See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Desconocimiento y preocupación evita que padres vacunen a sus hijos

Pediatras instan a iniciar más conversaciones acerca de la inmunización

Miércoles, 23 de octubre (HealthDayNews) -- Viruela, difteria, tos ferina y sarampión pueden ser extremadamente peligrosas para la salud de los niños.

Pero también pueden serlo las concepciones erróneas de los padres acerca de las vacunas que previenen estas enfermedades, según dos preeminentes especialistas de inmunización de EE.UU.

En la Exhibición y Conferencia Nacional de la Academia Americana de Pediatría en Boston esta semana, el Dr. Bruce Gellin y el Dr. Edgar Marcuse motivaron a los pediatras y otras profesiones médicas a enfrentar estas concepciones erróneas de los padres.

Los doctores y las enfermeras necesitan tener un mejor entendimiento de qué aspectos de la vacunación preocupa exactamente a los padres, en especial si la preocupación los conduce a no inmunizar a sus hijos, dijeron los doctores.

Gellin es director ejecutivo de la Red Nacional de Información sobre Vacunas (NNii, por sus siglas en inglés). Marcuse es un profesor de pediatría y profesor adjunto de epidemiología en la Universidad de Washington, y un miembro del Comité de Manejo de la NNii.

La mejor forma de evaluar las preocupaciones de los padres es reconociendo las complejidades del asunto de la inmunización con padres y entrando en conversaciones enfocadas en lo que más les preocupa, indicaron los doctores.

"El tema de la vacunación infantil es complejo", dijo Gellin. "Hay interrogantes con respecto a cuántas vacunas un niño necesita, cuándo las necesita, con cuánta frecuencia se deben administrar y cómo trabajan realmente".

"Es imposible para un médico saber cuál de éstas es la preocupación mayor de los padres sin entablar un diálogo que determine las preguntas y las preocupaciones específicas e individuales que tienen estos, y que provea respuestas precisas y apropiadas", añadió.

Tal diálogo puede ser uno difícil, apuntó Gellin, en parte debido a asuntos primordiales que padres y pediatras tienen que mantener claros tales como el suministro de vacunas, la seguridad de éstas y el número total de vacunas.

Además, los padres con frecuencia tiene acceso a una cantidad abrumante de información acerca de las inmunizaciones por medio de otras fuentes incluyendo televisión, periódicos, amigos y el Internet algunas de las cuales pueden ser conflictivas o interpretadas erróneamente.

"Aunque hay mucha información disponible, la mayoría de los padres tienen pocas maneras de clasificar cuál es válida", dijo Gellin. "Esta es la razón por la cual creemos que conversaciones profundas con pediatras y otros empleados médicos adiestrados son esenciales, al igual que la razón por la cual recomendamos fuertemente que tales conversaciones contesten exactamente lo que un padre o una madre desee saber, o determinen si está más confundido o preocupado. Especialmente si la confusión o preocupación evitaría que vacunaran sus hijos".

Gellin señaló que tales conversaciones pueden perder su rumbo si los pediatras no se basan en las preocupaciones individuales de un progenitor. Esta es la razón por la cual la presentación se enfocó en el susodicho diálogo, en oposición con motivar a los doctores a simplemente hablar a los padres o proveerles con información impresa sobre los beneficios de la vacunas y cómo éstas protegen contra infecciones.

"Si alguien pregunta la hora, no necesita o desea saber cómo funciona un reloj", indicó Gellin. "Lo mismo sucede con proveer a los padres la información acerca de la vacunación infantil que necesiten saber y puedan utilizar. Es importante para el personal médico descubrir qué los padres desean saber o sobre qué están confundidos, darles información específica durante la discusión de sus preocupaciones. Por otra parte, se les hará difícil clasificar información buena y de calidad de todos los rumores y habladurías a la que están expuestos en este tópico".

Gellin añadió que los pediatras y otros proveedores del cuidado de salud quienes trabajan con los padres de niños pequeños debe iniciar de forma creciente discusiones sobre la vacunación infantil, en lugar de esperar a que los padres pregunten.

La presentación de los doctores incluyó extractos de un estudio de la NNii de 1999 que subrayaba los peligros asociados con los índices descendientes de la inmunización infantil, incluyendo la probabilidad de que muchas de las enfermedades, una vez temidas y al presente bajo control, pudieran emerger de nuevo si se vacunan muy pocos niños. Entre las conclusiones del estudio: La decisión de un padre de no vacunar a un hijo coloca en un riesgo mayor de enfermedades infecciosas no sólo al niño sino a todos los niños de la comunidad.

El Dr. Gilbert Ross, director médico del Concilio Americano de Ciencias de la Salud, indicó que las vacunas han tenido un mayor impacto en proteger los niños de morir y padecer de enfermedades infecciosas que cualquier otra intervención de salud pública.

"Los beneficios de la vacunación infantil son más evidentes hoy día que en cualquier momento en el pasado medio siglo", indicó Ross. "Y la evidencia demuestra que las vacunas tienen la probabilidad de proveer mayor beneficios a la salud pública y la futura salud infantil".

Qué hacer

Para un programa de qué vacunas necesitan los niños y los adolescentes, visita la Immunization Action Coalition. Conoce más acerca de las vacunas y la inmunización infantil en Every Child by Two.

Fuentes: Bruce Gellin, M.D., Ph.D., director ejecutivo, Red Nacional de Información sobre la Vacunación, Alexandria, Va.; Edgar Marcuse, M.D., profesor, pediatría, profesor adjunto, epidemiología, Universidad de Washington, Seattle, y miembro, Comité de Manejo de la Red Nacional de Información sobre la Vacunación; Gilbert Ross, M.D., director médico, Concilio Americano de Ciencias de la Salud, ciudad de Nueva York; 19 de octubre de 2002, presentación, Exhibición y Asamblea Anual de la Academia Americana de Pediatría, Boston
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined