La tuberculosis es aún una amenaza mortal

Aunque las tasas más altas se hallan en las naciones en desarrollo, los EE.UU. no son inmunes

MARTES 7 de junio (HealthDay News/HispaniCare) -- La tuberculosis continúa siendo una mortal amenaza sanitaria y afecta a una de cada tres personas en el mundo, con 9 millones de casos nuevos cada año y 2 millones de muertes.

Sin embargo, la mayoría de norteamericanos piensa que la enfermedad ha sido erradicada. A lo que la Dra. Catherine DeAngelis, editora del Journal of the American Medical Association, contestó en una conferencia de prensa el martes que "si todavía cree eso, tengo un puente que me gustaría venderle".

La edición del 8 de junio del boletín es una edición especial, dedicada por completa a la carga mundial que la tuberculosis representa. Si bien las tasas de infección han caído de manera estable en las naciones desarrolladas, más de la mitad de todos los casos de tuberculosis ocurren ahora en cinco países, Bangladesh, China, India, Indonesia y Nigeria.

"Considero que es la plaga del mundo de hoy en día", afirmó DeAngelis, quien añadió que el VIH/SIDA ayuda a impulsar la epidemia debido a que las personas infectadas con el virus del SIDA son más propensas a enfermarse de tuberculosis.

La tuberculosis es causada por una bacteria conocida como Mycobacterium tuberculosis. Usualmente, la bacteria ataca los pulmones, pero también puede atacar cualquier parte del cuerpo, como los riñones, la espina dorsal y el cerebro. Si no se trata apropiadamente con terapia de medicamentos, la tuberculosis puede ser fatal, de acuerdo con los U.S. Centers for Disease Control and Prevention.

Si bien la mayor parte de los casos de tuberculosis se concentran en los países en desarrollo, los países desarrollados no son inmunes. California lideró en los Estados Unidos en cuanto al número de casos de tuberculosis en 2003.

La buena noticia para los estadounidenses es que el número general de casos ha decaído durante la última década. Se reportaron más de 14,000 casos en 2003 en los Estados Unidos. La mala noticia es que los casos resistentes a medicamentos múltiples (RMM) permanecen tozudamente estables, alrededor del 1 al 2 por ciento de todos los casos.

La tuberculosis resistente a los medicamentos es generalmente más difícil y costosa de tratar que la tuberculosis "habitual".

"Requiere entre 18 y 24 meses de terapia prolongada, complicada y tóxica", apuntó el Dr. Reuben M. Granich, de los U.S. Centers for Disease Control and Prevention, y principal autor del estudio sobre la tuberculosis resistente a los medicamentos que aparece en el boletín.

"Es realmente difícil de tratar y es mucho más probable que sea fatal. Es peligrosa, tiene un periodo infeccioso más prolongado, es más difícil matar la bacteria y las personas la diseminan durante periodos de tiempo más largos", añadió.

Para comprender las características de la tuberculosis RMM, con miras a controlarla, Granich y sus colegas evaluaron los registros de más de 38,000 casos de tuberculosis y 407 casos de tuberculosis RMM, reportados a las autoridades sanitarias de California.

Las personas con tuberculosis RMM tenían siete veces más probabilidades de haber sido tratadas anteriormente por tuberculosis, lo que hacía de éste el factor de riesgo más alto para desarrollar cepas resistentes de la enfermedad (en comparación con ser infectado directamente con una versión resistente de ésta). Las personas con tuberculosis RMM también tenían menos probabilidades de haber completado la terapia medicamentosa que las personas con otras formas de la enfermedad, apuntó Granich.

La mayoría de casos de tuberculosis RMM (el 83 por ciento) ocurrió en personas que habían nacido fuera del estado, en 30 países diferentes, encontró el estudio.

Los autores sugirieron que los médicos busquen la tuberculosis resistente en personas asiáticas o provenientes de las Islas del Pacífico, que hayan nacido fuera de los Estados Unidos, y entre aquéllas que informan un tratamiento previo contra la tuberculosis.

Un estudio encontró que, al contrario de lo que se cree, los rayos-X del tórax de las personas con tuberculosis no reflejan qué tan recientemente se adquirió la enfermedad.

"La función inmune [específicamente el estatus de VIH] tiene mucho más que ver con la apariencia de los rayos-X", afirmó el Dr. Neil Schluger, del Centro Médico de la Universidad de Columbia en la ciudad de Nueva York, coautor del estudio. "Los patrones atípicos de tuberculosis en rayos-X representan inmunidad atípica y no deberían constituir un estimado de cuándo se infectó una persona".

A una persona expuesta a los gérmenes de tuberculosis le pueden ocurrir tres cosas, la persona puede eliminar o matar los gérmenes; puede inhalarlos y contenerlos por un periodo de "latencia" que podría hacerse activo muchos años después; o el individuo podría enfermarse mucho más rápidamente, encontró el estudio.

Durante años, los expertos han considerado que los patrones "típicos" de rayos-X (en los que la enfermedad aparece principalmente en la parte superior del pulmón y es acompañada por cavidades en que el tejido pulmonar ha sido destruido) indicaban tuberculosis que había sido contraída tiempo atrás y había permanecido latente. Se suponía que los rayos-X atípicos, los cuales muestran nódulos linfáticos hinchados, pero nada en la parte superior de los pulmones, indicaran una enfermedad relativamente recién contraída.

Luego de usar la identificación molecular de la bacteria, entrevistas con los pacientes y rayos-X de 546 pacientes del Hospital de la Ciudad de Nueva York, los investigadores descubrieron que esas suposiciones anteriores estaban equivocadas.

Más información

Para más información, visite los U.S. Centers for Disease Control and Prevention.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
Consumer News in Spanish