Un estudio aconseja dejar que los niños duerman hasta tarde los fines de semana para combatir el aumento de peso

Investigadores afirman que la falta de sueño contribuye a la obesidad

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportera de Healthday

MIÉRCOLES, 28 de octubre (HealthDay News/DrTango) -- Dejar que los niños duerman hasta tarde los fines de semana y los días festivos podría ayudarles a evitar tener sobrepeso o ser obesos, sugiere un estudio reciente.

Investigadores de Hong Kong encontraron que los niños que dormían menos tendían a ser más pesados (según se midió con el índice de masa corporal o IMC) que los niños que dormían más. Pero entre los niños que dormían menos de ocho horas por noche, los que compensaban por su déficit de sueño entre semana al dormir hasta más tarde los fines de semana o los días festivos eran mucho menos propensos a acumular peso en exceso o ser obesos.

El estudio, que confirmó investigaciones previas que relacionaban los déficits de sueño con la obesidad infantil, encontró también que, en promedio, los niños dormían significativamente más los fines de semana y los días festivos que los días de semana en que tenían escuela. Sin embargo, los niños con sobrepeso tendían a dormir menos los fines de semana y los días festivos que sus pares de peso normal.

Los investigadores no determinaron el motivo de que los niños obesos o con sobrepeso fueran menos propensos a dormir hasta tarde los días festivos o los fines de semana, pero señalaron que tendían a pasar más tiempo haciendo la tarea y viendo televisión que sus compañeros de peso normal.

Los factores biológicos también podrían tener algo que ver en el ciclo comprimido de sueño, dijeron.

"Hay muchas pruebas que relacionan la duración corta del sueño con una mayor masa corporal", apuntó Kristen Knutson, profesora asistente de medicina de la Universidad de Chicago, quien no participó en el estudio. "Lo que este estudio tiene de único es que es el primero en mostrar que alargar el sueño los fines de semana podría ayudar a evitar el aumento de peso".

Aún así, los investigadores urgieron precaución al interpretar los hallazgos, al reconocer que "un horario irregular de sueño y vigilia, y la falta de sueño entre los niños y adolescentes en edad escolar se han documentado con una variedad de repercusiones graves, lo que incluye somnolencia diurna, dificultades académicas, y problemas del estado de ánimo y conductuales".

La naturaleza precisa de la relación entre una duración de sueño corta y la obesidad sigue sin estar clara, apuntó Mary A. Carskadon, profesora de psiquiatría y conducta humana de la Facultad de medicina Alpert de la Universidad de Brown en Providence, Rhode Island, y directora de cronobiología del Hospital Bradley en East Providence.

"La evidencia ha demostrado que hay cambios en la saciedad y en los niveles de las hormonas del hambre leptina y grelina", apuntó Carskadon. "Pero también hay evidencia de que los niños que no duermen lo suficiente hacen menos actividad física, tal vez simplemente porque están demasiado cansados. No es tan sencillo".

Los autores del estudio anotaron que "una duración reducida del sueño se ha convertido en característica de la sociedad moderna, y la gente generalmente duerme una o dos horas menso que hace unas cuantas décadas".

Los expertos afirman que a los adolescentes y los niños prepúberes generalmente les va mejor con 9.5 a 10 horas de sueño por noche, y los niños menores con un poco más

El estudio de un año, liderado por Yun Kwok Wing de la Universidad China de Hong Kong, usó cuestionario para rastrear los hábitos de sueño, estilo de vida, estatura y peso de 5,159 niños locales entre los cinco y quince años de edad.

Los hallazgos, que aparecen en la edición de noviembre de la revista Pediatrics, podrían resultar útiles para prevenir y gestionar la obesidad infantil, señalaron los autores.

Por ahora, los padres deben anotar los ciclos se vigilia y sueño de sus hijos en vista de otros factores conductuales y ambientales, aconsejaron los investigadores.

Más información

Para más información sobre los problemas de sueño en los niños, visite la Nemours Foundation.


Artículo por HealthDay, traducido por DrTango

FUENTES: Kristen Knutson, Ph.D., assistant professor of medicine, University of Chicago; Mary A. Carskadon, Ph.D., professor, psychiatry and human behavior, Brown University's Alpert Medical School, Providence, R.I., and director, chronobiology, Bradley Hospital, East Providence, R.I.; November 2009, Pediatrics

Last Updated: