Acquire the license to the best health content in the world
Contact Us

Los espermatozoides tienen sentido del olfato

Los investigadores encuentran la presencia de receptores olfativos

Jueves, 27 de marzo (HealthDayNews) -- Los espermatozoides humanos pueden literalmente oler su camino hacia el óvulo en su búsqueda por la fertilización.

Científicos han descubierto un pequeño receptor en el espermatozoide que aparentemente causa que se dirija a su objetivo.

"Este receptor pudiera ser importante para encontrar el camino hacia el óvulo", expresó el autor del estudio Marc Spehr, un neurocientífico en Ruhr University Bochum Alemania.

Aunque de forma muy preliminar, el hallazgo podría algún día conducir a nuevas formas de contracepción y nuevos tratamientos de fertilidad.

"Es especulativo, pero es una posibilidad intrigante", expresó Donner Babcock, autor de un artículo suplementario en la edición de marzo de "Science".

En adición a la nariz, los receptores olfativos se encuentran en ciertas partes del cerebro y, sólo ocasionalmente, en la piel. Los científicos han descubierto que ciertos receptores olfativos se expresan mayor o exclusivamente en células esparmatogénicas humanas. Esto es la primera vez que se ha decodificado la función de dicho receptor.

Spehr y sus colegas condujeron pruebas moleculares, celulares y de comportamiento para tratar de determinar la función del receptor en cuestión llamado hOR17-4.

Las pruebas revelaron que el espermatozoide nadó hacia niveles elevados de una sustancia llamada bourgenal. Un compuesto llamado undecanal, por otro lado, bloquea el efecto atrayente. Lo que esto significa es que las señales del hOR17-4 pudieran controlar la comunicación entre el óvulo y los espermatozoides.

Una interrogante que permanece es de dónde proviene el compuesto atrayente en las mujeres. ¿Es del óvulo mismo o de alguna otra parte del tracto reproductivo femenino? "Pudiera ser que el óvulo está liberando un agente atrayente que ayude a guiar al espermatozoide hacia el óvulo, pero el problema es que todavía no sabemos si, de hecho, el óvulo es la fuente de esa sustancia atrayente", afirmó Babcock.

Aunque no será fácil hallar contestaciones a dichas preguntas, al menos los investigadores tienen una nueva ruta a la cual dirigirse. "La parte emocionante es que nos da una forma de abordar dichas preguntas", comentó Babcock. "Una barrera principal en el pasado era que se tenía que encontrar algo que el óvulo liberara que atrajera a los espermatozoides. Los óvulos humanos son pocos y casi imposibles de obtener".

En términos prácticos, esto podría significar una alternativa a los métodos anticonceptivos a base de hormonas.

"Esto abre nuevas puertas a la exploración" añadió Babcock. "Si esto es un mecanismo importante para asegurar la fertilidad, entonces se pueden pensar nuevas formas de interferir con esto y por lo tanto con nuevos contraceptivos".

Por otro lado, si los científicos descubrieron un compuesto similar al bourgeonal en el tracto genital femenino que atrae a los espermatozoides, podrían utilizarse para incubar un óvulo y hacer más fácil que el espermatozoide encuentre al óvulo o aumentar el número de espermatozoides que pueden fertilizar al óvulo, expuso Spehr.

Por ahora, los investigadores están tratando de determinar la función de otros receptores olfativos expresados en los espermatozoides, y descubrieron un proceso complementario en los huevos.

Mientras tanto, si los mensajes del óvulo parecen indicar al espermatozoide a dónde ir, un segundo estudio demuestra que factores externos dictan en qué meses nacen los varones.

Investigadores italianos que analizaron 14,310 partos en Modena encontraron que los índices de concepción más altos para los varones se encuentran entre septiembre y noviembre y los más bajos entre marzo y mayo. Esto implica que los fetos y los recién nacidos varones, que son más frágiles que los fetos femeninos, nacen cuando las condiciones son óptimas para la supervivencia, cuando los días duran 12 horas y la temperatura está por debajo de los 54 Fahrenheit (12.2 C).

Las implicaciones prácticas: Si vives en la parte norte el hemisferio y deseas una niña, intenta concebir entre marzo y mayo, dijo el doctor Angelo Cagnacci, quien condujo el estudio que aparece en la edición del 27 de marzo de "Human Reproduction". Si deseas un niño, planea pasar más tiempo juntos entre septiembre y noviembre.

Más información

Para más sobre las tecnologías existentes para la reproducción asistida, visita la Sociedad Americana para la Medicina Reproductiva.

Para más sobre el proceso de fertilización, visita la Universidad de Calgary.

Fuentes: Marc Spehr, Ph.D., neurocientífico, Alemania; Donner F. Babcock, Ph.D., facultad de investigación, departamento de fisiología y biofísica, Universidad de Washington, Seattle; 28 de marzo de 2003, "Science"; 27 de marzo de 2003, "Human Reproduction"
Consumer News in Spanish