See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

El cerebro podría ignorar las señales de la vejiga, causando enuresis nocturna

Un estudio sugiere que la vejiga hiperactiva podría insensibilizar al cerebro

MIÉRCOLES 28 de mayo (HealthDay News/Dr. Tango) -- Al igual que el cuento de Pedrito y el lobo, una vejiga que envía constantemente señales para despertar el cerebro podría acabar siendo ignorada en el momento en que necesita más atención.

Esa es la teoría de investigadores de Hong Kong que compararon la cantidad de activación del área cortical del cerebro que tiene lugar durante el sueño en niños con historial de enuresis nocturna (pérdida involuntaria de orina) con un grupo de control. Hallaron que los niños que tenían un historial de pérdida involuntaria de orina durante la noche, también conocida como enuresis, tenían casi el doble de activaciones corticales en comparación con los niños que no se orinaban en la cama.

"Hallamos que los niños con enuresis tenían un sueño más ligero asociado con activaciones corticales frecuentes, pero no tenían la capacidad de despertarse por completo. Especulamos que la transición del sueño ligero a un despertar completo, suscitado por el centro de activación, podría ser suprimida paradójicamente por la estimulación excesiva a largo plazo de las señales de la vejiga", escribieron los autores del estudio.

Los hallazgos fueron publicados en una carta al editor en el número del 29 de mayo de la New England Journal of Medicine.

En los Estados Unidos, la pérdida involuntaria de orina es un problema para tanto como 5 millones de niños, de acuerdo con los National Institutes of Health. Aunque no hay una edad definida a la que los niños superan este problema, cada año a medida que los niños crecen, tienden a tener menos episodios de enuresis.

Los expertos aún no han dado con la causa o las causas exactas de la enuresis, pero saben que ciertos factores contribuyen al problema.

"Sabemos que existe un componente genético. Si ambos padres tienen un historial de enuresis, existe una probabilidad de al menos 70 por ciento de que el niño herede este problema", dijo el Dr. Jeffrey Stock, jefe de la división de urología pediátrica del Centro médico Mount Sinai en la ciudad de Nueva York.

Stock apuntó que también hay una conexión entre los ciclos de sueño y la enuresis, y que el reflejo que suprime la descarga de la orina queda reprimido por la noche en los niños que se orinan en la cama.

"La vejiga en un niño actúa como un órgano reflejo y se contrae automáticamente. Sin embargo, aprendemos a suprimir ese reflejo", explicó Stock, que agregó que los niños que se orinan en la cama por la noche controlan generalmente ese reflejo durante el día, pero cuando están dormidos, vuelven al patrón de sueño de cuando eran bebés y no suprimen la acción reflejo de la vejiga.

Otro posible factor es una hormona llamada hormona antidiurética que impide que el cuerpo excrete fluidos.

"Los niños que se orinan en la cama no producen suficiente hormona antidiurética", apuntó el Dr. Francis Schneck, director clínico de urología pediátrica del Hospital infantil de Pittsburgh. No obstante, anotó que cuando los niños reciben un medicamento que sustituye esta hormona, solamente a 6 de cada 10 le ayuda, lo que sugiere que el problema tiene varios componentes.

El nuevo estudio comparó a 35 niños con enuresis con 21 niños de "control" sin historial de enuresis. La media de edad de los niños con enuresis era 9.5 años, mientras que la media de edad de los niños de control era 10.3 años.

Los investigadores hallaron que los niños que se orinaban en la cama experimentaban más activación cortical que los niños del grupo de control. También hallaron que la activación cortical estaba asociada con las contracciones de la vejiga, lo que sugería un "diálogo entre el cerebro y la vejiga", de acuerdo con los autores. Sin embargo, a pesar de la activación cortical y del diálogo entre el cerebro y la vejiga, los niños que se orinaban en la cama parecían no ser capaces de despertar por completo.

"Este estudio nos da algo que considerar, pero no estoy seguro si tendrá un gran impacto sobre el manejo de la enuresis", dijo Schneck.

Más información

Para más información sobre la enuresis y cómo manejarla, visite Salud infantil de la Nemours Foundation.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango
FUENTES: Jeffrey Stock, M.D., chief, division of pediatric urology, Mount Sinai Medical Center, New York City; Francis Schneck, M.D., clinical director, pediatric urology, Children's Hospital of Pittsburgh; May 29, 2008, New England Journal of Medicine
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined