Las escuelas deben aumentar el ejercicio diario de los niños

La AHA solicita a las escuelas y los estados a liderar la lucha contra la obesidad

JUEVES 17 de agosto (HealthDay News/HispaniCare) -- Citando "alarmantes tendencias sanitarias" sobre la obesidad infantil, la American Heart Association (AHA) solicita a las escuelas promover agresivamente la educación física durante el día académico.

La organización propone nueve medidas prácticas que las escuelas primarias, las secundarias, los centros de desarrollo infantil, las universidades, los distritos escolares y los estados pueden tomar para ofrecer oportunidades para que los niños de primaria y secundaria hagan ejercicio.

"Los chicos pasan mucho tiempo en las escuelas por muchos años. Para que sean tan físicamente activos como necesitan serlo para ser saludables, las escuelas tendrán que tomar la iniciativa", afirmó Russell Pate, presidente del grupo que escribió las recomendaciones y profesor de ciencias del ejercicio de la Universidad de Carolina del Sur, en Columbia.

Lo que añade urgencia a la inquietud, según la AHA, es el dramático aumento en los índices de obesidad entre los niños estadounidenses en las dos últimas décadas. Actualmente, se considera que el 16 por ciento de los niños entre los 6 y 19 años de edad son obesos.

Además, una encuesta de 2003 mostró que más de una tercera parte de los estudiantes no pasaban más de 20 minutos por día realizando actividades vigorosas, mientras que su tiempo en frente a la televisión ha llegado a las tres horas por día, añadió la AHA.

La declaración de la AHA, publicada esta semana en Circulation, hace un llamado a que:

  • Las escuelas establezcan un mínimo de 30 minutos de actividad entre moderada y vigorosa por día dentro del horario escolar y que organicen programas de educación sanitaria que promuevan el ejercicio y que disuadan de la conducta sedentaria
  • Las escuelas establezcan programas opcionales de ejercicio fuera del horario escolar, ofrezcan clubes de deporte extracurriculares y promuevan rutas seguras hacia la escuela por donde se pueda caminar o montar bicicleta;
  • Los estados aseguren que los programas de educación física (EF) sean enseñados por profesores certificados y altamente calificados, y que hagan que las escuelas sean responsables de que tales programas sean adecuados y asegurarse de que hagan parte del currículo central;
  • Los centros de desarrollo infantil y las escuelas primarias aseguren por lo menos 30 minutos de receso diario para el ejercicio;
  • Los grupos de educación superior establezcan programas que produzcan profesores de EF y educación sanitaria altamente calificados.

La declaración de la AHA cita una plétora de estadísticas que sugieren que el ejercicio escolar es lamentablemente inadecuado.

  • Entre 1991 y 2003, el porcentaje de estudiantes de secundaria que tomaban clases de EF disminuyó de más de 41 por ciento a poco más de 28 por ciento.
  • Entre el 6 y el 8 por ciento de las escuelas de todos los niveles ofrecen EF a los niveles recomendados de entre 150 y 225 minutos por semana, dependiendo de la edad de los estudiantes.
  • Menos del 33 por ciento de los niños que viven a una milla (poco más de 1 km. y medio) o menos de su escuela asisten a pie o en bicicleta. Esa figura disminuye a sólo 3 por ciento para los niños que residen a dos millas (poco más de 3 km.) de su escuela.

Con las malas calificaciones que el ejercicio obtiene, un experto aplaude los esfuerzos por priorizar la EF. Sin embargo, el Dr. David L. Katz, director del Centro de investigación de la prevención de la facultad de medicina de la Universidad de Yale, advierte que las escuelas están actualmente entre la espada y la pared.

"Apoyo la declaración y me parece que todo padre y escuela deben apoyarla", afirmó. "Pero si bien es muy bueno que la AHA señale que las escuelas deben promover la actividad física, no podemos dejarlo ahí, porque nos pedirán ayuda para que sea posible en un momento en que en realidad hemos hecho que sea cada vez más difícil que lo hagan".

En cuanto a esto, Katz resaltó el impacto que la promulgación en 2002 de la ley federal "No Child Left Behind Act" (NCLB, Que ningún niño se quede atrás) ha tenido en el currículo escolar.

Al enfatizar las materias "centrales" como matemáticas y lectura, la ley ha aumentado dramáticamente la presión por dedicar más tiempo a la preparación para pruebas estandarizadas, señaló.

Debido a esto, Katz sugiere que los programas de EF e incluso los recesos se han convertido en una baja prioridad nacional, mientras que los recortes e incluso las eliminaciones se han convertido en la tendencia.

"He señalado que la NCLB está dejando a demasiados niños atrás y sobre sus traseros", afirma Katz, un padre de cinco hijos, haciendo un juego de palabras con "behind", que significa "atrás" y "trasero" en inglés. "Así que, aunque estoy de acuerdo con que las escuelas tienen una obligación de cultivar tanto el bienestar físico como el mental de los niños, no podemos imponerles una carga adicional sin ofrecerles estrategias creativas que les permitan hacer algo".

Con ese objetivo, Katz sugiere que los educadores reevalúen de manera práctica cómo podría tal vez integrarse la EF de forma directa con el estudio en el aula, de manera que las actividades mentales y físicas no se vean forzadas a competir por el dinero.

Pate estuvo de acuerdo con ese punto.

"Tiene toda la razón, nuestra postura es que no tiene que ser lo uno o lo otro", señaló. "Pensamos que las escuelas pueden ofrecer tanto los programas académicos excelentes como la educación física que los estudiantes necesitan durante el día escolar".

Más información

Para más información sobre el ejercicio y los niños, visite la American Heart Association.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Russell Pate, Ph.D., chairman, recommendation writing group, and professor, exercise science, University of South Carolina, Columbia, S.C.; David L. Katz, M.D., associate professor, public health, and director, Prevention Research Center, Yale University School of Medicine, New Haven, Conn.; Sept. 12, 2006, Circulation
Consumer News in Spanish