See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

A muchos niños que tienen seguro privado les faltan vacunas

Estudio halla que los planes podrían no cubrir una en particular o su aplicación

MARTES 7 de agosto (HealthDay News/Dr. Tango) -- Gracias a un sistema de cobertura cada vez más complejo, según los expertos, muchos de los niños estadounidenses que tienen seguro privado en realidad podrían estar resultando con más problemas para recibir las vacunas recomendadas que los que no tienen seguro.

Las brechas en la cobertura para un creciente conjunto de vacunas recomendadas están dejando a muchos niños que no tienen seguro deslizándose por las grietas. Sin embargo, llenar esas brechas podría remediar la situación.

"Hasta que podamos asegurarnos de que se puedan hacer esas mejoras, necesitamos poder apoyar la red de seguridad del sector público para que esos niños tengan algún lugar a dónde ir porque, por ahora, no lo tienen", aseguró la Dra. Grace M. Lee, investigadora líder y profesora asistente de prevención y atención ambulatoria y pediatría de la Facultad de medicina de la Harvard, del Hospital infantil de Boston y de Harvard Pilgrim Health Care.

"Nuestro estudio recalca la necesidad de mejorar los beneficios de la vacunación entre los niños asegurados y de asegurarse de que haya incentivos o requisitos adecuados para empleadores y aseguradores para asegurarse de que las vacunas tengan cobertura", aseguró Lee, cuyo equipo publicó sus hallazgos en la edición del 8 de agosto del Journal of the American Medical Association.

"Las vacunas son nuestra herramienta de prevención más poderosa y no se están utilizando tan bien como debieran", agregó el Dr. Ciro Sumaya, decano fundador de la escuela de salud pública rural del Centro de ciencias de la salud Texas A&M. "Esto tiene sus implicaciones tanto para los individuos como para la población en general", aseguró Sumaya, quien también es miembro del Comité asesor de prácticas de vacunación de (en inglés ACIP) de los CDC.

Para los expertos, los problemas reflejan un sistema imposiblemente complejo para pacientes, padres, practicantes, pagadores y legisladores.

Por un lado, la cantidad de vacunas nuevas recomendadas para niños y adolescentes casi se ha duplicado en los últimos cinco años.

Lo otro es el costo. "La vacuna del PVH cuesta $150 por dosis y son tres", aseguró Lee. "Anteriormente, costaba menos de $100 administrar todas las vacunas" que necesitaba un niño, agregó Lee.

Las recomendaciones nuevas o expandidas de conjugado meningocócico; difteria, tétano y pertussis acelular (TDAP); hepatitis A; influenza; rotavirus y papilomavirus humano (PVH) han causado un aumento de 7.5 veces en el costo de vacunar completamente a un niño en el sector público, de $155 en 1995 a $1,170 en 2007.

"A medida que se aprende más sobre las vacunas, se descubre mayor complejidad en la oportunidad, las edades de aplicaciones, la combinación", expresó Sumaya. "Hace treinta años, todas las recomendaciones de vacunas aparecían en una sola hoja. Ahora, hacen falta varias y hay cantidades de anotaciones individuales y excepciones".

Los niños que no tienen seguro y los indígenas estadounidenses o de Alaska elegibles para Medicaid pueden recibir todas las vacunaciones recomendadas por la ACIP a través del programa federal Vaccines for Children (VFC).

Por otro lado, los niños que tienen seguro privado de salud con frecuencia tienen planes que no cubren todas las vacunas recomendadas o la vacuna podría estar cubierta, aunque no su administración.

Según la información de respaldo de este estudio, se calcula que en 2000 el 14 por ciento de los niños entre los 0 y los 17 no tenían seguro en los EE.UU. Estos niños podrían ser remitidos a clínicas de salud pública, aunque ahora parece que esas clínicas ya no pueden ofrecer las vacunas necesarias.

"Hemos estado oyendo informes de los legisladores estatales y los profesionales de la salud sobre la falta de financiación adecuada para administrarle vacunas a todos los niños que las necesitan", explicó Lee.

En el estudio de 2006, su equipo entrevistó a los gerentes de los programas de vacunación estatal de 48 estados.

Para las vacunas aplicadas en el sector privado, el 46 por ciento de los estados no suministró vacuna contra la varicela adquirida con fondos públicos y el 70 por ciento no suministró vacuna meningocócica conjugada para los niños que tenían seguro insuficiente.

Para las vacunas aplicadas en el sector privado, el 17 por ciento de los estados no suministró vacuna neumocócica conjugada con fondos públicos y el 40 por ciento no suministró vacuna meningocócica conjugada para los niños que tenían seguro insuficiente.

Las vacunas neumocócica conjugada y meningocócica conjugada se encuentran entre las más nuevas y tendieron a mostrar mayor disparidad en la aplicación.

Debido a la financiación limitada para vacunas nuevas, 10 estados restringieron el acceso a vacunas nuevas adquiridas con fondos públicos para niños que no tuvieran seguro suficiente entre 2004 y el comienzo de 2006.

Si se supone que el 14 por ciento de los niños no tiene suficiente seguro en los EE.UU., entonces unos 2.3 millones de niños no pueden recibir vacuna conjugada meningocócica en el sector privado y 1.2 millones de niños no pueden recibir la vacuna del sector público, según los investigadores.

Lo más probable es que el problema empeore, según los expertos, a medida que la proporción de niños que no tiene seguro adecuado aumenta.

"Habíamos supuesto que todos los niños que tenían seguro de salud tenían acceso a las vacunas, aunque este grupo no tenía acceso", aseguró Lee. "Esto es realmente preocupante porque vemos a las clínicas de salud pública como redes de seguridad para los niños vulnerables. Aún así, los gerentes de programa se ven obligados a rechazar a los niños que no tienen suficiente seguro, cosa que está creando dilemas éticos":

"Necesitamos poder encontrar o aumentar los recursos o la financiación para comprar vacunas para los niños que no tienen suficiente seguro", continuó.

Más información

En Every Child By Two hay más información sobre la vacunación.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango
FUENTES: Grace M. Lee, M.D., assistant professor, ambulatory care and prevention and pediatrics, Harvard Medical School, Children's Hospital Boston and Harvard Pilgrim Health Care, Boston; Ciro Sumaya, M.D., founding dean, Texas A&M Health Science Center School of Rural Public Health, and member, U.S. Centers for Disease Control and Prevention Advisory Committee on Immunization Practices; Aug. 8, 2007, Journal of the American Medical Association
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined