See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

La televisión violenta burla el control paterno

La mayoría limita lo que sus niños ven, pero muchas imágenes logran llegar hasta los niños

MARTES 6 de julio (HealthDayNews) -- Aunque la mayoría de los padres sostiene que limita lo que sus hijos ven en la televisión, muchos reconocen que la violencia televisiva lograr llegar a sus pantallas cada semana.

Más de la mitad de los padres y guardianes encuestados para un estudio que aparece en la edición de julio de Pediatrics relató que intentó restringir lo que sus hijos ven, pero cerca de tres cuartos de ellos dijo que sus esfuerzos no eran siempre exitosos.

Se cree que la exposición a la violencia en televisión y a través de juegos de computadora, o videos y videojuegos, contribuye a los comportamientos agresivos y antisociales de los niños. La American Academy of Pediatrics (AAP) ha afirmado que "reconoce que la exposición a la violencia en los medios, incluyendo televisión, películas, música y videojuegos, constituye un riesgo significativo para la salud de niños y adolescentes. La evidencia de investigaciones extensas indica que la violencia en los medios puede contribuir a un comportamiento agresivo, desensibilización a la violencia, pesadillas y miedo a que les hagan daño".

Investigadores del Children's National Medical Center de Washington, D.C. consideraron que entender cómo ven los padres la violencia en televisión y cómo difieren las actitudes y practicas en distintos grupos demográficos podría contribuir a los esfuerzos para desarrollar intervenciones mejores para la prevención de la violencia.

Entre enero de 1999 y julio de 2000, se le preguntó a 677 padres y guardianes de niños de hasta 21 años de edad acerca de la ira en los niños, estilo de vida, datos demográficos, cómo ven televisión, así como la exposición a juegos de video y a videos. Más de la mitad de los participantes era de raza negra y la mayoría eran madres.

Las familias conformadas por niños pequeños y madres tenían más probabilidades de limitar la exposición a demostraciones de violencia como pelea física, tiroteos y apuñalamientos en televisión.

Cerca de la mitad (el 45 por ciento) de los padres cuyos hijos veían televisión afirmaron que generalmente o siempre veía televisión con sus hijos. A medida que el niño se hacía mayor, sin embargo, el control paterno disminuía, mientras que la cantidad de violencia vista aumentaba.

Los padres y guardianes también informaron que los niños vieron televisión durante un promedio de 2.6 horas diarias.

Aunque los investigadores no preguntaron específicamente por qué se filtraba tanta violencia, entre las razones se podrían encontrar verla fuera del hogar, como en casa de un amigo o una guardería, televisores en las habitaciones de los niños y demandas competitivas por la atención de los padres.

Otra manera en que las escenas violentas pueden burlar el radar es a través de comerciales o cortos de próximos estrenos de cine y programas, afirmó el Dr. Adam Aponte, padre, pediatra y director médico del Diagnostic and Treatment Center at North General Hospital de Nueva York.

"Es casi imposible que un padre pueda monitorear eso", sostuvo. "Lo bueno de que los padres vean televisión [con sus hijos] es que pueden hablar sobre estas películas, saber que no son reales, que son cosas que no deberían estar haciendo".

También es importante hablar acerca de su propia filosofía para ver televisión con los padres de los amigos de sus hijos, con niñeras y nanas, e incluso en la escuela, recomendó Aponte.

"Los padres deben ser conscientes de que hay formas de desactivar algo del contenido sangriento de los videojuegos", agregó Aponte.

Las directrices de la American Academy of Pediatrics sugieren que los padres limiten el uso de los medios (televisión, juegos de computadora, etc.) a no más de una o dos horas diarias, ver televisión con los hijos, no poner televisores en los cuartos de los niños y monitorear sus propios hábitos para dar ejemplo.

Los autores del estudio también sugieren que las intervenciones deberían estar dirigidas tanto a los padres como a las madres y que los profesionales de la salud infantil deberían cumplir una función en la discusión de este asunto con los padres.

Hasta que estas intervenciones se introduzcan y tengan éxito, dijo Aponte, "el punto que se debe reforzar una y otra vez es la participación de los padres, bien sea que el niño esté en casa jugando con la computadora, con juegos de video o en otra casa. Cuando haya violencia, es bueno hablar acerca de la realidad de la misma. Es importante para un momento y decir, 'ese programa no es apropiado para ti'".

Más Información

La American Academy of Pediatrics tiene más información sobre la prevención de la violencia.

Traducido por HispaniCare

FUENTES: Adam Aponte, M.D., medical director, Diagnostic and Treatment Center, North General Hospital, New York; policy statement on media violence, American Association of Pediatrics Committee on Public Education; July 2004 Pediatrics
Consumer News in Spanish