See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Los nacimientos entre adolescentes alcanzan un récord muy bajo

Pero la obesidad es una preocupación creciente, según un reporte sobre los niños estadounidenses

VIERNES 16 de julio (HealthDayNews/HispaniCare) -- El reporte anual del gobierno federal sobre el bienestar de los niños de los Estados Unidos, ahora cerca de 73 millones, tiene noticias tanto buenas como preocupantes.

Del lado positivo, la tasa de nacimientos entre adolescentes ha alcanzado un récord muy bajo, los jóvenes son menos propensos a cometer o ser víctimas de crímenes violentos y la tasa general de muertes ha bajado entre niños y adolescentes jóvenes.

Estos factores se opacan un poco, sin embargo, por la preocupante alza en el porcentaje de niños que tienen sobrepeso. También ha habido un pequeño aumento en el porcentaje de bebés nacidos con bajo peso, la tasa de mortalidad infantil y el porcentaje de niños que viven en la pobreza.

El informe, America's Children in Brief: Key National Indicators of Well-Being 2004, es la octava encuesta de su clase. Fue publicado el viernes y fue compilado por un foro de 20 agencias federales.

"La disminución en las tasas de nacimientos entre adolescentes es una de las historias de éxito más grandes", afirmó el Dr. Duane Alexander, director del National Institute of Child Health and Human Development, durante una sesión telefónica.

La tasa ha estado bajando desde 1991, cuando había 39 nacimientos por cada 1,000 chicas entre los 15 y los 17 años de edad. En 2001, el número fue 25, y en 2002 (el año más reciente con estadísticas disponibles) bajó a 23. La mayor disminución fue entre chicas negras no hispanas, quienes tenían la tasa más alta cuando se hizo el primer estudio, dijo Alexander. En ese grupo, la tasa ha bajado de 86 por cada 1,000 chicas entre los 15 y los 17 años de edad en 1991, a 41 por cada 1,000 en 2002.

Otra historia de éxito es la disminución en el porcentaje de niños que son víctimas o cometen un crimen violento serio. En 2002, había 11 crímenes violentos serios (asesinato, violación, robo o asalto agravado) por cada 1,000 jóvenes entre los 12 y 17 años de edad, en comparación con 15 en 2001.

Debido a esta disminución en la última década, "casi 10,000 asesinatos de niños no ocurrieron", dijo Lawrence Greenfeld, director de la Bureau of Justice Statistics del U.S. Department of Justice.

También hubo otras tendencias positivas, como

  • el fumar entre adolescentes, que ha caído a su nivel más bajo (15.8 por ciento de los estudiantes del 12o grado) desde que se comenzó a recolectar datos en 1975;
  • la vacuna contra la varicela, que alcanzó su punto máximo de todos los tiempos en cobertura del 81 por ciento en 2002;
  • la vacuna de la hepatitis B, con una cobertura del 90 por ciento;

La mortalidad infantil también bajó de 18 muertes por cada 100,000 niños entre los 5 y los 14 años de edad en 2000 a 17 por cada 100,000 en 2001.

Pero el impacto de estos éxitos se opaca por la prevalencia de la obesidad infantil, que subió de 6 por ciento en el periodo de 1976 a 1980 a 16 por ciento para 1999-2002.

"Como pediatra, puedo decirles que esta es una importante causa de preocupación", apuntó Alexander. "La tasa de sobrepeso infantil se duplicó en 10 años y se triplicó en 20 años [desde 1980], y es una tendencia que no muestra señales de revertirse. Hay una preocupación no sólo por la salud de los niños, sino de esos niños cuando se conviertan en adultos, porque el sobrepeso en la niñez predice muy fuertemente la obesidad en la adultez con todas las predilecciones de enfermedades que esto conlleva".

El sobrepeso y la obesidad aumentan el riesgo de diabetes, enfermedad cardiovascular, apoplejía y otros problemas de salud.

Los que estaban en mayor riesgo eran los chicos estadounidenses de origen mexicano, el 27 por ciento de quienes estaban en sobrepeso, seguidos por las chicas negras no hispanas, pues el 23 por ciento de ellas tenían sobrepeso.

También hubo un pequeño aumento en la tasa de mortalidad infantil, de un récord bajo de 6.8 por cada 1,000 niños en 2001 a siete de cada 1,000 en 2002. Por otra parte, la mayoría de muertes ocurrieron en el primer mes de vida, lo que podría indicar que estos eran niños que habrían podido morir antes del parto en el pasado, afirmó Edward Sondik, director del National Center for Health Statistics de los Centers for Disease Control and Prevention.

También hubo un ligero aumento en la tasa de bebés con peso bajo al nacer, de 7.7 por ciento en 2001 a 7.8 por ciento en 2002. Y hubo un aumento en el porcentaje de niños menores de 18 años de edad que eran familiares de un miembro del hogar que vivía en la pobreza (de 15.8 por ciento en 2001 a 16.3 por ciento en 2002). La tasa de pobreza general para las personas menores de 18 años no cambió estadísticamente.

Aunque muchos indicadores de uso de drogas ilícitas no cambiaron, las tasas aún eran altas en algunas categorías. Por ejemplo, el porcentaje de estudiantes de 12o grado que reportaron haber bebido cinco o más tragos seguidos (bebida compulsiva) dentro de un periodo de dos semanas fue 27.9 por ciento en 2003, en comparación a 28.6 por ciento en 2002.

"Eso es más de un cuarto de los estudiantes de 12o grado", apuntó Sondik. "La desoladora realidad de esos números realmente impactó".

Finalmente, sólo el 68 por ciento de los niños menores de 18 años de edad vivían con ambos padres casados, en comparación con el 77 por ciento en 1980.

Más Información

Vea el reporte completo en el Forum on Child and Family Statistics.

FUENTES: July 14, 2004, teleconference with Duane Alexander, M.D., director, National Institute of Child Health and Human Development; Edward J. Sondik, Ph.D., director, National Center for Health Statistics, U.S. Centers for Disease Control and Prevention; Lawrence Greenfeld, director, Bureau of Justice Statistics, U.S. Department of Justice; July 16, 2004, America's Children in Brief: Key National Indicators of Well-Being 2004
Consumer News in Spanish