuchara puede ser un problema, indicó Toledano.

También está el asunto de la conveniencia. El Medicaid (y otros programas de seguros) sólo ofrecerán 30 días de medicación una vez. Esto significa que una madre, posiblemente con otros niños y un trabajo, tiene que hacer interminables viajes a la farmacia para rellenar la prescripción.

Sox sugiere que el reabastecimiento automático o recetas por pedido de correo electrónico podía ayudar a reducir la carga en padres, como lo sería tener un miembro del personal médico dedicado a dar seguimiento a este asunto.

"Esto es potencialmente un asunto de salud pública si se considera la mortandad temprana de bebés con células drepanocíticas", sostuvo Toledano. "Vemos de uno a dos niños al año con células drepanocíticas quienes mueren de sepsis".

Más información

Para más sobre anemia drepanocítica, visita la Universidad de Harvard o la Asociación de Enfermedades de Células Drepanociticas de América.

Fuente: Colin M. Sox, M.D., estudioso clínico de Robert Wood Johnson, Universidad de Washington, Seattle; Stuart Toledano, M.D., director, oncología-hematología pediátrica, Escuela de Medicina de la Universidad de Miami, y consultor, Children's Medical Services, estado de Florida; 27 de agosto de 2003, Journal of the American Medical Association
Consumer News in Spanish