See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

El progreso es lento en la batalla contra la obesidad infantil

Informe hace un llamado a un esfuerzo concertado, desde el gobierno de los EE.UU. hasta las familias individuales

MIÉRCOLES 13 de septiembre (HealthDay News/HispaniCare) -- Si bien hay un mayor reconocimiento de la epidemia de obesidad que asedia a los niños estadounidenses y muchos programas nuevos para combatirla, la efectividad de tales esfuerzos no está clara, según advierte un nuevo informe federal.

Además, la lucha carece de un liderazgo nacional, según el informe del Institute of Medicine, Progress in Preventing Childhood Obesity: How Do We Measure Up?, (El progreso en la prevención de la obesidad infantil: ¿cómo nos está yendo?), publicado el miércoles.

"La salud misma de la nación está en juego hasta que revirtamos la epidemia de obesidad infantil", aseguró en una conferencia de prensa la Dra. Risa Lavizzo-Mourey, presidenta de la Robert Wood Johnson Foundation, con sede en Princeton, Nueva Jersey, que financió el informe.

"Los líderes de Washington y de los estados y pueblos en que vivimos tienen que aceptar este frío y duro dato: que si no revertimos la epidemia de obesidad infantil, millones de niños y nuestra sociedad se verán privados de un futuro sano y con esperanza", aseguró Lavizzo-Mourey.

Los índices de obesidad infantil y adolescente están aumentando a un paso alarmante en los EE.UU. Actualmente, una tercera parte de los niños estadounidenses son obesos o tienen riesgo de serlo, según el informe. En 2002, el índice de obesidad para niños y adolescentes era de 16 por ciento. Para 2004, había aumentado a 17.1 por ciento; se espera que alcance el 20 por ciento para 2010.

Se sabe que la obesidad causa diversas enfermedades y problemas de salud, entre los que se encuentran diabetes, enfermedad cardiaca, accidente cerebrovascular, enfermedad de la vesícula biliar, osteoartritis y ciertos cánceres.

Según el informe del IOM, se están logrando avances a corto plazo. Se han instituido varias políticas federales para exhortar a una mejor nutrición y actividad física en las escuelas. Varias comunidades han construido aceras y senderos para bicicleta para fomentar el ejercicio, y la concienciación nacional sobre el problema de la obesidad está aumentando.

Pero en informe apuntó que los cambios positivos en la salud de los niños requerirán años de esfuerzo, evaluación y recursos sostenidos.

El informe ofrece un marco para evaluar los programas y hace una llamada a un mayor liderazgo en la prevención de la obesidad infantil, señaló en la conferencia de prensa el Dr. Jeffrey P. Koplan, principal autor del artículo y vicepresidente de asuntos académicos y científicos del Centro Woodruff de ciencias de la salud de la Universidad de Emory.

"El país comienza a comprender la gravedad de la epidemia", apuntó Koplan. "Pero a pesar de algunos esfuerzos positivos, muchos de ellos siguen siendo fragmentados y a pequeña escala. Todavía no estamos haciendo lo suficiente para prevenir la obesidad infantil y el problema está empeorando".

Koplan agregó que un monitoreo inconsistente de los programas ha dañado la capacidad de los expertos de identificar cuáles funcionan.

"También observamos que muchos ambientes no apoyan las conductas saludables de nuestros niños y jóvenes", dijo Koplan. "En algunas comunidades, no hay frutas y verduras fácilmente disponibles, sobre todo para familiar con presupuestos familiares limitados. Ciertos barrios no ofrecen lugares seguros para que los niños jueguen", añadió.

Además, el gasto público y privado no es suficiente para manejar la extensión del problema. "Se necesita responsabilidad y acciones colectivas entre todos los que están interesados en revertir este problema. Ningún único sector de la sociedad debe cargar con la responsabilidad del problema y ningún único sector, actuando solo, puede detenerlo y revertirlo de manera efectiva", afirmó Koplan.

El informe exhorta al gobierno federal, estatal y local a dar el liderazgo para la creación y evaluación de programas efectivos, y al sector alimentario a desarrollar y promover productos saludables y monitorear los tamaños de las porciones de los productos.

Además, el sector alimentario debe llevar a los consumidores información consistente que apoye un estilo de vida saludable. El sector debería también asociarse con instituciones públicas para apoyar los esfuerzos de prevención de la obesidad infantil, recomienda el informe.

Las comunidades deben compartir sus programas exitosos con otras y las escuelas deben aumentar sus requerimientos y estándares de educación física, declaró Koplan. Además, las familias deben asegurar que las comidas, refrigerios y bebidas apoyen una dieta saludable y que sean servidas y consumidas en porciones razonables. Las familias deben de hacer de la actividad física una prioridad, aconsejó.

Un experto encontró que el informe es útil, pero considera que ningún método por sí solo revertirá la epidemia de obesidad.

"Con los métodos cuidadosos y completos de siempre, el IOM ha descrito el estado de la obesidad infantil y los esfuerzos de control en los Estados Unidos con mucha precisión", aseguró el Dr. David L. Katz, profesor asociado de salud pública y director del Centro de investigación para la prevención de la facultad de medicina de la Universidad de Yale.

Katz apuntó que hay más atención concentrada en el problema y un mayor reconocimiento de que las epidemias duales de obesidad y diabetes en los niños son una verdadera crisis de salud pública. Sin embargo, no está claro cuáles programas funcionan. Lo que se necesita es programas innovadores, evaluados con cuidado para ver cuáles son los más efectivos, dijo.

Además, el ambiente cotidiano de los niños promueve la obesidad, aseguró Katz. Esto hace imposible que cualquier método en particular resuelva el problema.

"Los factores que favorecen la obesidad nos atacan a diario, desde comida rápida rica en calorías hasta anuncios con información falsa y tecnología que ahorra trabajo. Ningún factor individual creó la epidemia de obesidad y ningún programa individual la solucionará", señaló.

Más información

Los U.S. Centers for Disease Control and Prevention pueden darle más información sobre la obesidad infantil.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Risa Lavizzo-Mourey, M.D., M.B.A., president, Robert Wood Johnson Foundation, Princeton, N.J.; Jeffrey P. Koplan, M.D., M.P.H., vice president for academic health affairs, Woodruff Health Sciences Center, Emory University, Atlanta; David L. Katz, M.D., M.P.H., associate professor of public health, director, Prevention Research Center, Yale University School of Medicine, New Haven, Conn.; Sept. 13, 2006, Institute of Medicine report, Progress in Preventing Childhood Obesity: How Do We Measure Up?
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined