Caminar a la escuela hace a los niños más activos

Un estudio encontró que aumentaba las tasas de ejercicio de todo el día

MARTES 16 de agosto (HealthDay News/HispaniCare) -- Los padres estadounidenses preocupados acerca de criar niños inactivos tal vez deban replantearse llevar a los niños a la escuela en automóvil o en autobús. Un nuevo estudio encontró que el simple hecho de caminar a la escuela aumentaba significativamente la cantidad de ejercicio que el niño hacía cada día.

No es sorprendente que en comparación con los adolescentes que toman un autobús, automóvil o tren para ir y volver de la escuela, los que caminan realizaron mucha más actividad física, de acuerdo a un informe escocés publicado en la edición en línea del 16 de agosto del British Medical Journal.

"Los embotellamientos de tráfico en las escuelas cuando los padres y guardianes dejan a sus niños no le hacen bien a nadie", afirmó la autora del estudio Leslie Alexander, profesora miembro honoraria de la junta de ciencias de la salud pública en la Universidad de Edimburgo. "Encontramos que las personas que caminaban de ida y de vuelta a la escuela acumulaban la mayor cantidad de minutos de actividad física de moderada a vigorosa durante el día completo", añadió.

En su estudio, Alexander y sus colegas midieron la actividad física de 92 estudiantes escoceses entre los 13 y los 14 años de edad.

Para medir la actividad física, los estudiantes usaron acelerómetros en las caderas, los cuales miden el movimiento vertical, durante todo el día. El equipo de Alexander dividió a los estudiantes en tres grupos: los que fueron a la escuela y regresaron en automóvil, autobús o tren, los que caminaron de ida y de vuelta, y los que caminaron sólo una vez.

El grupo de Alexander encontró que los estudiantes que caminaron ambas veces tenían el mayor nivel de actividad física de moderada a vigorosa. A éstos les siguieron los que caminaban una vez. Los que tomaban autobús, automóvil o tren tenían significativamente menos actividad física.

Los investigadores apuntan que la caminata hacia y desde la escuela no era la única fuente de actividad adicional en los niños que usaban sus pies para llegar a clases. "Los jóvenes que caminaban hasta la escuela acumulaban más minutos de actividad física mientras estaban en la escuela, lo que por definición excluye su tiempo de caminata", apuntó Alexander.

Su equipo encontró que el 87 por ciento de los estudiantes que se desplazaban en automóvil, autobús o tren tenían un promedio de 60 minutos o más de actividad física de moderada a vigorosa por día de semana, en comparación con el 90 por ciento de los estudiantes que caminaban una vez y el 100 por ciento de los estudiantes que caminaban tanto de ida como de vuelta.

"Las personas que caminaban de ida y de vuelta acumularon más minutos de actividad física durante su descanso en la mañana, y durante su hora de almuerzo, y durante el día completo", afirmó Alexander.

No hay duda de que caminar es bueno para el cuerpo, apuntó Alexander. "Confíe en sus piernas y tómese el tiempo de caminar a la escuela", aconsejó. "Hasta caminar una vez aumentará la cantidad de actividad que realizamos durante el día".

La actividad física es un hábito que se inicia a principios de la vida, aseguró Alexander. "Hay ciertas pruebas de que nuestros niveles de actividad durante la juventud pueden ser usados como predictores de nuestros niveles de actividad a medida que envejecemos", señaló. "Es poco probable que haya razones biológicas para esto. Podemos decidir pararnos y movernos en cualquier momento".

Un experto considera que el estudio trata sobre un problema social más grande.

"Los niveles en declive de actividad física en los niños durante las últimas décadas están relacionados a las crecientes tasas de obesidad y diabetes observadas en esa población", afirmó el Dr. David L. Katz, director del Centro de Investigación de la Prevención de la Facultad de Medicina de la Universidad de Yale.

Gran parte de la reducción en el gasto energético tiene que ver con la manera en que la sociedad y el medio ambiente se organizan, agregó Katz. "Los días de trabajo de mayor duración se traducen en menos horas de actividad familiar cada día. El aumento en la tecnología significa más recreación sedentaria. La extensión suburbana significa el uso de automóviles para todo el transporte. Hasta la antigua tradición de caminar a la escuela ha sido eliminada de nuestros barrios y nuestras vidas".

No está claro por qué los niños que caminan a la escuela obtienen más ejercicio, apuntó Katz. "¿Se debe a que los niños conscientes de su salud caminan a la escuela, o a que caminar a la escuela promueve más actividad física en general?".

"Este estudio no puede decirlo, pero se podría inferir que es un poco de ambas cosas", afirmó. "Pero ciertamente, la asociación es suficiente para invitar a reflexionar sobre la manera en que estamos eliminando la actividad física de nuestras vidas y de las vidas de nuestros niños. Investigaciones como esta nos pueden ayudar a reconocer, y revertir, esta adversa tendencia".

Más información

Los U.S. Centers for Disease Control and Prevention pueden darle más información sobre la importancia de la actividad física para los niños.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Leslie Alexander, Ph.D., honorary fellow, public health sciences, University of Edinburgh, Scotland, United Kingdom; David L. Katz, M.D., M.P.H., director, Prevention Research Center, Yale University School of Medicine, New Haven, Conn.; Aug. 16, 2005, British Medical Journal online
Consumer News in Spanish