See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Investigadores se acercan más a la causa genética de TDAH

Región de cromosoma 16 también ha sido vinculado con autismo

Miércoles, 23 de octubre (HealthDayNews) -- Investigadores han dado un paso importante hacia las bases genéticas para el trastorno de déficit de atención con hiperactividad (TDAH), un descubrimiento que esperan conduzca a un mejor diagnóstico y tratamiento.

De manera interesante, la región cromosómica implicada en el TDAH se encuentra en la misma región que investigaciones previas han vinculado con el autismo, indicó la autora del estudio Susan Smalley, codirectora del Centro para la Genética del Neurocomportamiento en la Universidad de California, en Los Angeles.

Esto sugiere que los dos trastornos, aunque tienen síntomas diferentes, podrían compartir los mismos factores genéticos de riesgo subyacentes, afirmó Smalley.

"Es una posibilidad intrigante que pudiera haber un gen común que contribuya a ambas condiciones", opinó. "No me sorprendería de que el mismo gen contribuye a ambas, pero ciertamente no lo sé de seguro".

El estudio aparece en la edición de octubre de la "American Journal of Human Genetics".

Smalley y sus colegas pasaron cinco años recopilando datos genéticos y clínicos sobre 203 familias quienes tenían más de un hijo con TDAH. Utilizando análisis estadísticos, los investigadores identificaron una serie de indicadores moleculares en una región del cromosoma 16 entre hermanos con TDAH.

La región en el cromosoma 16 contiene aproximadamente 150 de los 35,000 genes en el genoma humano. Indicar el gen, o genes, de TDAH tomará investigación adicional, indicó Smalley.

"Todo lo que hemos realizado está limitado por la investigación de los 35,000 genes", indicó. "Todavía hay hasta 150 genes que podrían ser. Aunque encontrásemos ése, todavía tenemos muchísimo trabajo que hacer".

El TDAH es el trastorno de comportamiento más comúnmente diagnosticado en niños. Aunque los síntomas varían de un niño a otro, se caracteriza por la falta de atención, hiperactividad, impulsividad, o imposibilidad de seguir un plan indicado, y en algunos casos dificultad en mantener relaciones sociales.

El autismo, aunque un trastorno distinto, tiene algunos de los mismos síntomas. Los niños con autismo tienen problemas relacionándose con otros. También tienen una tendencia a ejecutar movimientos repetitivos y desarrollar un interés obsesivo en un solo sujeto.

"Bien pueden casi no hablar o bien hablar 'hacia ti', en lugar de hablar 'contigo' " , indicó doctora Sarah Spence, directora médica de Intercambio de Fuente Genética de Autismo, un banco de genes para la investigación sobre el autismo. "No hay dos niños con autismo que tengan exactamente los mismos síntomas".

Existen algunas tentadoras similitudes entre el TDAH y el autismo, dijo Spence, quien no estuvo involucrada en la investigación recién publicada.

Muchos padres de niños autistas reportan hiperactividad y falta de atención en sus hijos, arrebatos emocionales o rabietas y comportamiento impulsivo. Ritalin y otros estimulantes, que son comúnmente recetados para tratar TDAH, se utilizan con frecuencia para ayudar a niños autistas, indicó Spence.

No obstante, ambas investigadoras advierten acerca de llegar a conclusiones apresuradas acerca de las similitudes genéticas.

"Podría ser que el gen del autismo se encuentre en ese grupo de 150 genes, pero es un gene completamente diferente del gen de TDAH", expresó.

No sólo eso, trastornos complejos tales como TDAH y autismo son casi seguramente debidos a múltiples factores ambientales y genéticos, no un solo gen, explicó Smalley.

Basada en sus análisis, Smalley y sus colegas estiman que el gen, o genes, en el cromosoma 16 podría responder de tanto como 30 por ciento de la causa genética de TDAH. Se estima que el TDAH es 70 a 80 por ciento genético, sostuvo.

La esperanza es que cuando el gen o genes exactos se identifiquen, los investigadores puedan estudiar qué rol llevan a cabo en el funcionamiento del cerebro y qué anda mal en los niños con TDAH o autismo.

Desde este punto, podrían diagnosticar los trastornos con mayor prontitud; y desarrollar tratamientos mejores y más eficaces, dijo Spence.

"Toda vez entendamos mejor la biología de esto, podemos aprender a tratarlo mejor", señaló. "En estos momentos, estamos un poco perdidos sobre qué hacer y cómo saber a tiempo si alguien va a desarrollar TDAH".

Nuevos tratamientos no sólo significa medicamentos, manifestó Smalley. Algunos investigadores han demostrado que factores ambientales, incluyendo bajo porcentaje de partos y fumar durante el embarazo, podría colocar a los niños en riesgo de TDAH.

Cualquier cosa desde ajustes dietéticos para encontrar métodos de enseñar a los niños con TDAH que mejor se ajusten a ellos podría ayudar, dijo.

Qué hacer

Para más información sobre TDAH, visita el Instituto Nacional de Salud Mental o Niños y Adultos con Trastornos de Déficit de Atención. La Sociedad de Autismo es una buena fuente sobre el autismo.

Fuentes: Susan Smalley, Ph.D., codirectora, Centro para la Genética del Neurocomportamiento, Universidad de California, Instituto Neuropsiquiátrico de los Angeles; Sarah Spence, M.D., Ph.D., profesora auxiliar, psiquiatría, Universidad de California, Los Angeles, octubre 2002, "Journal of Human Genetics"
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined