See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Revelado el genoma de la bacteria de fiebre reumática

Aumenta la esperanza para mejores diagnósticos, terapias y vacunas

Martes, 26 de marzo (HealthDayNews) -- La secuencia del genoma de la bacteria que ocasiona la fiebre reumática aguda es dar a los investigadores su primer vistazo a los secretos de la bacteria secretos que podría en última instancia conducir a una vacuna contra la condición potencialmente mortal.

Los expertos indicaron el mapa completo del serotipo M18 del Streptococcus Grupo A (GAS, por sus siglas en inglés), publicado en la edición de hoy de la "Proceedings of the National Academy of Sciences", ofrece a los investigadores su primera oportunidad para entender completamente por qué se desarrolla la fiebre reumática en ciertos casos de infecciones de GAS y no otros.

Investigador titular doctor James Musser, el jefe de Patogénesis Bacterial Humana en el Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas en Hamilton, Mont., indicó que aunque la fiebre reumática aguda (ARF, por sus siglas en inglés) es la principal causa para prevenir la enfermedad cardiaca infantil a nivel mundial, aún no está claro cómo ocurre la enfermedad. A la vez, sostuvo, una vacuna y terapias se necesitan con urgencia. Su equipo ha estado trabajando en este campo durante la última década.

Aunque millones de personas contraen inflamación séptica de la garganta, sólo aproximadamente dos de cada 100 casos terminan en ARF. Esto se considera una rara complicación de infección de estreptococo en los Estados Unidos, aunque epidemias aisladas todavía ocurren. Es más común en los niños entre las edades de 5 y 15 años.

Casi 18 días luego de una infección no tratada en la garganta causada por estreptococo, los niños con ARF por lo general experimentan artritis migratoria que afecta varias coyunturas, mientras algunos desarrollan nódulos bajo la piel o un salpullido que se extiende. Una ataque agudo puede durar al menos tres meses, y la complicación más seria es la inflamación del corazón, una condición potencialmente mortal. Terapia existente involucra tratamiento antibiótico.

Patrick Schlievert, un profesor de microbiología de la Universidad de Minnesota en Minnneapolis, indicó que ha habido un resurgir de la ARF en el área de Nueva York, Utah, y Cleveland, Ohio desde aproximadamente 1987. Normalmente, pensamos en áreas rurales, empobrecidas, pero esto está pasando en poblaciones de clase media, indicó Schlievert.

La amplia mayoría de estas epidemias involucró la cepa M18 del GAS, comentó. M18 se refiere a una proteína encontrada en la superficie de la bacteria. Los variantes con bajos números M, tales como M1, M3 y M18, se vinculan con fiebre reumática, dado que números más altos, tales como M49, M53 y M55, se vinculan con la enfermedad tales como glomerulonefritis aguda, un condición del riñón.

Musser y sus colegas encontraron que varios virus bacteriales llamados fagos en el genoma de la bacteria. "Virtualmente todos estos virus bacteriales los portan . . . los genes que codifican las toxinas", argumentó Musser.

Musser dijo que le impactó cuánto contribuye este virus con la capacidad de la bacteria en causar la enfermedad. "Hemos sabido que estos virus bacteriales existen, aunque no teníamos idea de que la magnitud de la contribución fuese tan considerable en el Grupo A Strep", indicó.

La cepa incluye genes que portan instrucciones para una variedad de toxinas secretadas, inclusive las vinculadas con la escarlatina.

Utilizar la tecnología conocida como análisis de chip genético, los investigadores compararon 36 copias de cepas de M18 GAS para múltiples epidemias de la ARF. "Dos epidemias muy extensas de fiebre reumática ocurrieron en el área de Salt Lake City eran ambos causadas por la misma cepa del Grupo A Strep M18", señaló Musser. "Nos dice que estas epidemias se debe al reciclaje de la misma cepa en algunos casos, con 12 años de distancia".

Schlievert indicó que los hallazgos podrían tener implicaciones investigativas inmediatas.

"Esta es la primera vez que creo que tenemos un buen manejo en esta cepa de fiebre reumática bona fide", expresó. "Ahora podemos determinar cómo la fiebre reumática se desarrolla, utilizando esto como base de conocimiento".

Musser también anticipó más investigación ahora que se ha secuenciado el genoma. "Ha estimulado de manera inmediata nuevas estrategias para el desarrollo de una vacuna contra este organismo", indicó, añadiendo que su equipo está actualmente trabajando en dicho proyecto.

"La segunda área que es de igual importancia es el desarrollo de nuevos métodos de tratamiento para tratar las personas con fiebre reumática", expuso. "La tercera área es el desarrollo de medidas de diagnóstico más rápidas y seguras que se puede utilizar para determinar si alguien tiene fiebre reumática".

La mayoría de estos desarrollos están de tres a ocho años de completarse, añadió.

Qué hacer: Puedes conocer más acerca del Streptococcus Grupo A de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades .

Universidad Rockefeller o la Asociación de Directores Territeriales y Estatales de Promoción de la Salud y de Educación de Salud Pública.

FUENTES: James M. Musser, M.D., Ph.D., jefe, Laboratorio de Patogénesis Bacteriales Humanas, Rocky Mountains Laboratories, Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, Hamilton, Mont.; Patrick M. Schlievert, Ph.D., profesor de Micriobiología, Universidad de Minnesota, Minneapolis; 26 de marzo de 2002, "Proceedings of the National Academy of Sciences"
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined