Los atletas estadounidenses de secundaria sufren menos lesiones

Estudio halla que las aflicciones relacionadas con los deportes se han reducido a la mitad en diez años

JUEVES 28 de septiembre (HealthDay News/HispaniCare) -- Un informe reciente halla que los índices de lesiones de los atletas estadounidenses de la secundaria en 9 deportes populares se han reducido dramáticamente en los últimos 10 años.

"Hace una década, los índices de lesión eran al menos el doble de lo que son ahora. Eso es bueno", opinó Dawn Comstock, autor líder del estudio e investigador del Centro de investigación y políticas sobre lesiones del Hospital infantil de Columbus en Ohio. La comparación se basa en otro estudio que utilizó una definición ligeramente más amplia de lesión.

"Aunque parte de la reducción se debe a una definición distinta de lesión, sabemos que los índices de lesiones relacionadas con los deportes se están reduciendo por cambios en las reglas, mejoras en el equipo protector y en el diagnóstico y tratamiento de las lesiones", aseguró.

En general, el estudio halló que los atletas de la secundaria sufrieron alrededor de 1.4 millones de lesiones durante el año escolar de 2005 a 2006, es decir, unas 2.4 lesiones por cada 1,000 entrenamientos o competencias.

El índice de lesiones fue el más alto en fútbol americano, casi el doble del de otros deportes.

Aún así, estas cifras representan una gran reducción en los índices de lesión en cada deporte, a excepción del voleibol, en comparación con hace una década, sostuvo Comstock.

El estudio aparece publicado en la edición del 29 de septiembre de Morbidity and Mortality Weekly Report, una publicación semanal de los U.S. Centers for Disease Control and Prevention (CDC).

La práctica de deportes en la secundaria ha aumentado dramáticamente. Según el informe, 7.2 millones de estudiantes practicaron deportes durante el año escolar de 2005 a 2006, en comparación con apenas 4 millones entre 1971 y 1972.

A pesar de los beneficios tan obvios de la actividad física, hay un lado negativo, las lesiones. En general, los atletas de la secundaria tienen unos 2 millones de lesiones, medio millón de consultas médicas y 30,000 hospitalizaciones al año. Las cifras reales podrían ser aún superiores, advirtió Comstock.

El High School Sports-Related Injury Surveillance Study (Estudio de vigilancia de lesiones relacionadas con los deportes en la secundaria) fue financiado por los CDC y utilizó un sistema centrado en Internet para recolectar información sobre nueve deportes de 10 escuelas de secundaria representativas a nivel nacional.

Los nueve deportes fueron béisbol, fútbol americano y lucha (para los niños); softbol y voleibol (para las niñas) y básquetbol y fútbol (para niños y niñas).

Durante el año escolar de 2005 a 2006, 4.2 millones de adolescentes estadounidenses practicaron estos deportes y sufrieron cerca de 1.4 millones de lesiones que fueron lo suficientemente graves como para que los jóvenes tuvieran que dejar de jugar por un día o más.

El índice de lesión en cada deporte fue superior en la competencia que en el entrenamiento. La mayoría (el 80 por ciento) de las lesiones fueron nuevas, en comparación con las reincidencias o complicaciones de lesiones anteriores.

"Lo que esto significa es que probablemente no sean lesiones por exceso de uso o quizá por los deportes que observaron", agregó el Dr. Michael Kelly, presidente del departamento de cirugía ortopédica y director de medicina deportiva del Centro Médico de la Universidad de Hackensack en esa ciudad de Nueva Jersey. "Si hubiéramos contemplado el atletismo o la carrera de campo a través, hubiéramos visto índices de reincidencia superiores. Kelly está desarrollando un centro de medicina deportiva dirigido a los adolescentes.

El índice de lesiones del fútbol americano fue casi el doble que el de cualquier otro deporte (4.36 lesiones por cada 1,000 entrenamientos o competencias). En general, la lucha ocupó el siguiente lugar con 2.5 lesiones por cada 1,000 entrenamientos o competencias, luego el fútbol masculino (2.43), el fútbol femenino (2.36) y el básquetbol femenino (2.01). El básquetbol masculino, el voleibol femenino, el béisbol masculino y el softbol femenino tuvieron índices de lesión de menos de 2 por cada 1,000 entrenamientos o competencias.

Las conmociones cerebrales y las fracturas fueron más comunes en la competencia que en la práctica. El fútbol americano, el básquetbol femenino y la lucha tuvieron mayores lesiones que causaron más de siete días de ausencias del campo de juego. No se reportaron muertes.

En general, los hallazgos constituyen un argumento contundente para mejores estrategias de prevención, aseguró Kelly.

"Probablemente haya ciertas cosas en los atletas jóvenes que todavía tengamos que definir en cuanto al entrenamiento, el acondicionamiento y el adiestramiento desde el lado de la prevención", sostuvo. "Nos parece que es un área que probablemente se haga cada vez más interesante en cuanto a la investigación y la prevención. Hemos hecho un excelente trabajo en la identificación, diagnóstico y tratamiento, pero nos falta mucho en materia de prevención".

"No queremos que los deportes en la secundaria parezcan peligrosos", agregó Comstock. "En realidad son una manera importante para que los adolescentes incorporen la actividad física. Nuestro objetivo es tratar de identificar factores de riesgo de lesión, así podemos desarrollar la prevención y podemos mantener a los niños tan seguros como sea posible cuando practiquen deportes".

Más información

Se puede encontrar información útil para atletas jóvenes en la American Academy of Orthopaedic Surgeons.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Michael Kelly, M.D., chairman, department of orthopedic surgery and director, sports medicine services, Hackensack University Medical Center, Hackensack, N.J.; Dawn Comstock, Ph.D., research faculty, Columbus Children's Hospital Center for Injury Research and Policy, assistant professor, pediatrics, Ohio State University College of Medicine; Sept. 29, 2006, Morbidity and Mortality Weekly Report
Consumer News in Spanish