See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Tasa de inmunizaciones para niños pequeños necesita mejorar

Estudio observa falta de refuerzo en niños en edad preescolar

LUNES 12 de julio (HealthDayNews/HispaniCare) -- Cerca de un cuarto de los niños en edad preescolar no ha recibido las inmunizaciones necesarias, lo que los pone a ellos y a otros niños en riesgo de varias enfermedades prevenibles.

Según un reciente estudio que aparece en la edición de agosto de American Journal of Preventive Medicine, las tasas de vacunación eran casi iguales independientemente de si los niños estaban en una guardería o no.

"Los niños que no están al día están en riesgo de desarrollar las infecciones que las vacunas pueden prevenir", afirmó el Dr. Joseph Bocchini, jefe de enfermedades infecciosas pediátricas del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad Estatal de Luisiana y miembro del comité de enfermedades infecciosas de la American Academy of Pediatrics. "Y como están en un grupo con otros niños, no sólo pueden infectarse ellos mismos sino pasarle la infección a los demás. Es un problema para ellos y para la comunidad de niños que los rodea".

La legislación y las regulaciones que exigen que los niños en edad escolar que acudan al jardín de infantes y al primer grado que tengan sus vacunas al día antes de inscribirse han obtenido tasas que exceden el 95 por ciento en ese grupo de edad. Por esto, las tasas de las enfermedades relacionadas son bajas.

Hay reglas similares para centros para el cuidado de los niños, que tienen un estimado de 3.5 millones de niños en edad preescolar inscritos por todo el país, aunque no está claro qué tan efectivas han sido estas regulaciones.

El estudio se realizó para determinar si los requerimientos de inmunización de las guarderías se hacían cumplir en la población preescolar como en la población en edad escolar.

Los investigadores se basaron en información de encuestas recolectada en 2001 y 2002 en niños entre 19 y 35 meses de edad. A los que participaron en la encuesta se les preguntó si su hijo asistía a la guardería regularmente y si habían estado en una guardería a los dos años. También se recogió información sobre si el niño había recibido vacunas para la difteria, el tétano, la tos ferina, el polio, el sarampión, la hepatitis B y la Haemophilus influenzae tipo B.

Cerca del 41 por ciento de los que respondió afirmó que habían tenido o que tenían un niño en una guardería. Los niños de dos años en guarderías tenían una tasa de vacunación de 73.1 por ciento, contra el 71.9 de los que no estaban en una guardería, una diferencia para nada significativa. Cuando los datos de todos los niños (entre 19 y 35 meses de edad) fue analizado, el 76.4 por ciento de los que habían estado en una guardería y el 72.6 de los que no, habían sido vacunados. A más del 90 por ciento de los niños en preescolar que no estaban al día con sus vacunas les hacía falta más de una dosis.

¿A qué se debe la diferencia en las tasas de vacunación?

Los autores del estudio sugieren que la falta de monitoreo y de hacer cumplir las directrices pueden ser las responsables. También es posible que el niño esté al día cuando entre al preescolar, pero luego se atrase, agregó Bocchini. "Los niños requieren dosis múltiples durante los primeros 15 a 18 meses de vida", dijo. "Es posible que estén al día y luego se atrasen".

Es obvio, según los autores, que estas cifras necesitan ser mejoradas.

Hacer cumplir mejor las directrices de inmunización para los niños en las guarderías podría ayudar, sostuvo Bocchini, y esto se lograría usando aquellos estados con una buena historia de cumplimiento como modelo para otros estados.

Aún así, apenas el 50 por ciento va a una guardería. ¿Qué pasa con el otro 50 por ciento?

"Tenemos que buscar una mejor manera de hacer que los padres entiendan la necesidad de la inmunización y encontrar maneras de darle acceso a esos padres a las inmunizaciones de manera oportuna", recomendó Bocchini, quien no participó en el estudio. Hay que abordar las barreras para la inmunización, como no tener un médico de cabecera, no tener seguro médico y no tener horarios extendidos en hospitales de salud pública.

"Eliminar las barreras al acceso y educar a los padres son dos métodos importantes que podríamos utilizar para mejorar las tasas de inmunización", concluyó Bocchini.

Más Información

El National Immunization Program tiene más información sobre las vacunas de la niñez.

FUENTES: Joseph Bocchini, M.D., chief, pediatric infectious diseases, Louisiana State University Health Sciences Center, Shreveport, and member, committee on infectious diseases, American Academy of Pediatrics; August 2004 American Journal of Preventive Medicine
Consumer News in Spanish