Ver dibujos animados alivia el dolor de los niños

La televisión infantil ayuda a distraer a los más chicos durante los procedimientos médicos menores, muestra un estudio

MIÉRCOLES 16 de agosto (HealthDay News/HispaniCare) -- Bugs Bunny, Scooby-Doo y los Power Rangers podrían tener una función en el consultorio médico, según encuentra un nuevo estudio.

Investigadores de Italia encontraron que los dibujos animados ayudaron a distraer a los niños del dolor de los procedimientos médicos menores.

"Encontramos que ver televisión tiene un poder analgésico, aún mayor que la distracción activa obtenida con los esfuerzos de las madres", afirmó el principal autor del estudio, el Dr. Carlo Bellieni, de la Unidad de cuidados intensivos neonatales de la Clínica Le Scatte de la Universidad de Siena.

El informe de su equipo fue publicado en línea el 16 de agosto en Archives of Disease in Childhood.

En el pequeño estudio, Bellieni y sus colegas asignaron de forma aleatoria a 69 niños de 7 a 12 años de edad a uno de tres grupos para que les tomaran una muestra de sangre. A un grupo no se le dio ninguna distracción durante el procedimiento. En el segundo grupo, las madres trataron de distraer a sus niños hablándoles, consolándolos y / o acariciándolos. Al tercer grupo de niños se le permitió ver dibujos animados en la televisión durante el procedimiento.

Los niños que experimentaron más dolor estaban en el grupo sin distracción. Su dolor fue alrededor de tres veces mayor que el de los niños que vieron los dibujos animados en televisión, anotaron los investigadores.

Los niños que fueron distraídos por sus madres tuvieron menos dolor que los niños sin distracción, pero significativamente más dolor que los niños que vieron televisión, añadieron los investigadores.

"Durante un procedimiento menor, los niños experimentan temor, dolor y estrés, que deben ser reconocidos y resueltos", afirmó Bellieni. "Los cuidadores deben hacer esfuerzos para ofrecer distracción a los niños durante los eventos dolorosos. Se debe exhortar a la presencia de los padres y la televisión debe usarse como una herramienta rutinaria, junto con analgésicos apropiados, cuya efectividad podría inclusive aumentar", añadió.

Los padres nunca deben dejar a sus hijos solos durante procedimientos menores dolorosos, apuntó Bellieni. "La presencia de los padres y los esfuerzos activos de distracción son analgésicos", dijo. "Si es posible ver dibujos animados o una película divertida, esto producirá un mayor efecto analgésico, pero no hace que la presencia de los padres sea inútil".

Agregó que la efectividad de ver televisión para reducir el dolor genera algunas inquietudes sobre el poder de la televisión en el hogar. "Si la televisión puede vencer el dolor mejor que las madres, puede influir sobre las actitudes y atención de los niños más que sus padres", especuló Bellieni.

Un experto opina que usar la televisión como distracción es una buena idea, siempre que la programación sea apropiada.

"Es un buen uso de la televisión siempre y cuando los niños vean algo aprobado y razonable", señaló el Dr. Jess Shatkin, director de educación y capacitación en el Centro de estudios infantiles de la Universidad de Nueva York. Aseguró que cada vez más médicos y enfermeras usan la televisión como una distracción para los niños que se someten a procedimientos médicos.

Sin embargo, "es importante que los padres estén en la sala", dijo Shatkin. Agregó que los padres también deben capacitarse sobre cómo distraer a sus hijos.

Otra experta, Brenda Bursch, directora clínica del Enlace de asesoría psiquiátrica pediátrica de la facultad de medicina David Geffen de la Universidad de California en Los Ángeles, afirmó que "estos interesantes hallazgos coinciden con las observaciones clínicas y son potencialmente útiles para los padres y médicos de práctica".

Tal vez los dibujos animados son lo que mejor funciona porque capturan la atención tanto visual como auditiva del niño, apuntó Bursch.

Señaló que la atención de un padre apunta a una preocupación, algo que en realidad puede hacer que el niño sienta más temor.

"Los intentos de la madre por distraer al niño hablándole, acariciándolo o consolándolo podrían indicarle al niño que le va a suceder algo malo", explicó Bursch. "Eso no quiere decir que las mamás no deban estar presentes, pero el estudio sugiere que distracciones adicionales podrían ser más útiles en la reducción del dolor", añadió.

Más información

Para más información sobre los niños y el dolor, visite los U.S. National Institutes of Health.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Carlo Bellieni, M.D., Neonatal Intensive Care Unit, Le Scatte Clinic, University of Siena, Siena, Italy; Jess Shatkin, M.D., M.P.H., director of education and training, and child and adolescent psychiatrist, New York University Child Study Center, New York City; Brenda Bursch, Ph.D., clinical director, Pediatric Psychiatry Consultation Liaison, University of California, Los Angeles, David Geffen School of Medicine; August 2006, online issue, Archives of Disease in Childhood
Consumer News in Spanish