See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

El ultrasonido en el embarazo no es dañino para el feto

No se encontraron efectos en estudio australiano de una década

VIERNES 3 de diciembre (HealthDayNews/HispaniCare) -- Repetidas revisiones con ultrasonido durante el embarazo no causaron efectos de largo plazo sobre el crecimiento o la función mental del niño, según reporta un estudio reciente.

Con un seguimiento de 10 años en más de 2,700 niños, quienes eran examinados a los 2, 3, 5 y 8 años de edad, se encontró que "no habían diferencias significativas que indicaran efectos nocivos por múltiples estudios de ultrasonido en ninguna edad, como fue evaluado por las pruebas estándares infantiles del habla, lenguaje, comportamiento y desarrollo neurológico", declararon los científicos.

El estudio, hecho por investigadores de la Universidad del Oeste de Australia, aparece en la edición del 4 de diciembre de The Lancet.

La reseña comparó los embarazos en donde sólo se realizó un examen de ultrasonido con aquellos donde se realizaron cinco exámenes. Un informe anterior, publicado en 1993, reportó una leve disminución en el crecimiento entre los niños que habían tenido repetidas revisiones. El nuevo informe indicó que mientras podía haber un "pequeño efecto sobre el crecimiento fetal" asociado con las múltiples revisiones, la diferencia se desvaneció a medida que los niños crecieron.

El reporte australiano fue publicado justo dos días tras la publicación de las directrices de la American College of Obstetrics and Gynecology (ACOG) para el uso del ultrasonido durante el embarazo.

"El ultrasonido es seguro para el feto cuando se utiliza de forma apropiada", según las directrices. Pero "debe evitarse el uso de forma casual de las ultrasonografías, especialmente durante el embarazo", recomendó el ACOG.

El informe australiano "nos libra de la preocupación sobre lo que hemos estado haciendo", dijo la Dra. Ellen R. Kruger, ginecóloga y obstetra de la Ochsner Clinic Foundation en Nueva Orleáns.

Kruger indicó que realiza prácticamente sólo un ultrasonido durante cada embarazo, para verificar la edad gestacional del feto, calcular su fecha de nacimiento y evaluar sobre posibles defectos congénitos. Se realizan exámenes posteriores solamente cuando se detectan posibles anormalidades, agregó.

"La mayoría de los obstetras coinciden con la declaración del American College que las revisiones de ultrasonido deben sólo practicarse cuando sean médicamente requeridas y no cuando sean por motivos sociales", dijo Kruger.

El Dr. John W. Larsen es un vocero del ACOG y presidente de obstetricia y ginecología en la Universidad George Washington. Expresó preocupación sobre consultorios que realizan ultrasonidos para ofrecer imágenes a los padres o abuelos con fines de entretenimiento más que por motivos médicos.

"Incluso cuando el nivel de daño es muy, muy pequeño, si es por recreación, ¿es esto aceptable?", cuestionó Larsen.

Por razones médicas, las directrices de ACOG declaran que "se debe utilizar el menor ajuste de ultrasonido posible para obtener la información de diagnóstico necesaria", debido a que "no puede considerarse que sea completamente inofensiva la energía del ultrasonido que el feto recibe".

La U.S. Food and Drug Administration "considera la promoción, venta o alquiler de equipo de ultrasonido para fines de videos fetales 'recreativos', como un uso no aprobado de un dispositivo médico", mencionó el ACOG.

Una primera revisión de ultrasonido debe hacerse entre las 16 y 20 semanas para la mayoría de los embarazos, de acuerdo a las directrices. Se puede realizar un examen durante el primer trimestre para los embarazos que resultan de las "tecnologías auxiliares de reproducción" o cuando hay indicativos de problemas posibles, como dolor abdominal considerable, hemorragia o un embarazo extrauterino previo, según la ACOG.

Más información

Para más información sobre el ultrasonido, consulte March of Dimes.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Ellen R. Kruger, M.D., obstetrician-gynecologist, Ochsner Clinic Foundation, New Orleans; John W. Larsen, professor and chairman, obstetrics and gynecology, George Washington University, Washington, D.C.; Dec. 4, 2004, The Lancet
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined