¿Vacuna contra la gripe? No para mis hijos

Algunas madres no están convencidas de que las vacunas sean necesarias, seguras o eficaces

VIERNES, 9 de octubre (HealthDay News/DrTango) -- Margaret Park, madre de cinco hijos, no va a vacunar a sus hijos contra la influenza estacional ni la gripe porcina H1N1 este año.

Park, dietista registrada de Manassas Park, Virginia, está combatiendo la gripe según sus propios términos, por ejemplo, al asegurarse de que sus hijos comen bien, se laven las manos con frecuencia, duerman suficiente horas y que tomen sus "gummies", un multivitamínico y complemento que contiene vitamina C, cinc y equinácea.

Aunque las autoridades públicas de salud recomiendan las vacunas contra la gripe estacional, incluso en niños sanos, Park no ve claro cómo su clan, de 3 a 11 años, podría beneficiarse.

"No estoy convencida de que la aplicación de la vacuna evitará contraer la gripe", explicó esta mujer de 35 años, subrayando que las vacunas contra la gripe no protegen contra cada cepa posible de influenza.

Recela particularmente de la vacuna H1N1, cuyos fabricantes empezaron a distribuirla esta semana. "Creo que se ha hecho con demasiado prisa", dijo.

Park no es la única escéptica.

Jo-Lynne, 37, una madre del área de Filadelfia que prefirió no dar su apellido, nunca se ha vacunado contra la gripe, por lo que no tiene la intención de vacunar a sus dos hijas contra la gripe estacional ni la H1N1. Cree que los niños reciben demasiadas vacunas, y al igual que Park, opta por tomar medidas preventivas.

Sin embargo, ella también tiene un hijo con asma que contrae la gripe cada año. Piensa acatar la recomendación de su alergólogo con respecto a si debería recibir la vacuna H1N1.

Al revisar las informaciones publicadas en muchos blogs sobre el tema, HealthDay observó una amplia división, a favor y en contra, de vacunar a los niños contra la gripe.

Entre algunas de las principales razones citadas estaba la idea de que los niños tienen un sistema inmunológico fuerte, así que la aplicación de la vacuna simplemente lo reforzaría contra esta cepa en el futuro. Otros creían que el uso de vacunas sólo beneficiaba a las compañías farmacéuticas, pero no a sus hijos. Además, otros padres concluyeron que como ellos nunca se vacunaron contra la gripe ni sentían que lo necesitaban, entonces, ¿por qué sus hijos tenían que vacunarse?

La investigación realizada por la National Foundation for Infectious Diseases sugiere que muchas madres estadounidenses no creen que sea importante vacunar de forma consistente a sus hijos contra la gripe estacional.

Esto podría ayudar a explicar las tasas de retraso en la vacunación de la población infantil.

Para la temporada de gripe 2008-09, apenas el doce por ciento de los niños de 5 a 10 años, el 12.7 por ciento de los niños de 11 a 12, y el 9.1 por ciento del grupo de 13 a 18 años se vacunaron, de acuerdo con un análisis de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. Las tasas de vacunación fueron un poco más altas para los niños de 6 a 24 meses (28.9 por ciento) y de 2 a 4 años (21.8 por ciento).

Los padres también están divididos con respecto a la vacuna contra la gripe porcina H1N1. Sólo el 40 por ciento planea vacunar a sus hijos, de acuerdo con una encuesta realizada por el Hospital Infantil C.S. Mott de Ann Arbor, Michigan. Una encuesta de Associated Press halló que el 38 por ciento de los padres veía poco probable que dieran su consentimiento para que los niños fueran vacunados en la escuela.

Desde que comenzó la temporada de gripe 2008-09, los CDC empezaron a recomendar la vacunación contra la gripe estacional para todos los niños de 6 meses a 18 años, y no sólo para la población infantil en alto riesgo de complicaciones por afecciones de salud crónicas o sistemas inmunológicos debilitados. También recomienda la vacuna H1N1 para los bebés, niños y adultos jóvenes, desde los 6 meses a los 24 años.

El Dr. Lawrence B. Palevsky, pediatra del Centro para el Bienestar Northport de Nueva York, presidente y cofundador de la Asociación de Pediatras Holísticos, dijo que entiende la preocupación de los padres.

"La postura dogmática de que las vacunas son seguras y efectivas recibe una gran atención, que es necesaria y justificada", dijo.

No obstante, las autoridades gubernamentales y los expertos en enfermedades infecciosas advierten que la gripe podría agravar el estado de salud de los niños que la contraigan, hacer que falten a la escuela y que posiblemente conduzca a hospitalizaciones o a la muerte.

Como término medio, 100 niños mueren por gripe estacional cada año, apuntó la Dra. Carol J. Baker, profesora de pediatría del Colegio de Medicina Baylor en Houston. En la temporada de gripe estacional 2003-04, una "particularmente mala", murieron 153 niños y la mitad de ellos tenía un estado de salud estupendo, agregó. Además, la preocupación en torno a las consecuencias de la gripe H1N1 es real, puesto que ha acabado con la vida de casi 50 niños, apuntó Baker, que también preside la Childhood Influenza Immunization Coalition.

"Si uno de estos niños hubiera sido su hijo y usted pudo haberlo evitado, ¿cómo se sentiría?", preguntó.

También existen implicaciones de salud pública.

"Los niños son los principales transmisores de la influenza, así pues que evitar que se infecten no sólo beneficia al niño de manera individual sino también a la población global", señaló el Dr. Michael T. Brady, médico jefe de enfermedades infecciosas del Hospital Infantil Nationwide en Columbus, Ohio, y miembro del Comité de enfermedades infecciosas de la American Academy of Pediatrics.

Las madres son las que por lo general toman las decisiones relacionadas con la atención médica de su familia, agregó Baker, así que es importante que conozcan estos datos.

"Hay mucha información mala ahí fuera, y hace que la gente se preocupe", dijo.

Más información

La Coalición para la Inmunización Infantil contra la Influenza ofrece 10 razones para vacunarse.

El Centro Nacional de Información sobre Vacunas tiene consejos de prevención contra la gripe.


Artículo por HealthDay, traducido por DrTango
FUENTES: Margaret Park, R.D., mother, Manassas Park, Va.; Lawrence B. Palevsky, M.D., FAAP, ABHM, pediatrician, Northport (N.Y.) Wellness Center, and president and co-founder, Holistic Pediatric Association, Media, Pa.; Carol J. Baker, M.D., FAAP, FIDSA, professor, pediatrics, Baylor College of Medicine, Houston, and chair, Childhood Influenza Immunization Coalition, New York City; Michael T. Brady, M.D., FAAP, physician-in-chief, infectious diseases, Nationwide Children's Hospital, Columbus, Ohio, and chair, pediatrics, Ohio State University College of Medicine, and member, Committee on Infectious Diseases, American Academy of Pediatrics; Jo-Lynne, mother, Philadelphia area; National Foundation for Infectious Diseases, news release, Sept. 10, 2009; Oct. 2, 2009, Morbidity and Mortality Weekly Report, U.S. Centers for Disease Control and Prevention, Atlanta; Sept. 24, 2009, news release, C.S. Mott Children's Hospital, Ann Arbor, Mich.
Consumer News in Spanish