See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

La pubertad le llega primero a las niñas con exceso de peso

Sin embargo, un reciente estudio descarta la relación entre una menstruación precoz y la obesidad en la adultez

JUEVES 11 de agosto (HealthDay News/HispaniCare) -- Un reciente estudio confirma que el exceso de peso y la obesidad parecen acelerar la pubertad.

Sin embargo, la investigación también desmiente la teoría de que las chicas que experimentan su primera menstruación a edad relativamente temprana estén predispuestas a la obesidad como adultas.

En cambio, el estudio sugiere que la obesidad en la infancia ayuda a suscitar tanto la pubertad precoz como problemas de peso en la adultez.

Para aquellos padres preocupados acerca del potencial de obesidad en el futuro de sus hijas, "el enfoque debería estar en el exceso de peso de la niña y no en la aparición del primer periodo", recomendó la investigadora líder, Aviva Must, profesora asociada de salud pública y medicina familiar de la Facultad de Medicina de la Universidad de Tufts en Boston.

Presentó sus hallazgos, los cuales serán publicados en la edición de septiembre Pediatrics, en una conferencia de prensa especial "De regreso a clases" sobre la salud de los niños, realizada el jueves en Nueva York con el patrocinio de la American Medical Association.

Según Must, los pediatras ya habían notado hace tiempo la correlación entre el exceso de peso y la "menarquia precoz" (el primer periodo) en las niñas. "Hay dos teorías que compiten por determinar por qué ocurre esto", explicó.

Una teoría establece que el exceso de grasa es una señal reproductiva de que la niña ya está lo suficientemente sana como para sobrellevar un embarazo. El reciente descubrimiento de una hormona de las células grasas llamada leptina "sugiere que hay mecanismo mediante el cual eso podría suceder realmente", aseguró Must.

La segunda teoría se basa en la madurez del esqueleto. "Sabemos que los niños que tienen sobrepeso presentan mayor desarrollo de los huesos, pues crecen más rápidamente de muchas maneras, por lo que muchas veces tienen mayor estatura que sus compañeritos que no tienen exceso de peso", aseguró Must. "Ese mismo tipo de promoción del crecimiento podría estar relacionado con la aparición precoz de los cambios de maduración".

De todos modos, ninguna de las dos teorías ha sido comprobada aún. Otra pregunta que ronda ha sido la de la relación entre la menarquia precoz y la obesidad en la adultez.

Para ayudar a resolver el asunto, el equipo de Must analizó información del Newton Girls Study, el cual le hizo seguimiento a 700 niñas de la zona de Boston, las cuales habían sido reclutadas en 1965. Los investigadores del Newton estudiaron la salud de las chicas y la maduración desde antes del primer periodo documentado hasta el vigésimo.

En su estudio más reciente, Must y sus colegas se pusieron en contacto con esas chicas, ahora mujeres con una edad promedio de 42, en 1995. El equipo de la Tufts realizó mediciones detalladas del peso y porcentaje de grasa corporal de las mujeres y los compararon con los que presentaron cuando apareció la primera regla.

"Lo que hallamos fue que el momento de la maduración, es decir, del primer periodo, no fue un factor importante para determinar obesidad adulta, una vez que tuvimos en cuenta el exceso de peso anterior [en la infancia]", explicó Must. "Entonces, parece que la aparición de la menarquia es una consecuencia y no un factor de riesgo para el exceso de peso en la edad adulta".

De hecho, el estudio halló que las mujeres que tenían exceso de peso antes de la aparición de su primer periodo tenían 7.7 veces más probabilidades de tener exceso de peso como adultas que las que no.

Eso significa que los padres de las niñas que tienen una menarquia precoz, a los diez u once, por ejemplo, en lugar de a los 12.5, que es el promedio estadounidense, no deberían preocuparse necesariamente porque sus hijas estén condenadas a la obesidad en la adultez. La menarquia precoz podría "ser simplemente parte de su crecimiento normal y de su desarrollo", sostuvo Must. "No es motivo de preocupación y no la pone en mayor riesgo de exceso de peso posterior".

Los padres deberían preocuparse por un hijo con exceso de peso u obeso, sin embargo, pues parece que el aumento temprano de peso innecesario sí está relacionado con la obesidad adulta, recomendó Must.

Una pubertad precoz no es más que otra consecuencia de ese aumento de peso, aseguró, y anotó que la aparición del primer periodo en las niñas estadounidenses tiene lugar unos 2.5 meses antes de lo que aparecía hace 25 ó 30 años. "Nos parece que eso se debe probablemente a la epidemia de obesidad en los niños, que esa sea la causa".

Dijo que puede haber tendencias similares para los chicos, aunque, debido a que la madurez sexual en los hombres no cuenta con un evento contundente como la menarquia, "es mucho más difícil de estudiar".

Más información

Para más información sobre la aparición de la menstruación, visite la Nemours Foundation.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Aviva Must, Ph.D., associate professor, public health and family medicine, Tufts University School of Medicine, Boston; September 2005 Pediatrics; Aug. 11, 2005, American Medical Association media briefing, "Back to School: Child and Adolescent Health," New York City
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined