Acquire the license to the best health content in the world
Contact Us

Asociación cardiaca respalda el uso de estatinas para los niños en riesgo

Las directrices revisadas recomiendan ahora que los que tienen antecedentes familiares de enfermedad cardiaca y diabetes podrían beneficiarse de la terapia farmacológica

JUEVES 22 de marzo (HealthDay News/HispaniCare) -- El uso de los medicamentos de estatinas para bajar el colesterol en los jovencitos debe ser parte de las directrices actualizadas para tratar a los niños y adolescentes que tienen anormalidades de alto riesgo en los lípidos, sobre todo colesterol alto.

Esa es la recomendación que aparece en una declaración científica de la American Heart Association publicada en la edición del 21 de marzo de la revista Circulation.

Los nuevos datos y un mayor conocimiento sobre los inicios de la enfermedad cardiaca hacen que actualizar estas directrices sea necesario, afirmaron los autores de la declaración.

"Las directrices creadas por el National Cholesterol Education Program (NCEP, Programa nacional de educación sobre el colesterol) hace más de 10 años realmente no versaron sobre el uso de las estatinas, una clase de medicamentos que pueden bajar el colesterol. Desde entonces, varios ensayos de medicamentos en niños que tienen hipercolesterolemia familiar, una predisposición genética al colesterol alto, han mostrado que el uso de estatinas tiene seguridad y efectividad parecidas a las que tienen en los adultos", señaló en una declaración preparada el Dr. Brian McCrindle, director del grupo que escribió la declaración.

"Además de resaltar las nuevas pruebas, esta declaración reciente se dirige a la mayor necesidad de reconocer a los pacientes jóvenes que tienen factores de riesgo múltiples y cómo tales factores podrían influir sobre la decisión de tratar con medicamentos o no", afirmó McCrindle, quien es profesor de pediatría en la Universidad de Toronto y cardiólogo de planta en el Hospital de Niños Enfermos de Toronto, Canadá.

La declaración se enfoca en los niños que tienen anormalidades de alto riesgo en los lípidos, como hipercolesterolemia familiar, diabetes, o antecedentes familiares de enfermedad cardiovascular, ataques cardiacos o accidentes cerebrovasculares a temprana edad.

Aunque los niños que tienen sobrepeso o son obesos podrían tener niveles elevados de colesterol, la mayoría no cumpliría con los criterios para que se les recetaran medicamentos para bajar el colesterol. McCrindle apuntó que, para esos niños, lo más apropiado serían cambios en el estilo de vida.

Entre las recomendaciones de la declaración se encontraban:

  • Además de revisar los antecedentes familiares de los niños que tienen sobrepeso o son obesos, los médicos deberían realizar pruebas con un perfil de lípidos en ayunas.
  • Los niños que tienen sobrepeso o son obesos y tienen anormalidades en los lípidos deben ser evaluados respecto a otros aspectos del síndrome metabólico, una afección que se caracteriza por un grupo de factores de riesgo específicos, como peso excesivo, hipertensión, triglicéridos elevados, niveles bajos de colesterol HDL "bueno", y niveles altos de glucosa en ayunas.
  • Para la mayoría de niños, se deben recomendar cambios en el estilo de vida. Pero si es necesario, se recomienda una estatina (iniciada en la dosis más baja) como el tratamiento de primera línea para los niños que cumplen con los criterios para comenzar una terapia medicamentosa para disminuir los lípidos, si no existen contraindicaciones.
  • Para los niños que tienen anormalidades de alto riesgo en los lípidos, la presencia de factores de riesgo adicionales o afecciones de alto riesgo podría también disminuir los niveles de colesterol LDL "malo" en los que se debería comenzar terapia farmacológica y disminuir los niveles objetivo mantenidos deseados de colesterol LDL. Estos altos riesgos pueden incluir: sexo masculino, antecedentes familiares contundentes de enfermedad o eventos cardiovasculares prematuros, la presencia de HDL bajo asociado, triglicéridos altos, LDL pequeño y denso, presencia de sobrepeso u obesidad y aspectos del síndrome metabólico, y la presencia de otras afecciones médicas asociadas a un mayor riesgo de ateroesclerosis.

La declaración también ofrece consejos sobre la monitorización de los niños que tienen anormalidades en los lípidos a medida que crecen, lo que incluye dar seguimiento a la estatura, al peso, al índice de masa corporal, al inicio de la pubertad y la revisión del perfil de lipoproteína en ayunas cada seis a 12 meses.

Más información

La Nemours Foundation tiene más información sobre los niños y el colesterol.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTE: American Heart Association, news release, March 21, 2007
Consumer News in Spanish